fbpx

Considera que

Garamendi dice que la CEOE está dispuesta a sentarse con el Gobierno para "mejorar" la reforma laboral

Noticia

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, ha afirmado que los empresarios están dispuestos a "sentarse" con el Gobierno para "mejorar" la reforma laboral vigente. "Es un momento importante de reflexión para poder hacerlo y, si no, lógicamente trabajaremos en el Parlamento porque al final es el que tiene que llevar adelante estas reformas u otras", ha manifestado.

Antonio Garamendi

Garamendi ha realizado estas afirmaciones en la sede de la Cámara de Gipuzkoa en San Sebastián, en el marco del X Foro empresarial de Gipuzkoa, que organizan El Diario Vasco, Laboral Kutxa y EY, donde ha ofrecido una charla a la que ha acudido una nutrida representación institucional y empresarial vasca.

En ese sentido, se ha mostrado dispuesto a sentarse con el Ejecutivo de PSOE y Podemos para "mejorar la reforma laboral" porque, según ha explicado, "cuando se hace una ley, siempre queda algún hueco, siempre puede haber alguien que haya aprovechado mal o se haya aprovechado de ese espacio, y eso significa que se puede mejorar".

Garamendi ha apuntado que la CEOE "lógicamente" tendrá sus opiniones y ha confiado en que "el diálogo social, en este caso con los sindicatos y con el Gobierno, sea fructífero" porque, en su opinión, "las decisiones que se toman en conjunto y a las que llega desde un acuerdo duran muchísimo y si no, siempre esperaríamos al siguiente ciclo político a ver si cambiamos las normas".

De este modo, ha expresado su disposición a dialogar "siempre con sentido de Estado y lealtad institucional" y ha manifestado que están "satisfechos" con el acuerdo en torno al salario mínimo (SMI), lo que supone "un buen comienzo para sentarnos a hablar de la famosa derogación o de los aspectos más lesivos de la reforma laboral".

"ADAPTABILIDAD"

No obstante, el presidente de la CEOE ha incidido en que "estamos en el siglo XXI y no podemos aplicar criterios del siglo XIX". "Si estamos hablando de participación, de transparencia, de salarios, podemos hablar incluso de la negociación colectiva, pero lo que no podemos hablar es de la adaptabilidad de las empresas", ha afirmado.

"Podemos hablar de externalización, pero no que ésta esté totalmente cerrada a lo que me diga un código. Creo que todos vamos a tener que ser flexibles", ha considerado Garamendi, quien se ha mostrado convencido de que "hay caminos y tenemos posibilidades de hablar, pero desde maximalismos no".

El dirigente empresarial ha considerado que para abordar esta cuestión de la reforma laboral se necesita "tiempo" porque "esto no es trágala" y, según ha dicho, "a mí también me tocará convencer a los míos, que son muchos y diversos". "Y si no llegamos a ese acuerdo, que yo espero que sí, iremos todos al Parlamento para que nos entiendan", ha añadido.

Tras recordar que desde el inicio de la democracia ha habido más de 30 reformas laborales, Antonio Garamendi ha insistido en que "la adaptabilidad de las empresas" es la máxima que va a defender la CEOE, "la gestión moderna de las empresas".

En ese sentido, ha manifestado que no le gusta hablar de "líneas rojas" de cara a la negociación para alcanzar un acuerdo. A su juicio, si el tema del salario mínimo ha salido bien es porque "nadie se ha enterado de nada hasta el día anterior". Por ello, ha abogado por la "discreción" en este asunto.

"Nosotros no tenemos líneas rojas, pero quiero saber cuáles son las reglas, tener seguridad jurídica, saber la regulación estable, porque es lo que me va a hacer invertir o no. La clave de lo que pase va a ser la confianza, y esta la da la estabilidad y la moderación, y eso es lo que nosotros estamos reclamando", ha aseverado.

De este modo, ha insistido en que se van a sentar a negociar "con el Gobierno que toque", al tiempo que ha subrayado que "yo no estoy para sacarme fotos, estoy para trabajar y para representar al mundo de la empresa en España, y para intentar sumar".

SALARIO MÍNIMO

Por otro lado, en cuanto al salario mínimo, ha recordado que "es una facultad del Gobierno" y se ha felicitado por que en esta ocasión "afortunadamente hemos negociado", frente a lo ocurrido el pasado año con el Gobierno de Sánchez que "subió el salario mínimo el 22% sin consultar creando muchos problemas".

Antonio Garamendi ha considerado que "en este país se habla de la España diversa, pero luego la unificamos cuando nos interesa", y ha destacado que resulta diferente la afección de la subida del SMI en lugares como Gipuzkoa, Madrid, Valencia o Barcelona, frente a otras zonas como Extremadura, al tiempo que ha advertido que "cuando se va aumentando te encuentras con problemas".

De este modo, se ha referido a la situación de los agricultores y ganaderos en el Estado y a las protestas surgidas en Andalucía o Extremadura y ha recordado que la CEOE ya había advertido de que "el campo tiene auténticos problemas y le va a influir el SMI". Por ello, ha planteado la necesidad de que el ministro de Agricultura, Luis Planas, "convoque a la mesa del agro y se hable de esto".

Además, en el caso de la contratación pública, ha considerado que el Estado debería "indexar el porcentaje de subida en los salarios para que la empresa adjudicataria pueda dar servicios" porque, tal y como ha advertido, "si no, en verano volveremos a tener los líos de los aeropuertos".

"Somos capaces de sentarnos, hablar y llegar a acuerdos. De los 1.000 euros hemos pasado a 950 y pensamos que es una cifra razonable si se arreglan estos temas y el año que viene, lo veremos", ha manifestado el presidente de la CEOE, quien ha subrayado que si no se hubiese producido esa rebaja, "nos hubiera destrozado totalmente toda la negociación colectiva".

"El problema es de cómo impacta y empuja hacia los salarios superiores una inflación de todos los salarios y eso haría también perder competitividad a España. Es verdad que en la parte baja hay que ayudar más, pero cuidado con subirlo mucho más si no te da tampoco productividad, porque entonces estás inflacionando toda la cadena", ha concluido.