fbpx

Entrevista

David Hernández: “la tecnología está ayudando a tener un mayor análisis y control sobre el Compliance”

Entrevista
David Hernández

Entrevistamos a David Hernández, de Microsoft Ibérica, con ocasión de su reciente nombramiento como nuevo director del Área de Empresas.

1.- David, lo primero felicitarle por su nombramiento en esta importante Área de Microsoft. En este sentido, para todos aquellos de nuestros lectores que no la conozcan ¿podría presentarnos brevemente esta área, ¿cuál es su objetivo y concretarnos a qué tipo de empresas se dirige?

Desde mi nueva posición como responsable del negocio de Microsoft para el segmento empresarial, tengo entre mis prioridades la de ayudar en la transformación digital de las organizaciones poniendo el foco en la mejora de la competitividad mediante la adopción de tecnologías de cloud computing. El segmento de empresas de Microsoft incluye organizaciones de todos los tamaños -desde empresas de tamaño medio-grande a pymes y autónomos- y cubre todos los sectores de actividad.

Cabe destacar que, en un contexto de profundos cambios como el actual, tenemos, junto con mi equipo, la tarea de reimaginar cómo la tecnología puede ayudar a conseguir una mejor experiencia de cliente, potenciar el talento de los empleados, optimizar las operaciones y generar productos y servicios innovadores para nuestros clientes.

2.- Usted se incorporó a Microsoft hace 12 años y en este periodo ha venido ocupando distintos cargos y asumiendo crecientes responsabilidades en la compañía. ¿Ha cambiado mucho Microsoft Ibérica desde el 2008 a nuestros días? ¿Cómo ha vivido esos cambios?

En estos últimos años hemos visto como el equipo humano de Microsoft en España se ha adelantado a las necesidades de sus clientes poniendo foco en la tan necesaria transformación digital. He estado ocupando diferentes cargos, pero si tuviera que buscar un denominador común, diría que, independientemente de las responsabilidades encomendadas, en cada puesto he podido ser partícipe de la llamada cuarta revolución industrial que han experimentado pymes, empresas grandes, sector público y, sobre todo, las personas.

Por lo que concierne el cloud, vemos cómo ahora las empresas demandan soluciones SaaS que facilitan el uso de aplicaciones alojadas en la nube mediante un modelo de pago por uso. El éxito de este modelo se debe a que las empresas de todos los tamaños puedan desplegar los servicios que realmente necesitan en cada momento sin los costes habituales de puesta en marcha y gestión. En otras palabras, SaaS habilita un escenario desconocido hasta la fecha permitiendo a las organizaciones dimensionar su plataforma tecnológica al ritmo de su negocio y, a la vez, tener cubiertos aspectos regulatorios sobre el tratamiento de datos. En el caso de Microsoft, SaaS da el acceso a cualquier empresa a cualquier aplicación de Dynamics 365, por poner un ejemplo concreto. Se trata de un cambio sustancial con respecto al porfolio de hace tan solo unos años.

3.- ¿Es la transformación digital la tabla de salvación a la que asirse las empresas en la actual coyuntura pandémica?

Sin duda alguna. En los últimos meses hemos visto implementar la transformación digital prevista para dos años, constatando así que la adecuada gestión de los datos determina la capacidad de adaptación, supervivencia y éxito de las empresas. Dentro de los habilitadores de la transformación digital, encontramos en primer lugar la nube. Si algo tienen en común las organizaciones, independientemente de su tamaño, sector o actividad, es que todas pueden aprovechar por igual las capacidades tecnológicas que ofrece la nube, y eso es una enorme oportunidad. Un claro ejemplo es cómo la nube ha permitido a las empresas habilitar escenarios de teletrabajo en cuestión de horas. En España, según datos de un reciente estudio de BCG para Microsoft, hemos pasado en menos de un año de un 15% de empresas con una estrategia de teletrabajo a un 83%.

4.- ¿Por qué la adopción de tecnologías cloud computing puede contribuir favorablemente a potenciar la competitividad en las empresas?

