fbpx

El ministro ha aprovechado el acto de entrega para felicitar al Consejo de Estado por el avance en materia de paridad

Campo entrega la distinción de la Orden de San Raimundo de Peñafort a cuatro letrados adscritos al Consejo de Estado

Noticia

Juan Carlos Campo ha entregado, en la sede del Consejo de Estado, la Orden de San Raimundo de Peñafort a cuatro letrados adscritos al órgano consultivo en reconocimiento a su destacada trayectoria profesional. Durante su intervención, Campo ha destacado “los valores del rigor, la profesionalidad, la entrega, el carácter, la perseverancia y la vocación de servicio público” de los condecorados.

Orden san raimundo de penafort letrados_imagen (Fuente Ministerio de Justicia)

Los cuatro letrados a los que se les ha otorgado la distinción han sido: Leandro Martínez Cardos y Ruiz, al que se le ha concedido la Cruz de Honor; Cristina Gil-Casares Cervera, a la que se le ha otorgado la Cruz Distinguida de primera clase; y José María Jover Gómez Ferrer, y Rocío Tarlea Jiménez, a los que se les ha reconocido con la Cruz Distinguida de primera clase a ambos.

Campo ha aprovechado este acto para felicitar al Consejo de Estado por el avance en materia de paridad que supone el próximo nombramiento de dos nuevas consejeras permanentes, Paz Andrés Sáenz de Santa María y Adela Asua Batarrita. Tras este nombramiento, tres de las nueve secciones del Consejo estarán presididas por una mujer.

El acto ha sido presidido también por María Teresa Fernández de la Vega, presidenta del Consejo de Estado. Campo ha destacado que la actuación de este órgano ha sido “decisiva durante el proceso de construcción de nuestra democracia desde la transición española hasta hoy, como supremo órgano consultivo del Gobierno que vela por la observancia de la Constitución y del resto del ordenamiento jurídico”.

Finalmente, el ministro también ha celebrado la ampliación de la institución con la creación de la sección novena por Real Decreto de Consejo de Ministros del pasado 27 de octubre. La última actualización de la estructura del Consejo de Estado se había realizado en 1980, por lo que su adaptación a los nuevos tiempos era perentoria. Esto supone, en palabras del ministro de Justicia, “seguir fortaleciendo al brillante equipo de juristas y letrados que conforman la institución, para que nuestra democracia siga en plena forma ante los ataques de sus más fieros rivales”.