fbpx

ENTREVISTA

Joan Torres Torres: "La mayor urgencia a nivel económico, es la ayuda directa a las empresas para que mantengan el empleo y la renta básica a las personas"

Entrevista

Entrevistamos a Joan Torres Torres, presidente de la Federación Española de Asociaciones Profesionales de Técnicos Tributarios y Asesores Fiscales (FETTAF)

Los Consejos de Ministros de los días 14 de abril y 21 de abril aprobaron diferentes medidas en materia económica para tratar de ayudar a empresas, trabajadores autónomos y pymes y así paliar la actual situación con motivo del COVID-19.

Joan Torres nos ofrece su visión sobre el impacto de las medidas llevadas a cabo por el Gobierno.

- ¿Considera que estas medidas son eficaces para la situación actual de los autónomos, emprendedores, grandes empresas y pymes? ¿Cuál es la mayor urgencia a nivel económico que debería aprobarse cuanto antes por parte del Gobierno?

Hay que entender que cualquier medida, sobre todo en el ámbito económico, necesita un periodo de tiempo para saber si ha sido eficaz, en la situación que nos encontramos, es muy difícil hacer una predicción.

La mayor urgencia a nivel económico, es la ayuda directa a las empresas para que mantengan el empleo y la renta básica a las personas, olvidándose de la ayuda a los bancos y a las grandes empresas.

- El Gobierno habló hace unos meses, antes de la crisis sanitaria, de trabajar en una reforma fiscal para 2021. Debido al COVID-19 el escenario ha cambiado, pero ¿qué reformas a nivel tributario podrían seguir adelante por parte del Gobierno? ¿Se crearán nuevos impuestos para obtener una recaudación que ayude a impulsar la economía? (Tasas, como la Tasa Google han generado incertidumbre, pues se ha hablado de que puede repercutir directamente al consumidor)

Creo que durante el estado de alarma, solo habrá reformas, con mayor o menor acierto, relativas al estado de alarma.

La creación de nuevos impuestos no creo que sea la solución para impulsar la economía, la solución, son ayudas directas a personas y a empresas como he comentado anteriormente.

Sobre la tasa a las tecnológicas o la tasa a las transacciones financieras (tasa Tobin), creo que se debería crear un impuesto, el problema es si España lo crea y otros países, sobre todo Europeos, no lo hacen, supondría un mayor “dumping” fiscal entre los países.

- El Gobierno va a permitir que los autónomos que actualmente tributan por módulos del IRPF e IVA abandonen el sistema y pasen al de estimación directa este año sin tener que mantenerse en el nuevo régimen, ¿qué implicaciones tendrá esta medida?

Desde el punto de vista de los autónomos, puede aliviar la tributación a largo plazo, teniendo en cuenta las actividades que han tenido que cerrar y que no generarán ingresos, por lo tanto, durante este periodo no existirá tributación en estimación directa.

Otra cosa es el primer trimestre, o cuando puedan reiniciar la actividad, se encontrarán con dos variables, dependerá de los días que deban permanecer sin actividad y del volumen o los beneficios que generen durante el año. Dependiendo de las dos variables comentadas, puede haber muchos casos, que aún sigan tributando menos por la estimación objetiva.

- Hacienda permitirá a las pymes tributar en función de los resultados del primer trimestre, y no de los del año pasado. ¿Qué opina sobre esta medida?

Entiendo que la pregunta tiene relación con la anterior (módulos). Lo que permitirá es que no computen, como días de actividad, los días que han permanecido cerrados o sin actividad debido al estado de alarma. Esta medida, de cierta manera, ya está prevista en el Reglamento del IRPF, en su artículo 37.4, para los casos que supongan anomalías graves en el desarrollo de la actividad (incendios, inundaciones, hundimientos, grandes averías), con la diferencia de que según dispone el Reglamento el interesado deberá solicitar la reducción de los signos, índices o módulos a la AEAT.

En este caso no hará falta solicitar la reducción, lo que supone no tener que esperar a una resolución por parte de la AEAT.

