fbpx

JUSTICIA

Reconocen a dos guardias civiles sus vacaciones cuando estaban de baja

Noticia

Los Juzgados de lo Contencioso-Administrativo de Melilla número 1 y 2 han fallado a favor de dos guardias civiles a los que reconoce el derecho a disfrutar de sus vacaciones y que no pudieron coger en su momento por encontrarse de baja médica.


Según esta organización, el letrado de AUGC Melilla, Manuel López Peregrina, "ha logrado un nuevo triunfo para los guardias civiles", gracias a esta decisión de los juzgados de la Ciudad autónoma, que han fallado a favor de los dos agentes, que solicitaban disfrutar de las vacaciones, a las que tenían derecho, pero que no habían podido coger en su momento por encontrarse de baja médica. "Todo ello en aplicación de la Doctrina del Tribunal de Justicia de la UE".

Así, subraya que "son ya muchas las sentencias a nivel nacional que se han ganado en este ámbito, pero aún así la Guardia Civil insiste en continuar denegando sistemáticamente este tipo de solicitudes, obligando a los perjudicados a tener que acudir a los tribunales para poder disfrutar de un derecho que tienen como trabajadores". Y siguen insistiendo, añade la AUGC, "porque al ser este un procedimiento largo y costoso muchos afectados desisten y no reclaman lo que de justicia les pertenece".

La asociación critica a través de una nota de prensa que "así es como actúa la Guardia Civil con sus trabajadores, negándoles lo que a priori les corresponde, y que el tiempo y la desmoralización hagan el resto, porque esto es lo que consiguen este tipo de actuaciones, desmotivar a los agentes que ven como les roban lo que se supone que son derechos consolidados".

No obstante, advierten que desde AUGC "seguiremos luchando para que cada día se den menos este tipo de situaciones, ofreciendo a los afiliados todo el apoyo jurídico y moral para que sigan adelante con los recursos y reclamen así lo que les corresponde como trabajadores de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

Por último, advierten de que se trata de "una desmoralización que también convierte a este cuerpo policial en el colectivo con el índice de suicidios y absentismo más alto". Y es que entienden que "hay situaciones evitables y situaciones inevitables, pero cuando a una persona se le somete a una presión cada vez más grande, se le restringen sus derechos, se le expedienta constantemente por hechos insignificantes, lo ilógico triunfa sobre lo lógico".

"Y cuando a una persona estando de baja laboral psicológica se le somete a un seguimiento de su enfermedad, no para ver su evolución, si no para comprobar que sea veraz, entonces esa persona termina por obsesionarse, sentirse perseguida, y busca la solución más ilógica", concluyen.