fbpx

Según declara el CERMI en el día mundial contra la trata de personas

Las mujeres y niñas con discapacidad siguen siendo invisibles en los instrumentos internacionales de lucha contra la trata

Noticia

La Fundación CERMI Mujeres (FCM), junto a todo el movimiento CERMI, ha denunciado este jueves que “las mujeres y niñas con discapacidad siguen siendo invisibles en los instrumentos internacionales que prohíben la trata de personas, como la Convención de Naciones Unidas contra el Crimen Transnacional Organizado o el Protocolo de las Naciones Unidas para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños”.

Discapacidad y trata de personas

La FCM realiza esta denuncia coincidiendo con el Día Mundial contra la Trata de Personas, que se conmemora este jueves, 30 de julio, y en el que alerta de la mayor exposición de la población femenina con discapacidad a la trata  y la explotación  sexual: “La falta de toma de conciencia entre las mujeres y niñas con discapacidad en relación con sus derechos y con la explotación y sus peligros hace que sean incapaces de autoidentificarse como víctimas y que sea más fácil para los traficantes manipularlas”.

Además, la entidad achaca esta mayor exposición a la falta de acceso a la educación y al empleo, lo que incrementa el riesgo de sufrir pobreza. Así, la FCM recuerda que el Comité de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad ha mostrado su preocupación por la situación de las mujeres y niñas con discapacidad que viven en la pobreza, que suelen estar expuestas a formas de explotación y maltrato como la mendicidad y la trata con fines de explotación laboral y sexual.

A juicio de CERMI Mujeres, otro factor que dispara el riesgo de ser víctimas de la trata es la falta de accesibilidad y ajustes razonables de los servicios de atención a estas personas, lo que hace que no sean inclusivos.

 

SITUACIÓN NACIONAL
Aunque la FCM destaca que a nivel nacional el Plan Integral de Lucha contra la Trata de Mujeres y Niñas con Fines de Explotación Sexual 2015-2018 ha tenido en cuenta la discapacidad en algunas de sus actividades previstas, avisa de que es necesario intensificar estos esfuerzos desde una perspectiva más amplia e interseccional en la política pública sobre estas cuestiones, que debe reconocer y abordar los derechos y la situación específica de las mujeres y niñas con discapacidad.

“Esta realidad permanece totalmente invisible en las políticas públicas en materia de trata y explotación sexual en nuestro país, por lo que es necesario impulsar investigaciones que permitan realizar un análisis de situación, articular herramientas de toma de conciencia para denunciar este tipo de delitos e impulsar medidas inclusivas de atención y recuperación de las víctimas”, exige Cermi Mujeres.

Por último, advierte de que esta situación atenta contra la Convención Internacional contra la Discriminación de la Mujer (CEDAW), la Convención Internacional de la Discapacidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).