A nivel mundial, la consultora Internacional Data Consulting (IDC) pronostica que en 2021 habrá 30.000 millones de dispositivos conectados a la nube y 150 mil millones con un alcance del 30% en los datos en tiempo real para el 2025. Es indudable que la nube, junto con el internet de las cosas (IoT) están avanzando para transformar industrias enteras y crear oportunidades que no eran posibles hace unos años. Todo se está conectando y se está volviendo inteligente. Las soluciones cloud están transformando las reglas de la fabricación, del retail, de la industria petrolera y del gas, facilitando que cualquiera, en una fábrica o en una tienda, pueda gestionar los dispositivos y analizar los datos en tiempo real. En otras palabras, en este momento tan complejo, el cloud computing está aportando flexibilidad y escalabilidad, haciendo posible que millones de personas puedan trabajar de forma colaborativa, disponiendo de recursos accesibles de manera segura desde diferentes ubicaciones y manteniendo el ritmo de sus negocios de manera efectiva y sencilla. En definitiva, la nube es la solución que ha conseguido democratizar el acceso a las herramientas tecnológicas más innovadoras entre organizaciones de todos los tamaños, desde pymes prácticamente unipersonales a grandes multinacionales.

5.- Si actualmente hay un sector necesitado de ayuda es el de los jóvenes empresarios y emprendedores. ¿Qué tipo de apoyos contempla Microsoft para este colectivo?

En primer lugar, me gustaría destacar que desde Microsoft hemos acompañado centenares de pequeñas empresas que durante la crisis sanitaria han dado el salto al smart working a través de la iniciativa Todos Desde Casa, una plataforma que asesora de manera solidaria a organizaciones y entidades que necesitan implementar soluciones de teletrabajo.

Más allá de la iniciativa, para hacer frente a esta demanda creciente desde Microsoft ponemos a disposición de las empresas nuestro sólido ecosistema de partners que, en la actualidad, cuenta con más de 9.000 socios certificados en España. Ellos son los responsables de acompañar a los clientes en su transformación, analizando sus necesidades, proponiendo las mejores soluciones, trabajando en su despliegue, impulsando su aprovechamiento y, en definitiva, poniendo en valor su experiencia y cercanía al mercado.

Por último, pero no menos importante, está el foco de Microsoft en la formación y capacitación: nos hemos marcado el objetivo de impactar, ofreciendo formación gratuita en competencias digitales, a 25 millones de personas en todo el mundo durante 2020. En España, ya hemos formado y certificado en los últimos cinco meses a más de 300.000 personas y seguiremos trabajando para extender nuestra oferta de formación.

6.-La irrupción de nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial, el Machine Learning, la Big Data, el Blockchain, la computación cuántica… a buen seguro terminarán aterrizando definitivamente en los modelos y sistemas de gestión de todas nuestras empresas. ¿Cómo está acogiendo Microsoft este tsunami tecnológico que ya nos está llegando?

En los próximos años veremos como las tecnologías desarrolladas a raíz de la Inteligencia Artificial, el Machine Learning, Big data etc se harán más accesibles para todos los empleados, tal y como ocurrió con el PC, internet, o el correo electrónico, por ejemplo. Esto implicará una transformación radical de los negocios, y un cambio cultural sin precedentes en la industria. Ante este panorama, en Microsoft apostamos por herramientas de productividad que impulsen a personas y organizaciones de todo el mundo a hacer más en su día a día. Para ello, nos apoyamos en nuestro ecosistema de partners que está formado y capacitado en distintas tecnologías cloud para acompañar a las empresas en el camino hacia la digitalización. Además, para dar respuesta a una necesidad creciente, en Microsoft hemos anunciado este año la apertura de una Región de Centros de Datos en España, que contribuirá aún más a acelerar la transformación digital de las entidades públicas y privadas de todos los tamaños, ayudándolas a innovar, crecer y migrar sus negocios a la nube de forma segura.

7.- En este sentido ¿cree que la aplicación, desarrollo e implementación de este cúmulo de nuevas tecnologías en el mundo de la empresa hará necesario contar de una regulación específica para salvaguardar a las empresas?

Actualmente, nos encontramos en un momento apasionante en la que vemos un avance exponencial en las capacidades de la tecnología, abriendo nuevos escenarios tanto para las empresas como para los usuarios. Ya no se usa sólo en el ámbito empresarial, sino que ha transcendido a campos del sector público tan importantes como la sanidad o los transportes. Los avances en Inteligencia Artificial pueden ayudarnos a resolver algunos de los retos más difíciles de la sociedad y a crear un mundo más seguro, saludable y próspero para todos, pero sin duda entrañan también algunos riesgos. En otras palabras, el sector necesita una regulación sobre "el buen uso de la inteligencia artificial" tal y como lo aseveró nuestro CEO, Satya Nadella, en Madrid hace unas semanas.

