JORNADA

Acoso sexual en el trabajo: miedo a denunciar y falta de protocolos

Noticia

ABA Abogadas analiza el acoso sexual en la empresa y cómo prevenirlo.


Aunque el miedo a denunciar, a sufrir posibles represalias o incluso a la incomprensión de la víctima tienden a ocultarlo, el acoso sexual en el trabajo es una realidad. Una realidad, además, asociada a un perfil prototípico —sobre todo mujeres, solas, con dependencia del trabajo, jóvenes—y a unas cifras que escandalizan: en España, entre 2008 y 2015 fueron acosadas sexualmente 2.484 mujeres en el entorno laboral, según datos de UGT. Casi a un suceso por día. Y solo los que llegan a salir a la luz.

“El acoso sexual tiene un efecto devastador a nivel psicológico y la empresa tiene una responsabilidad más allá de abonar una nómina”, advirtió desde el principio Julia Clavero, como socia del despacho ABA Abogadas, especializado en Familia, acostumbrado a trabajar y actuar en estas situaciones de riesgo. Porque el riesgo existe, y es evidente, hasta el punto de llegar a “clientes que han intentado suicidarse”, como recordó Clavero.

Sobre esta problemática, que no solo se extiende al ámbito laboral, sino que tiene incidencia jurídica, social y educativa, trató la jornada organizada por la Confederación Nacional de Mujeres en Igualdad en la Casa de América el pasado jueves, que contó, además de con la socia de ABA Abogadas Julia Clavero, con la magistrada María Gavilán y la periodista y comunicadora Paula Mattio. El mensaje era compartido: lo fundamental es prevenir antes de tener que actuar en casos de acoso sexual en la empresa.

Detrás está el miedo a denunciar, la vergüenza a hacerlo o el sentimiento de desprotección que todavía sobrevuela en muchas mujeres. “Sin protección a la víctima de acoso, no denunciará. Hay que aclarar y garantizarle que no habrá represalias, acabe como acabe el procedimiento”, insistió en este sentido Julia Clavero. Y dicha protección, activar los mecanismos para poder denunciar sin miedo, debe consolidarse en un plan de igualdad y en protocolos de actuación, cuya obligatoriedad debería extenderse a cualquier empresa, sea cual sea su tamaño.

¿Cómo debería actuar la empresa ante un acoso? Primero, investigar. “Debe ser una investigación lo más exhaustiva posible”, explicó la socia de ABA Abogadas Julia Clavero. Luego, adoptar las medidas oportunas. Existen, como aseguró a modo de ejemplo la periodista Paula Mattio, teléfonos conectados con despachos de abogados para conocer si una  situación constituye acoso sexual o no. Y como elemento clave, la carga de la prueba: “es el acosador quien debe probar la ausencia de acoso”, recordó Clavero.

“Las tres P. Prevenir. Proteger y Perseguir”, sentenció la magistrada María Gavilán. Una fórmula sencilla en la teoría, pero que a muchas empresas les cuesta llevar a la práctica. Principalmente, por su habitualidad, lo que no deja de ser “un reflejo de la violencia que siguen padeciendo las mujeres”, explicó la propia Gavilán. Se necesita aumentar en concienciación y en educación, sobre todo porque los nuevos tiempos, con la tecnología de la mano, han agravado, más si cabe, este problema.

No obstante, no son muchas las empresas que hacen una apuesta decidida por la igualdad y la prevención de estos delitos. “Las empresas, por lo general, cambian de centro a la persona acosadora, aunque muchas optan por no hacer nada”, recordó Paula Mattio, quien también destacó que “se denuncia poco” en las empresas españolas. Muchas veces, por desconocimiento de los protocolos existentes para ello.

El fondo de la cuestión suele ser el de siempre: la igualdad efectiva de la mujer, que está ganando terreno, pero todavía lentamente. Como recordó, en su conclusión, María Gavilán, “la igualdad es el mejor regalo que podemos legar a nuestros niños y niñas”.