fbpx

PROTECCIÓN DE DATOS

Google lanza un formulario on line para que sus usuarios puedan ejercer su “derecho al olvido”

Tribuna

GOOGLE, el principal motor de búsqueda en internet, ha puesto en línea un formulario para que los ciudadanos puedan solicitar la retirada de enlaces a informaciones obsoletas o inadecuadas que afecten a su vida privada.

El lanzamiento de este formulario se produce tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de 13 de mayo de 2014 que dictaminaba que los servicios de motor de búsqueda en Internet son responsables de los datos personales incluidos en las web que tratan.

Google examinará cada una de las reclamaciones para verificar si el solicitante tiene derecho a que la información sea retirada. En su examen Google deberá seguir los parámetros fijados en la propia sentencia y decidir si la información que se pretende retirar ha quedado obsoleta y no tiene relevancia pública.

La decisión de Google dependerá, por tanto, de la naturaleza de los datos mismos que el reclamante quiera borrar de la red, pero también de la condición de personaje público del reclamante y del tiempo que haya pasado desde que los hechos se produjeron.

Es muy pronto todavía para conocer cómo va a resolver Google las reclamaciones que vaya recibiendo, pero, sin lugar a duda, sus decisiones tendrán que adaptarse a los pronunciamientos de la Agencia Española de Protección de Datos y finalmente de nuestros tribunales quienes finalmente tendrán la última palabra.

Google, legalmente, dispone de un plazo máximo de diez días para dar una contestación al solicitante y si ésta no fuera satisfactoria podría acudir a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) que actuará en nombre del ciudadano sin coste alguno.

Con la creación de este formulario Google trata de dar cumplimiento a la Sentencia del Tribunal Europeo a favor del llamado “derecho al olvido” en internet por lo que, en principio y de momento, sólo podrán hacer uso de este derecho los usuarios de Google en los 28 países de la Unión Europea, además de Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein.

Si finalmente Google aprobase la solicitud, suprimiría el enlace de Internet en estos países, pero el vínculo aún estaría disponible en el resto del mundo en google.com.

Ésta ha sido la primera actuación de Google en respuesta a la sentencia del Tribunal Europeo, pero tendremos que esperar a ver cómo funciona el formulario en la práctica y  si Google permitirá extender a sus usuarios en el resto del mundo la posibilidad de solicitar  el "derecho al olvido" del que hoy sólo disfrutan sus usuarios europeos.