Sin duda alguna, la tecnología jugará un papel fundamental en el futuro. Pero, en este contexto, no podemos perder de vista la responsabilidad. Al mismo tiempo que las tecnologías se hacen más sofisticadas y empiezan a jugar un papel relevante en la vida de las personas, se hace indispensable acordar un marco de diseño ético. Se trata de establecer criterios claros que guíen a las personas y organizaciones que desarrollan y aplican tecnologías, como la Inteligencia Artificial, para que estas sean transparentes, equitativas e inclusivas.

8.- Microsoft ha dado a conocer nuevas medidas de protección para todos aquellos clientes empresariales y del sector público que necesitan trasladar datos desde la Unión Europea. Con ello, Microsoft da un nuevo paso en materia de privacidad, convirtiéndose en la primera compañía en dar respuesta a las directrices marcadas por el EDPB (European Data Protection Board). A este respecto ¿por qué la defensa de privacidad supone para Microsoft un valor fundamental?

La privacidad es un valor fundamental para Microsoft, puesto que las personas solo utilizarán la tecnología si pueden confiar en ella. Nuestra compañía se convirtió en el primer proveedor cloud en trabajar con las autoridades europeas de protección de datos para la aprobación de las cláusulas modelo europeas, fue pionera también en adoptar nuevos estándares técnicos para la privacidad en la nube, y firmes defensores del GDPR desde su primera propuesta en el año 2012.

Por otro lado, me gustaría mencionar que Azure, la nube de Microsoft, es sometido a auditorias extremadamente rigurosas de terceras partes, como las del Instituto Británico de Normalización. Además, contamos cuenta con herramientas como Microsoft Cloud App Security, una solución de agente de seguridad de acceso al cloud (CASB), que ofrece visibilidad a las empresas sobre sus aplicaciones y servicios en la nube, proporcionando análisis sofisticados para identificar y combatir las ciberamenazas, así como controlar cómo viajan los datos para asegurar la privacidad de los mismos en todo momento.

9.- Y, para terminar, pensando en el público fiel de nuestra sección Derecho TIC compuesto mayoritariamente por profesionales jurídicos y resto de consumidores de contenidos legales, si bien cada vez más entre ese público y de forma creciente se van incorporando empresas de todo tamaño y sector, nos gustaría nos aventurase los que a su juicio serán los tres próximos retos y desafíos (sean tecnológicos, legales, de modelo productivo, económicos, etc) que habrán de afrontar nuestras empresas. Tal vez la robotización, el mantenimiento del teletrabajo, la extensión de la aplicación del compliance o cumplimiento normativo, la sostenibilidad... ¿Cuáles serán a su juicio esos tres desafíos principales que habrá que afrontar?

Me gustaría remarcar que nos encontramos en un punto muy interesante y con enormes perspectivas en el que la tecnología jugará un papel fundamental. No me atrevo a acotar tres desafíos principales porqué creo que los retos son transversales a los mencionados y radican en cómo se usará el cloud computing para obtener una mayor ventaja competitiva, cumplir con la normativa y también adaptarse a los cambios.

A los lectores que pertenecen al sector legal, me gustaría decirles que desde nuestro punto vista y como empresa tecnológica que somos, creemos que la tecnología está ayudando a tener un mayor análisis y control sobre el Compliance. La transformación digital está permitiendo a las empresas tener un mayor seguimiento y control de las transacciones que se realizan, disponer de programas de formación on-line cuyo seguimiento es más exhaustivo, hacer uso de programas predictivos y análisis de datos que permiten adelantarse a los hechos y dan la oportunidad de mejorar de antemano procesos que podían parecer suficientes. Todo ello redunda en beneficio de unos sistemas de Compliance más sólidos que permiten mitigar los riesgos de infracciones. Sin duda, queda mucho camino por recorrer, pero la aceleración de la transformación digital, a causa del COVID-19, está añadiendo esta capa de Compliance en muchísimas empresas que aún no lo tenían incorporado de forma exhaustiva.

En definitiva, creo deberíamos contemplar esta pandemia como una oportunidad para reimaginar y definir el futuro de nuestra economía y de nuestra sociedad a través del potencial que brinda la tecnología.