fbpx

El Ministerio estaría dispuesto a aceptar que se abra un debate para tratar de ayudar a empresas y a trabajadores a buscar alternativas

Trabajo quiere que el convenio de sector vuelva a fijar sueldos y se abre a fórmulas de flexibilidad interna

Noticia

El Ministerio de Trabajo y Economía Social quiere que haya prevalencia del convenio sectorial frente al de empresa en materia salarial, pero se ha abierto, en la reunión celebrada este miércoles con los agentes sociales, a la posibilidad de abordar fórmulas de flexibilidad interna distintas que no tengan que ver con los sueldos, según fuentes del diálogo social.

Salario por convenio

De hecho, el Ministerio estaría dispuesto a aceptar que se abra un debate para tratar de ayudar a empresas y a trabajadores a buscar alternativas, aunque, según las mismas fuentes, "la flexibilidad en empresas no podría ser por la vía salarial".

La reunión, la tercera desde que se retomó la negociación en la mesa de diálogo sobre reforma laboral en las mismas condiciones en las que se abandonó en marzo del año pasado por la pandemia, "ha ido bien y se han dado muchos avances", según ha apuntado el Departamento de la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, a Europa Press.

Durante el encuentro de la semana pasada, Trabajo presentó un documento de trabajo a los interlocutores sociales con varias propuestas al respecto para empezar a negociar en línea con lo acordado antes de que la declaración del Estado de Alarma y la situación provocada por la pandemia frenasen el diálogo.

Por su parte, los agentes sociales se han comprometido a remitir sus aportaciones antes del próximo encuentro, que tendrá lugar de nuevo el miércoles a las 10.00 horas, para ver los puntos de encuentro existentes.

Desde CCOO, se ha puesto de relieve que, pese a la insistencia de la patronal de definir el perímetro de los temas a tratar, "se han entrado en los contenidos".

Ayer, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, dejó claro que la patronal "no va a negociar a cachitos ni a trocitos las cosas".

"Si hay que negociar, hablemos de todo para saber dónde está el principio y final, porque si no, nos estarán haciendo una trampa", apuntó el presidente de CEOE durante la clausura de la Asamblea General de la Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos (ATA).

Asimismo, afirmó que en España se debe mejorar la dualidad que hay en el mercado de trabajo y que habrá que mirar todos los tipos de contrato, "guste o no".

Sin embargo, apostilló que Europa "no está pidiendo con toda claridad la contrarreforma laboral o incluso cambiar aspectos de esta reforma que ni se reformaron ese día". "Nos sentaremos en la mesa y hablaremos de lo que haya que hablar", añadió.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, destacó hace unos días que esta mesa de diálogo social supone el inicio de "una gran tarea de transformación y de reformas estructurales" en España.

Algunas de las materias que formarán parte de esta negociación, como la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa, la 'ultraactividad' y la subcontratación, son 'viejas conocidas', pues los agentes sociales las estuvieron negociando con el Gobierno socialista antes de la pandemia.

Ahora se retomarán las conversaciones sobre dichos asuntos, pero se añadirán otros temas para dar cumplimiento a los compromisos que el Gobierno español asumió en las fichas remitidas a Bruselas.

En ellas, el Gobierno plantea generalizar el contrato indefinido, devolver la causalidad a los contratos temporales y simplificar la contratación, reordenando las modalidades de contratación laboral, así como por introducir mecanismos de flexibilidad para las empresas alternativos a la excesiva temporalidad.

Respecto a este último punto, el documento remitido a Bruselas por el Ejecutivo apuesta por penalizar el uso excesivo de contratos de muy corta duración y atajar el fraude laboral.

Al mismo tiempo, el Gobierno aboga por la creación de un modelo permanente de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) como "un instrumento de flexibilidad alternativo al ajuste externo del empleo ante perturbaciones negativas".

Por otro lado, el Ejecutivo quiere revisar las subvenciones y bonificaciones a la contratación temporal. Entre las medidas para conseguirlo, se encuentran la simplificación de los incentivos y requisitos a las empresas beneficiaras para centrarse en la empleabilidad de los desempleados y que vayan para contratos indefinidos.