- El inicio de la Campaña de la Renta y Patrimonio 2019 comenzó en la fecha prevista, sin realizarse ningún retraso, ¿esto puede conllevar a que con la actual situación de crisis que sufren familias, trabajadores, etc. muchas de las declaraciones no se hagan de forma adecuada? ¿Surgirá un repunte de la economía sumergida que no pueda ser detectada? ¿Qué medidas se deberían llevar a cabo contra el fraude fiscal tal como nos encontramos hoy en día?

Mi opinión, es que en ningún caso hay que retrasar el inicio de la renta o de cualquier liquidación o autoliquidación, además, teniendo en cuenta que el 70% de las rentas son a devolver, no tendría sentido que no se pudiera optar a un derecho o dinero que pertenece al contribuyente. La cuestión está en las liquidaciones o autoliquidaciones que se necesite mucha información para cumplimentarlas correctamente, información que en la mayoría de casos está en papel, y que según la OMS es uno de los mayores conductores del virus, y en la entrega de estos documentos físicamente, con el riesgo de contagio que esto supone, ya que la mayoría no dispone de los sistemas informáticos necesarios para el escaneado y digitalización.

Por lo tanto, desde FETTAF, ya pedimos mayor plazo para la presentación de los modelos trimestrales, cosa que conseguimos, aunque tarde y con muchas lagunas de gestión, lo hemos agradecido.

Respecto a la Renta junto al Impuesto sobre Sociedades, FETTAF también ha pedido al gobierno que dé un plazo hasta el 30 de septiembre para poder cumplimentar, con un mínimo de calidad y menor riesgo de contagio dichos impuestos. Y, repito, en ningún caso se debe o se debería retrasar el inicio.

Sobre la economía sumergida, no creo que surja un repunte mayor del que podía existir antes del Covid-19, en todo caso, al haber menos actividad, incluso de actividades ocultas, o por miedo de contagio por el dinero efectivo, puede haber menos operaciones en la economía sumergida.

Todas las medidas que se lleven a cabo contra el fraude serán pocas, pero puede haber una oportunidad: que cada vez haya menos operaciones en dinero efectivo, o incluso, que el dinero efectivo tenga caducidad. Pero, todo esto, debe haber un consenso de todo los países, por lo menos, de la Unión Europea.

- Grandes empresas, pymes y autónomos se han encontrado con difíciles obstáculos para poder seguir con su negocio, lo que ha llevado a realizar ERTEs, cese de actividad, etc. Muchos de estos empresarios y trabajadores se encontrarán con que una vez pasado el estado de alarma, sus negocios tarden en volver al ritmo anterior o que incluso no lleguen a poder abrirse, ¿sería necesario impulsar la Ley de Segunda Oportunidad? ¿Qué medida debería poner en marcha el Ejecutivo Central para aliviar la crisis económica post coronavirus?

Desde luego la Ley de segunda oportunidad se debería actualizar, sobre todo para las pequeñas empresas, autónomos y ciudadanos. En muchas ocasiones se encuentran que las deudas con la administración es el mayor escollo.

Las medidas que debería poner en marcha el Ejecutivo, es lo que he comentado: Es la ayuda directa a las empresas para que mantengan el empleo y la renta básica a las personas, olvidándose de la ayuda a los bancos y a las grandes empresas, como ocurrió en la crisis de 2008. Es más efectivo que la ayuda vaya directa a los ciudadanos, pymes y autónomos.

- Con la previsible disminución de ingresos tributarios durante 2020 ¿qué escenario se plantea para 2021?

Bastante negro.

Pero si hay voluntad de todos los países de la Unión Europea, cosa que parece que Holanda y Alemania, no la tienen, se podría compensar la falta de ingresos tributarios, con mayor deuda, deuda perpetua o su propia condonación, ya que es un problema mundial, solo hace falta voluntad. Y parece, que justo los países que ponen dificultades, son países que más beneficios obtuvieron del Plan Marshall, o, como Alemania, que se olvida de la condonación de su deuda (Acuerdo de Londres de 1953 o cuando se unificaron las dos Alemanias en 1990, entre otras).