fbpx

Salario Mínimo Interprofesional

Trabajo limita el impacto del SMI al empleo doméstico y agrícola en un informe remitido a la AIReF

Noticia

El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, ha señalado este martes que el Gobierno ha remitido a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) un primer informe sobre la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en el que no se percibe impacto alguno sobre el empleo, salvo en el caso del empleo doméstico y agrícola.


Así lo ha señalado durante la rueda de prensa para presentar los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social correspondientes al mes de noviembre, donde ha remarcado que este informe viene a destacar que la economía española ha absorbido "muy bien" la elevación del SMI.

Granado ha señalado que el estudio presentado a la AIReF resalta que el empleo de personas que cobran el SMI ha aumentado, al igual que lo ha hecho el número de personas que cobran más que el SMI.

No obstante, ha admitido que la subida del salario mínimo a 900 euros mensuales ha causado problemas en el sector agrario y en el de empleadas de hogar.

En este segundo caso, Granado ha explicado que 13.000 personas han dejado de cotizar al sistema de empleadas del hogar porque, al mejorarse los salarios de otras ocupaciones, han abandonado el empleo doméstico. El problema, ha añadido, es que estas 13.000 personas han sido sustituidas por personas en situación irregular y, por tanto, no cotizan al sistema.

"Esto lo sabe todo el mundo, incluso las organizaciones que trabajan con personas inmigrantes", ha resaltado Granado, tras afirmar que lo que pasa es que este problema "no se puede controlar a través de la Inspección de Trabajo, entre otras cosas, porque el domicilio sigue siendo inviolable".

Sobre la posibilidad de regularizar a estas 13.000 personas, Granado cree que "no parece" que en estos momentos los problemas de la economía española necesiten o precisen de una nueva regularización como la que se hizo en 2005.

Por otro lado, respecto a los problemas que se han detectado en el sector agrario tras el alza del SMI, Granado ha recordado que cuando mejora el empleo y las retribuciones la gente vuelve a abandonar el empleo agrícola y se busca un trabajo en el sector servicios.

En este sentido, ha reconocido que se está notando alguna disminución en el número de horas declaradas. "Es posible que a una persona a la que antes le pagaban dos horas más con un SMI con una base declarada de 150 euros inferior, ahora le paguen las horas según el salario mínimo y en vez de pagarle dos horas más siga haciendo dos horas, pero le paguen solo una", ha explicado.

Esto supone, según Granado, que hay una parte de trabajadores que en lugar de haber visto incrementar su salario un 22% como consecuencia de la subida del SMI, sólo han mejorado sus retribuciones "un 11%, un 12%, un 13% o un 14%".

Respecto al sector agrario, Granado también ha señalado que mañana tendrá lugar una reunión del Observatorio contra el fraude con el director general de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), Javier Aibar, en la que uno de los objetivos prioritarios será el trabajo agrario, porque "podemos pensar que puede haber cierta tentación de oscurecer el impacto del SMI disminuyendo el número de horas extraordinarias declaradas".

"No es un problema de la economía que se haya subido el SMI y, desde luego, desde el punto de vista de la Seguridad Social, agradecemos que las cotizaciones sociales hayan aumentado como consecuencia de esta elevación", ha resaltado.

Pese a estos problemas, Granado ha señalado que esta no era la intención del Gobierno y que, en todo caso, esto no quiere decir que la subida ha fracasado, porque ha sido un "éxito para la Seguridad Social, para el mercado de trabajo y para la sociedad española".

En el informe se recoge que en el periodo estudiado el número de trabajadores ha aumentado en 87.250 trabajadores, pasando de los 1.606.649 de 2018 a los 1.693.899 de este año, y que el importe de la base media real de cotización ha ascendido hasta los 834,92 euros mensuales, lo que supone un incremento de 105,98 euros al mes si se compara con el mismo periodo de 2018.

"No parece que exista un gran impacto en la evolución de las personas por el SMI", ha resaltado Granado, que también ha remarcado que el efecto hubiese sido igual al que se hubiese tenido con una subida menor.

El secretario de Estado ha afirmado que el Ejecutivo está "orgulloso" de cómo están yendo las cosas, si bien ha indicado que en algunos casos se habían aumentado "fraudulentamente los niveles de jornada para enmascarar" que a la gente se le pagaba menos de lo que se le debería pagar.

Aprobar la subida del SMI para el 1 de enero

Por otro lado, preguntado sobre si está habiendo contactos para aprobar la subida del SMI antes de que acabe el año, la secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas, ha afirmado que el Gobierno se reunirá con los interlocutores sociales una vez se despejen las dudas que corresponden también al Abogado del Estado sobre si el incremento del SMI lo puede hacer un Ejecutivo estando en funciones.

"En todo caso, estamos en condiciones de estudiar y de abrir un periodo de consultas para tomar las decisiones para que, en cualquier caso, la subida del salario mínimo entre en vigor a 1 de enero de este año", ha añadido, tras afirmar que ya se están haciendo todos los trámites posibles para llegar a tiempo si el escenario es "tan favorable como se desea", refiriéndose a si finalmente hay Gobierno.