fbpx

Falta de legitimación de la madre para reclamar

Extinción de alimentos a mayores de edad

Noticia

El TS confirma la extinción de la pensión de alimentos respecto a los hijos mayores de edad al entender que la madre ya carece de legitimación para reclamar la referida pensión en nombre de sus hijos mayores de edad, pues los mismos han alcanzado la independencia económica e incluso residencia independiente.

Legitimación para reclamar pensión de alimentos

Se presentó demanda solicitando la extinción de la pensión de alimentos que debía abonar a sus dos hijos, al estar ambos trabajando en las fuerzas armadas y ser independientes económicamente, solicitando la extinción con efectos retroactivos al momento en que se produjo su independencia económica.

Señala la Sala que, tratándose de hijos mayores de edad y litigios entre los progenitores, la jurisprudencia ha fijado el efecto de la modificación de la pensión alimenticia desde la fecha de la sentencia se hayan dictado en supuestos en que los alimentos habían sido consumidos por los hijos beneficiarios  por seguir conviviendo con su progenitor.

El hecho de que se decida en el proceso matrimonial sobre los alimentos de los hijos mayores se fundamenta no en el derecho de esos hijos a exigirlos de sus padres, sino a la situación de convivencia en que se hayan respecto a uno de sus progenitores.

Por tanto, desde que los hijos de la recurrente alcanzaron la mayoría de edad, la legitimación de ella para percibir la pensión alimenticia se fundó en la previsión del art. 93.2 CC.

Sí que se ha admitido la legitimación en los casos en que los alimentos modifiquen su cuantía (sea al alza o a la baja), esto es, está pensando en unos alimentos que varían en su cuantía, pero no en su extinción por perder la perceptora legitimación para su cobro.

Y en el presente caso la demandada dejó de estar legitimada para percibir la pensión alimenticia, al amparo del art. 93.2 CC, por haber desaparecido los condicionantes fácticos en orden a su subsintencia, ya que sus hijos dejaron de vivir con ella.

Por tanto, desde que desaparecieron tales condicionantes, los únicos legitimados para reclamar alimentos a su progenitor eran los hijos, por ser mayores de edad.