fbpx

La experiencia de los participantes en el Estudio sobre la salud y bienestar de la abogacía

Los resultados nos ayudarán a mejorar la calidad de vida de los profesionales

Tribuna

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define salud como un “estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Por este motivo, considero muy importante que la abogacía sitúe el bienestar emocional como un aspecto más a tener en cuenta en relación al desarrollo de su actividad profesional.

Hoy en día, debemos convivir y lidiar con un alto porcentaje de estrés, dada la carga  emocional que conlleva nuestro trabajo. Debemos aprender a afrontar las tensiones, debemos ser conscientes de nuestras capacidades y límites para trabajar de forma productiva y fructífera.

Mayoritariamente las empresas centran sus objetivos en la obtención de beneficios y descuidan el trato que dispensan a sus trabajadores y trabajadoras. Por ello, tanto a nivel social como empresarial debemos hacer una profunda reflexión, que vaya más allá de ganar dinero. Las empresas y los profesionales debemos contribuir a mejorar la sociedad, y ello pasa por el respeto y el cuidado de los trabajadores y trabajadoras. Se debe actuar con ética y responsabilidad. Solo así podremos generar un impacto positivo en el entorno y contribuir a un mayor bienestar de las personas.

Por ello, valoro muy positivamente la iniciativa pionera de Lefebvre y el Instituto de Salud Mental de la Abogacía – Mental Health Institute of Legal Professions (ISMA-MHILP), de realizar un Estudio sobre la Salud y el Bienestar de la Abogacía Española.

Sus resultados nos ayudarán de forma óptima a tomar decisiones.

Un reto ilusionante al que me he sumado llevando la pulsera de actividad que recoge los datos monitorizados que son un reflejo de la actividad real de abogados y abogadas.

Sin duda, sus resultados nos ayudarán de forma óptima a tomar decisiones y medidas que
contribuyan a mejorar la calidad de vida de todos los profesionales que formamos parte de la abogacía.

María Eugenia Gay

Decana del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona