Es una de las herramientas de que disponen las empresas y emprendedores para proteger las actividades de innovación

Valor del modelo de utilidad

Tribuna
Modelo de utilidad

El modelo de utilidad es una tipología de registro que se introdujo en varios países para abordar un determinado conjunto de problemas percibidos con el sistema de patentes: costes de tramitación demasiado altos y criterios de patentabilidad demasiado exigentes. Estos dos factores perjudican sobre todo a las pequeñas empresas y a los inventores particulares, quienes disponen de menos recursos financieros que las grandes empresas.

En España, el modelo de utilidad es un tipo de registro que gusta y es particularmente útil para las pymes y emprendedores que implementan pequeñas mejoras en productos ya existentes. De hecho, durante 2021, se presentaron en España 3.059 solicitudes de modelo de utilidad versus sólo 1.361 solicitudes de patente española.

La protección que confiere el modelo de utilidad puede ser igual de efectiva que la que confiere una patente. Sin embargo, el modelo de utilidad tiene un coste de tramitación significativamente menor porque se concede sin examen de fondo y habitualmente en menos de un año. Además, el nivel de actividad inventiva que se le exige es menos estricto que el que se exige a una patente, por lo que a menudo es más difícil invalidar un modelo de utilidad que una patente.

Hay que tener en cuenta que antes de ejercer acciones encaminadas a dar efectividad a los derechos de exclusiva de un modelo de utilidad será obligatorio solicitar un Informe del Estado de la Técnica (IET) a la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Con este informe, el titular o solicitante del modelo de utilidad podrá valorar si continuar o no con sus pretensiones respecto al planteamiento de una posible acción judicial.

Es interesante saber que la OEPM envía un borrador de dicho Informe del Estado de la Técnica (IET) al titular del modelo de utilidad de modo que, a la vista del resultado del informe, el titular puede decidir aportar alegaciones, modificar opcionalmente las reivindicaciones, o incluso solicitar la retirada del informe IET para que no se haga público. Si finalmente se acepta, el informe IET se hace público en el expediente online de la OEPM.

Los modelos de utilidad pueden ser armas poderosas si se utilizan de forma inteligente. Una posible estrategia interesante para algunos clientes es realizar presentaciones duales de patente y modelo de utilidad. La presentación dual es una práctica especialmente útil cuando una solicitud de patente abarca realizaciones genéricas. Esta estrategia se inicia solicitando una patente (ya sea española, europea o PCT), y sigue presentando una solicitud de modelo de utilidad justo antes de que acabe el año de prioridad, y reivindicando la prioridad de la patente anterior. Dado que la memoria ya está redactada para la patente, sólo debe hacerse frente a los costes de la solicitud formal del modelo de utilidad. Si es necesario, pueden adaptarse las reivindicaciones del modelo a la vista del resultado del Informe del Estado de la Técnica emitido por la Oficina durante el año de prioridad. Este modelo de utilidad se concederá en pocos meses, mucho antes que la patente, de manera que el titular obtendrá en breve una protección efectiva de su invención sin esperar uno o dos años hasta la concesión de la patente. Más adelante, una vez que la patente esté concedida, el titular tendrá la opción de abandonar el modelo de utilidad.

Cabe decir que el modelo de utilidad por sí solo no es especialmente adecuado para proteger las invenciones surgidas de las universidades o centros de investigación. La razón es que sus invenciones a menudo son de una naturaleza compleja y la comercialización suele quedar lejos de la fecha de solicitud del registro, dado que se necesita tiempo para terminar de desarrollar la tecnología. El tiempo limitado de protección a 10 años del modelo, así como su rápida publicación, condicionan su efectividad en estos casos.

Por el contrario, el modelo de utilidad es particularmente atractivo para industrias de productos con ciclos de vida cortos, sea o no su producción a gran escala. En este sentido, los principales sectores beneficiados son los de la mecánica y la electrónica y, desde la entrada en vigor de la nueva Ley de Patentes, también el sector químico, dado que se pueden proteger mediante modelo de utilidad las sustancias y composiciones químicas (no materia biológica ni composiciones farmacéuticas).

En resumen, el modelo de utilidad puede cumplir, al igual que las patentes, una función de protección defensiva evitando que terceros patenten un producto innovador, al tiempo que también se convierte en una importante arma ofensiva para detener a la competencia.