fbpx

Estudio sobre la salud y bienestar de la abogacía

La salud mental de la abogacía, un tabú que debemos romper con urgencia

Tribuna

Ver especial completo sobre el estudio de salud en la abogacía

Desde que pusimos en funcionamiento el Instituto de Salud Mental de la Abogacía –
Mental Health Institute of Legal Professions (ISMA-MHILP), tuvimos muy claro que uno de nuestros principales objetivos sería el de luchar contra el estigma en salud mental que existe en el sector legal.

Durante estos meses, he tenido la oportunidad de conversar con muchos/as abogados/as. Una de las preguntas que suelo hacerles es si estarían dispuestos, en su caso, a explicar su problema de salud mental a su compañero/a, socio, responsable de recursos humanos o cliente. La respuesta es contundente: no.

No lo dirían por miedo a ser considerados abogados/as débiles o incapaces de defender con diligencia los derechos e intereses de los ciudadanos y empresas. Este miedo responde a un prejuicio, fruto del desconocimiento, que predispone a actitudes negativas (debilidad, incompetencia, inestabilidad y rechazo) por parte de su entorno profesional hacia ese profesional que sufre un problema de salud mental.

Es difícil vencer este prejuicio llamado estigma, pero no imposible. Prueba de ello son las distintas actividades que llevan a cabo la abogacía institucional y organizaciones sin ánimo de lucro del mundo anglosajón, consistentes en empoderar a las abogadas y abogados para que expresen, sin temor a represalias, cómo se sienten, qué problemas tienen y cómo los han superado.

Luchar contra el estigma en salud mental, ya sea por apariciones en los medios de comunicación o por participar en campañas de sensibilización, promueve los comportamientos de búsqueda de ayuda profesional.

En definitiva, estamos hablando de mejorar el bienestar de la abogacía y humanizar la profesión mediante la erradicación de aquellas actitudes negativas que rodean la salud mental en el sector legal. Solo así el profesional podrá asesorar y defender, con el máximo celo y diligencia, los  intereses y derechos de los ciudadanos y las empresas.

Los americanos lo resumen muy bien. Apostar por el bienestar de la abogacía es “Good for business; Good for clients; and the right thing to do”. ¿A qué esperamos?

Este Estudio es otro paso para concienciar sobre la importancia de tener una abogacía bien cuidada.

El I Estudio sobre la Salud y el Bienestar de la Abogacía Española, una iniciativa de Lefebvre y el ISMA-MHILP, es otro paso que damos para concienciar de la importancia de tener una abogacía bien cuidada. Está en juego el Estado de Derecho.

Quiero dar las gracias a todos/as aquellos/as abogados/as que han participado en la realización de la encuesta y en la parte experimental del proyecto (uso de las pulseras LEX-ON).

Asimismo, quiero agradecer especialmente a Sara Molina Pérez-Tomé, Paula Fernández-Ochoa y Tomás Gabriel García Micó por el grandísimo trabajo que han hecho en la elaboración de este Estudio. Y, por supuesto, a todo el equipo de Lefebvre, por haber confi ado en nuestra organización. Estoy convencido que ambas entidades seguiremos trabajando en un futuro no muy lejano. La causa lo merece.

Manel Atserias Luque

Fundador y presidente del Instituto de Salud Mental de la Abogacía (ISMA)