fbpx

#DíaInternacionalDelaMujer

Susana Gisbert : "Ninguna mujer, sea abogada o no, debe verse perjudicada en el ejercicio de su profesión por el hecho de ser madre"

Entrevista
20200303_115411

Entrevistamos a Susana Gisbert , fiscal especializada en violencia de género y portavoz de la Fiscalía Provincial de Valencia

El pasado 18 de febrero, con motivo del Día para la Igualdad Salarial, el Gobierno español, aprobaba una declaración institucional en la que manifiesta su compromiso en la lucha contra la desigualdad retributiva y de los cuidados que afecta a la totalidad de las trabajadoras, comprometiéndose a poner en práctica medidas de justicia para revertir esta situación. Según el INE, la brecha de género en el salario alcanzaba en 2017 el 21,92% en el cómputo total del año.  Quisiéramos conocer,  ¿Cuál es su opinión sobre esta iniciativa y qué criterios considera relevantes en esas medidas de justicia para revertir la desigualdad retributiva

Creo que cualquier medida encaminada a hacer desaparecer o, cuanto menos, difuminar la brecha salarial ha de ser recibida como positiva, aunque luego siempre hay que estar pendiente de si se ejecuta y el modo en que se hace.

Lo que me parece esencial es que, de una vez, se hable de los cuidados como un factor de desigualdad, porque parece que socialmente se admite o se tolera -cuanto menos- que seamos las mujeres quienes nos encarguemos de los cuidados con la repercusión en nuestra vida laboral y en nuestras retribuciones, que nos sitúa por debajo de los hombres, que, aunque pueden hacerse cargo, no los perciben como una obligación

En el marco de actuaciones de la UE a favor de la igualdad aparece publicado el documento Compromiso estratégico para la igualdad entre mujeres y hombres 2016-2019.En este documento  se subraya como objetivo de la Unión que en 2020 el 75 % de los hombres y mujeres trabajen.  Podemos leer que para acabar con la disparidad entre sexos en el mundo laboral habrá que promover el equilibrio entre responsabilidades familiares y profesionales con una distribución más equitativa del tiempo dedicado al cuidado de los hijos y del hogar. Para un equilibrio entre responsabilidades familiares y profesionales  y teniendo en cuenta la el requerimiento presencial de las mujeres profesionales del sector legal, ¿puede plantear alguna medida a subrayar que garantice ese equilibrio entre responsabilidades personal y profesional?

Por supuesto, si algo es esencial para establecer la igualdad en este sector, es adoptar medidas serias y efectivas de corresponsabilidad -prefiero este término al de conciliación porque parece que solo hemos de conciliar las mujeres- que borren la diferencia en este sector entre hombres y mujeres. Ahí está la clave de que la mayoría de grandes despachos sean dirigidos por hombres, porque al fin y a la postre somos las mujeres quienes acabamos asumiendo la mayoría del trabajo en el hogar y en los cuidados.

También creo importante que la maternidad deje de percibirse como una carga y tenga valor en el curriculum vitae, así como que el tiempo dedicado al cuidado de mayores o hijos e hija sea un mérito y nunca un demérito en una carrera profesional

Los datos obtenidos en información financiera de grandes despachos se resalta que las diferencias salariales entre hombres y mujeres son mínimas y en ocasiones es más favorable a mujeres, sin embargo existe un mayor número de hombres en puestos de alta jerarquía. El motivo estaría en la antigüedad del personal masculino. Si a esto le sumamos que el porcentaje de socias es de un 16% según un informe elaborado por la consultora Iberian Lawyer. En su opinión, ¿será necesario eliminar el criterio de antigüedad o compensarlo con otros criterios como son los curriculares para conseguir equilibrar esa diferencia salarial?

Esto entronca con lo respondido anteriormente, referente a valorar la maternidad o los cuidados como un mérito en lugar de como un demérito. No se trata de eliminar el criterio de antigüedad sino de matizarlo, entendiendo que no solo cuenta el tiempo efectivamente trabajado en el despacho sino que hay otros factores con igual e incluso mayor valor. Creo que equilibraría la balanza a la hora de fijar las bases salariales y alcanzar puestos de jerarquía

¿Qué aspectos académicos deberían incluirse en la formación para los estudiantes graduados en Derecho tomando como objetivo afrontar con anticipación los desequilibrios profesionales en el sector legal?

