fbpx

ENTREVISTA

Valentín Pich Rosell: "La mayor urgencia es que el dinero circule para que se recupere el consumo y la inversión por lo que no sería deseable que se subieran los impuestos"

Entrevista

Entrevistamos a Valentín Pich, presidente del Consejo General de Economistas

Los Consejos de Ministros de los días 14 de abril y 21 de abril aprobaron diferentes medidas en materia económica para tratar de ayudar a empresas, trabajadores autónomos y pymes y así paliar la actual situación con motivo del COVID-19.

Valentín Pich nos ofrece su visión sobre el impacto de las medidas llevadas a cabo por el Gobierno.

- ¿Considera que estas medidas son eficaces para la situación actual de los autónomos, emprendedores, grandes empresas y pymes? ¿Cuál es la mayor urgencia a nivel económico que debería aprobarse cuanto antes por parte del Gobierno?

Todas las decisiones que beneficien al sector empresarial son bienvenidas, pues es fundamental para la economía que el tejido empresarial no se vea dañado. En un momento tan delicado por el que estamos atravesando las medidas tanto financieras, mercantiles, laborales como fiscales vienen a oxigenar y a dar un respiro a los empresarios que peor lo están pasando y, aunque siempre se puede pedir más, hay que destacar y poner en valor el esfuerzo de las autoridades en dar soluciones a este problema sobrevenido.

La mayor urgencia es que el dinero circule para que se recupere el consumo y la inversión por lo que no sería deseable que se subieran los impuestos, al menos, hasta que las cosas vuelvan a cierta normalidad. Se tendrán que incentivar determinados comportamientos económicos y penalizar aquellos que no supongan avanzar en la dirección correcta, aunque llevará su tiempo.

- El Gobierno habló hace unos meses, antes de la crisis sanitaria, de trabajar en una reforma fiscal para 2021. Debido al COVID-19 el escenario ha cambiado, pero ¿qué reformas a nivel tributario podrían seguir adelante por parte del Gobierno? ¿Se crearán nuevos impuestos para obtener una recaudación que ayude a impulsar la economía? (Tasas, como la Tasa Google han generado incertidumbre, pues se ha hablado de que puede repercutir directamente al consumidor).

Como este escenario es nuevo para todos no podemos aventurar lo que puede suceder en un futuro ni cuáles son las medidas que se han de llevar acabo para retomar el rumbo marcado antes de la crisis. Lo primero es salir de la crisis sanitaria para valorar cuál ha sido su impacto y ponerse de inmediato, ya se está haciendo de hecho, a adoptar medidas beneficiosas para los colectivos afectados.

Lo que sí es cierto es que ante un aumento del gasto debería de existir una correlación de ingresos en el mismo sentido y, como la política tributaria es una variable al servicio de le economía, probablemente se rescate del cajón no solo el proyecto de presupuestos para 2020 sino el resto de los proyectos que actualmente se encuentran en stand by.

- El Gobierno va a permitir que los autónomos que actualmente tributan por módulos del IRPF e IVA abandonen el sistema y pasen al de estimación directa este año sin tener que mantenerse en el nuevo régimen, ¿qué implicaciones tendrá esta medida?

Aplaudimos la decisión porque desde el Consejo General de Economistas ha sido una de nuestras demandas y al final se ha tenido en cuenta. Se da solución así a un problema de liquidez para las empresas que han visto mermados sus ingresos a lo largo del primer trimestre y que aún sin obtención de ingresos tenían que afrontar el pago de los impuestos.

Con esta medida los empresarios pagarán el pago del primer trimestre según su beneficio por lo que se ajusta más a la realidad económica. Además, solo vinculará el cambio para 2020 y no durante, al menos, tres años como establece la norma. En definitiva, en muchos casos esta medida puede llevar a que ciertos comercios no se vean abocados a cerrar.

- Hacienda permitirá a las pymes tributar en función de los resultados del primer trimestre, y no de los del año pasado. ¿Qué opina sobre esta medida?

Esta, medida, como otras muchas, nos produce una sensación de bienestar porque es otra propuesta del Consejo General de Economistas. El que se nos escuche y se nos tenga en cuenta significa que somo útiles para la sociedad, entre otras razones porque nuestras propuestas son el fruto de la experiencia porque vivimos los problemas reales que se producen en el sector empresarial y los conocemos.

Muchas empresas determinan sus pagos fraccionados según la cuota del Impuesto sobre sociedades del ejercicio ya liquidado y no por el beneficio que se va obteniendo durante el ejercicio. El poder cambiar de opción durante 2020 supone un gran alivio para las medianas y pequeñas empresas, que como el empresario pagará sus pagos fraccionados según la facturación del año y no por lo pagado en años anteriores.

- El inicio de la Campaña de la Renta y Patrimonio 2019 comenzó en la fecha prevista, sin realizarse ningún retraso, ¿esto puede conllevar a que con la actual situación de crisis que sufren familias, trabajadores, etc. muchas de las declaraciones no se hagan de forma adecuada? ¿Surgirá un repunte de la economía sumergida que no pueda ser detectada? ¿Qué medidas se deberían llevar a cabo contra el fraude fiscal tal como nos encontramos hoy en día?

Hay que tener en cuenta que el retraso del inicio en la campaña de renta no solo supone diferir el pago del Impuesto, a quienes les sale a pagar sino también diferir el cobro para un buen número de contribuyentes a los que les sale a devolver. Dicho esto, y llegado el 30 de junio, fin del plazo de la declaración de la renta y de patrimonio, sí es deseable que se amplíe el plazo de finalización, al menos, dos o tres meses más.

Como se declara el ejercicio del año anterior, la crisis del Covid-19 no debería de afectar a la presentación ya que se declaran datos pasados, hasta el 31 de diciembre de 2019, muchos de ellos ya en conocimiento de la Hacienda Pública. No creo que pueda surgir un repunte de la economía sumergida, pero sí algún problema de liquidez para algunos de manera temporal.

- Grandes empresas, pymes y autónomos se han encontrado con difíciles obstáculos para poder seguir con su negocio, lo que ha llevado a realizar ERTEs, cese de actividad, etc. Muchos de estos empresarios y trabajadores se encontrarán con que una vez pasado el estado de alarma, sus negocios tarden en volver al ritmo anterior o que incluso no lleguen a poder abrirse, ¿sería necesario impulsar la Ley de Segunda Oportunidad? ¿Qué medida debería poner en marcha el Ejecutivo Central para aliviar la crisis económica post coronavirus?

Como ya he dicho el escenario que se abre es nuevo y lleno de incertidumbre y de cierta inseguridad por lo que es necesario esperar y observar la nueva situación, conocerla y empezar a tomar medidas serias y oportunas.

No sería una medida aislada, sino un conjunto de medidas no excluyentes y que abarcara no solo la realidad económica sino también social.

- Con la previsible disminución de ingresos tributarios durante 2020 ¿qué escenario se plantea para 2021?

El escenario va a ser peor al de la última crisis del año 2008. Además, es algo que no solo nos afecta a nosotros, sino a todos los países del mundo por lo que la respuesta no ha de ser solo a nivel individual sino también coordinada, al menos, con los países de nuestro entorno.

Todo apunta a una disminución del PIB, a un crecimiento de la deuda y del desempleo, entre otras más cosas. Seguramente salgamos de nuestras casas y nos encontraremos con otros comportamientos sociales, con el teletrabajo… es decir un mundo nuevo nos espera y es comprensible que se nos pida poner algo de nuestra parte.