fbpx

Establecido por las Naciones Unidas en 2007

20 de febrero, Día Mundial de la Justicia Social

Noticia

Ya hace 12 años que Naciones Unidas celebra, cada 20 de febrero, el Día Mundial de la Justicia Social, como una forma de apreciar los esfuerzos realizados y renovar el compromiso de los Estados con los objetivos de desarrollo asumidos en distintos momentos históricos, desde la «Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social» de 1995 hasta los «Objetivos de Desarrollo Sostenible» de 2015.

Día Mundial de la Justicia Social

¿Qué es la justicia social?

La justicia social es un principio básico, un valor fundamental para conseguir la convivencia pacífica y el progreso de las sociedades. A diferencia de la justicia, que busca el equilibrio entre el bien común y el bien personal, la justicia social da un paso más y promueve el reparto equitativo de los bienes y servicios. Para ello se apoya en normativas y leyes que garanticen su práctica. Su fin último es acabar con la pobreza y la desigualdad y conseguir el pleno desarrollo de las personas.

La Asamblea General reconoce que el desarrollo social y la justicia social son indispensables para la consecución y el mantenimiento de la paz y la seguridad en las naciones y entre ellas, y que, a su vez, el desarrollo social y la justicia social no pueden alcanzarse si no hay paz y seguridad o si no se respetan todos los derechos humanos y las libertades fundamentales. Se defienden los principios de justicia social cuando se promueve la igualdad de género, o los derechos de los pueblos indígenas y los migrantes.

Reconoce además que la globalización y la interdependencia están abriendo nuevas oportunidades mediante el comercio, las corrientes de inversión y capital y los adelantos de la tecnología, incluida la tecnología de la información, para el crecimiento de la economía mundial y el desarrollo y la mejora del nivel de vida en todo el mundo, al mismo tiempo que persisten problemas graves, como agudas crisis financieras, inseguridad, pobreza, exclusión y desigualdad, en el seno de las sociedades y entre unas y otras, y grandes obstáculos para que haya una mayor integración y una participación plena de los países en desarrollo y de algunos países de economía en transición en la economía mundial.

Actualmente, uno de cada 5 trabajadores todavía vive en pobreza moderada o extrema, las disparidades geográficas impiden el acceso al trabajo decente, muchos trabajadores enfrentan salarios estancados, prevalece la desigualdad de género y las personas no se benefician por igual del crecimiento económico. Las desigualdades entre los países están debilitando la cohesión social, impidiendo que las personas alcancen su máximo potencial y agobiando las economías.

 

Declaración de la OIT sobre la Justicia Social para una globalización equitativa
El 10 de junio de 2008 la Organización Internacional del Trabajo adoptó la d declaración sobre la justicia social para una globalización equitativa, junto con una Resolución sobre el fortalecimiento de la capacidad de la OIT para prestar asistencia a los Miembros en la consecución de sus objetivos en el contexto de la globalización. La Declaración sobre la Justicia Social es la tercera declaración de principios y políticas de gran alcance adoptada por la Conferencia Internacional del Trabajo. Se basa en la Declaración relativa a los fines y objetivos de la Organización Internacional del Trabajo (Declaración de Filadelfia) y en la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo (1998).

Esta Declaración es el resultado de consultas tripartitas que se iniciaron tras el lanzamiento del Informe de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización. Con la adopción de este texto los representantes de los gobiernos y de las organizaciones de empleadores y de trabajadores de los 187 Estados Miembros de la OIT se comprometieron a unir sus esfuerzos para reforzar la capacidad de la OIT en el avance hacia dichas metas a través del Programa de Trabajo Decente. La Declaración institucionaliza el concepto de Trabajo Decente desarrollado por la OIT desde 1999, y lo sitúa en el centro de las políticas de la Organización para alcanzar sus objetivos constitucionales.

Entrevista a Ruth De Miguel, directora del Centro de Responsabilidad Social del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.