Creo que hay una carencia seria de cualquier estudio de género o de aplicación de la perspectiva de género y que, cuando se plantea, parece que solo afecte a la jurisdicción penal. Estoy segura de que partir de unas bases diferentes en la relación entre hombres y mujeres dará como resultado el planteamiento de unas bases diferentes de su trabajo en este sector. Es muy importante deshacernos de prejuicios y estereotipos para sentar unas bases diferentes

El Real Decreto-Ley de medidas urgentes para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres en el empleo, aprobado en marzo del año pasado el que el Consejo de Ministros daba la extensión del permiso de paternidad a ocho semanas en 2019, 12 en 2020 y 16 en 2021, igualándolo al de maternidad de manera progresiva. Este año la ministra  Irene Montero avanzaba las principales líneas de actuación de su departamento, entre las que se incluye el desarrollo de un decreto, junto al Ministerio de Trabajo, sobre permisos de paternidad iguales e intransferibles. ¿Cuál es su opinión sobre el anuncio de un nuevo decreto sobre permisos de paternidad?

Creo que es un tema delicado y está relacionado con lo que comentaba anteriormente. No podemos construir un edificio resistente sin unas bases sólidas, y esas no pueden ser otra que la igualdad entre hombres y mujeres. Lo normal sería que los padres disfrutaran de la paternidad tanto como las madres de la maternidad, pero han de asumir su responsabilidad de igual manera. Y no solo de un modo personal, sino de un modo social y colectivo.

En base a informes de consultoras privadas, existe un alto porcentaje de abogadas que reconocen haber sufrido situaciones de acoso en su puesto de trabajo.  ¿Este colectivo es más sensible a la hora de denunciar estas situaciones o por el contrario, sufre más dificultades a la hora de denunciar acoso en su entorno laboral?

Aunque pudiera parecer otra cosa, los sectores medio alto de la sociedad, con formación universitaria, esconden grandes bolsas de maltrato oculto. El temor a no ser creídas y la vergüenza es un plus para las mujeres que lo sufren.

El sector legal no es una excepción sino, en todo caso, una muestra de lo que ocurre, a lo que habría que sumar el temor a las consecuencias que pueda reportar la denuncia en el trabajo. Ser víctima todavía estigmatiza

En el sector legal y con el objetivo de conseguir una representación equitativa en los Consejos de Administración, comités y principales entes gubernativos de integrantes femeninos ¿qué medidas será necesario priorizar y a quien corresponde tomar estas iniciativas?

Es imprescindible adoptar todas las medidas para que el hecho de ser mujer y la maternidad no supongan un obstáculo. No se trata de que se priorice por el solo hecho de ser mujer, pero sí que se impida que la condición femenina se convierta en una rémora. Las medidas para fomentar la corresponsabilidad son absolutamente necesarias, pero también otras que compensen en el orden curricular la pérdida de dedicación efectiva al puesto de trabajo por razón de maternidad o cuidados. Corresponde adoptarlas a las empresas, pero es obligación del Estado controlar que se cumplan, que no queden en un mero brindis al sol

Como causa de suspensión de una vista o un juicio, la LEC, prevé -entre otras circunstancias- la baja por maternidad, pero esto solo protege a las profesionales que ejercen por cuenta ajena, por estar inscritas en la Seguridad Social y no a las abogadas autónomas, que son mayoría. Algunos Tribunales han propuesto fijar para las mujeres la cancelación de los actos que tengan lugar durante los 10 días anteriores a la fecha prevista del parto y los 60 posteriores al alumbramiento o la adopción,  y el CGAE ha hecho una serie de propuestas para reformar la legislación al respecto. En su opinión ¿Qué podría hacerse para mejorar el derecho a la conciliación de la profesión y, en especial, de las abogadas autónomas?

Las medidas propuestas me parecen un adelanto, pero son solo el principio. Ninguna mujer, sea abogada o no, debe verse perjudicada en el ejercicio de su profesión por el hecho de ser madre, así que los juzgados y tribunales deberían adoptar las medidas para que fuera así por disposición legal, no por la mayor o menor comprensión del titular del órgano judicial. Se trata de un derecho, y nunca de un favor que haya que suplicar.