fbpx

Clave para impulsar la innovación y la transformación económica de España

Ciencia con impacto

Noticia

PONS IP, firma global especializada en el asesoramiento integral de propiedad industrial e intelectual, ha reunido a cinco de las principales mujeres responsables de impulsar la I+D+i desde el ámbito público-privado en España con el objetivo de analizar los retos y las oportunidades del sistema de ciencia e innovación español ante la nueva realidad surgida del COVID-19.

Propiedad intelectual IPONS

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Propiedad Intelectual, el encuentro estuvo moderado por la directora general de PONS IP, Nuria Marcos, y en él participaron Teresa Riesgo, secretaria general de Innovación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Ana Castro, vicepresidenta Adjunta de Transferencia de Conocimiento del CSIC, María José de Concepción, subdirectora general y directora del Departamento de Patentes e Información Tecnológica de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), Almudena Trigo, socia fundadora y presidenta de BeAble Capital y Marta Luengo, responsable Servicios Jurídicos de Innovación, Sostenibilidad y Calidad de Iberdrola.

La secretaria general del Ministerio de Ciencia e Innovación, Teresa Riesgo, compartió la necesidad de hacer que la ciencia e innovación “tenga impacto” y trate de resolver los grandes problemas de la sociedad, desde la multidisciplinariedad y la transversalidad. “Llevamos hablando de la colaboración público-privada toda la vida, ahora tenemos una oportunidad de hacerlo bien gracias a la nueva estrategia española de innovación 2021-2027, a los Fondos Next Generation UE y a una gobernanza basada en datos. En mi opinión, 2021 se presenta como un año ilusionante, tenemos grandes planes y miramos hacia adelante”, señaló Riesgo.

Ana Castro, vicepresidenta Adjunta de Transferencia de Conocimiento del CSIC, coincidió en el análisis y recordó que la COVID “ha hecho caer por sí solo la necesidad de explicar la importancia de la Ciencia en la sociedad. EL CSIC reaccionó rápido ante la pandemia gracias a la generosidad de los profesionales y a tener modelos de colaboración implantados como la Plataforma de Salud Global donde ahora mismo contamos con 350 grupos de investigación de 90 institutos de investigación. Ahora es importante retener lo ganado, que es mucho, a nivel de colaboración con terceras entidades. Si hacemos balance, tras un año de COVID-19 debemos valorarlo como una oportunidad”.

Para Almudena Trigo, socia fundadora y presidenta de BeAble Capital, la ciencia debe ser considerada una actividad esencial, un motor económico para el desarrollo del país. “Todos debemos creernos que el futuro del país pasa por lo que hoy puedan desarrollar o crear los científicos. Tenemos los mimbres y el potencial pero tenemos que creernos que podemos crear un tejido industrial sostenible basado en la innovación, porque como país nos va el futuro en ello”

Ciencia con impacto: el valor de la propiedad industrial
En relación con el impacto de la innovación, Riesgo recordó durante el encuentro la relevancia de que las patentes se transfieran, ya que el objetivo “no tiene que ser crear patentes por crear y para ello los incentivos a la generación de patentes deben estar vinculados a la trasferencia, a que tengan impacto en el mercado o en la sociedad. El número de menciones a investigaciones españolas en patentes internacionales es enorme, lo que indica la calidad de nuestra investigación, pero también nos indica que lo están aprovechando otros”.

Otro de los resultados de la actual situación en relación a la propiedad la destacó María José de Concepción, subdirectora general y directora del Departamento de Patentes e Información Tecnológica de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), que valoró los positivos resultados así como la intensa colaboración que ha habido tras la irrupción de la pandemia, con un crecimiento del 8% en las patentes solicitadas y de un 25% en el caso de los modelos de utilidad, un resultado que se debe a la “estrecha colaboración” tanto desde el punto de vista público-privado como público-público. “Las patentes son el resultado de esa colaboración, y la pandemia ha colocado en el primer plano para qué sirve y qué valor tiene hoy contar con una patente, algo que antes de la COVID-19 no era tan conocido por la sociedad”, señaló la responsable de la OEPM.

La socia fundadora y presidenta de BeAble Capital apuntó que las patentes “generan valor” para las empresas, y es básico para los inversores que tengan una buena cartera de propiedad industrial. Nos encontramos muchas empresas con innovaciones interesantes, señaló Almudena Trigo, “pero muchas de ellas no pueden salir al mercado porque no tiene bien protegidos sus desarrollos. Uno de los KPI básicos del Science equity es la propiedad industrial”.

El capital humano, fundamental para el impulso a la innovación
Asimismo, la secretaria general de Innovación recordó que si alguna lección debemos aprender de esta crisis, es la de que “tenemos que cuidar a los profesionales que generan la innovación en nuestro país, a nuestros científicos. El Pacto por la Ciencia que ya están apoyando más de 70 instituciones tiene este como principal objetivo, así como el de crear un entorno de sostenibilidad y estabilidad del sistema de la Ciencia en España”.

En esa línea también se pronunció Ana Castro, vicepresidenta Adjunta de Transferencia de Conocimiento del CSIC, que señaló la necesidad de que “todos hagamos autocrítica por el lado de la retención del talento y el capital humano, al contrario de lo que sucede en la generación de innovación ni en la formación. Es importante poner en valor la importancia de generar el retorno de esos investigadores a los que formamos, pero luego desarrollan su potencial fuera del país” concluyó.

Fondos de Recuperación de la UE: oportunidad para la colaboración público-privada
Por último y con relación a los Fondos de Recuperación de la UE, Teresa Riesgo destacó el papel de las PYMEs, ya que los consorcios de empresas con presencia de pequeñas y medianas empresas “van a tener un protagonismo especial y confiamos en que a través de estos fondos las PYMEs innovadoras logren más solidez a través de su crecimiento, que se internacionalicen y que todo ello se consiga a través de la innovación”.

Para Marta Luego, responsable Servicios Jurídicos de Innovación, Sostenibilidad y Calidad de Iberdrola, la actual situación es una oportunidad que sirve como palanca para desarrollar nuevos proyectos de innovación. “Desde la experiencia de Ibedrola, consideramos interesante que en el ámbito de la innovación y con relación a los Fondos de Recuperación se tenga en cuenta toda la cadena de valor y se aproveche para crear puentes entre los organismos públicos, grandes empresas y PYMEs innovadoras, para conectar el conocimiento de los centros tecnológicos con la flexibilidad y la fuerza de comercialización de las empresas. España tiene mucho potencial, tenemos el conocimiento y la tecnología, pero debemos centrarnos en apostar por proyectos donde España podría liderar”, concluyó la responsable de Iberdrola.