fbpx

Con él se aprueba la igualdad de trato y oportunidades entre las personas que trabajan a distancia y las que lo hacen en las instalaciones de la empresa

El Congreso convalida el Real Decreto-ley de regulación del trabajo a distancia

Noticia

El Pleno del Congreso ha aprobado la convalidación del Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, con 293 votos a favor, 1 en contra y 54 abstenciones, por el que se acuerda que las personas que desarrollen su trabajo a distancia tendrán los mismos derechos que las que lo presten en las instalaciones de la empresa.

Regulacion trabajo a distancia

El objetivo de esta norma es proporcionar una regulación del trabajo a distancia, equilibrando las ventajas que suponen para empresas y personas trabajadoras e implantar un marco de derechos que satisfagan, entre otros, los principios sobre su carácter voluntario y reversible, el principio de igualdad de trato y oportunidades en las condiciones profesionales, la compensación de gastos y los tiempos máximos y mínimos de trabajo y descanso, entre otros aspectos.

La norma considera trabajo a distancia regular aquel que se preste, en un periodo de referencia de tres meses, un mínimo del 30% de la jornada o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de empleo. Además, esta modalidad de trabajo será voluntaria y reversible tanto para la persona trabajadora como para la empleadora.

Obligaciones formales del acuerdo

El real decreto-ley introduce que el acuerdo de trabajo a distancia deberá realizarse por escrito y que, en él, tendrá que incluirse el inventario de los medios y gastos que exige el desarrollo del mismo, el lugar de trabajo elegido por la persona trabajadora, así como su horario, los medios de control empresarial de la actividad y la duración del acuerdo.

En cuanto al derecho a la formación, el texto establece que las empresas deberán adoptar las medidas necesarias para garantizar la participación en las acciones formativas de las personas que trabajan a distancia. Además, recoge que tendrán el mismo derecho que el resto de empleados a la promoción profesional.

El real decreto-ley establece los derechos de las personas que se acogen al teletrabajo a la desconexión digital fuera del horario de trabajo y a la intimidad, por el que la empresa no podrá exigir la instalación de programas o aplicaciones en dispositivos que sean propiedad de la persona trabajadora, ni la utilización de estos en el desarrollo del trabajo a distancia.

Finalmente, este real decreto-ley recoge medidas relacionadas con la protección de datos y el control empresarial. De esta forma, las personas que trabajen a distancia deberán cumplir las instrucciones sobre seguridad de la información específicamente fijadas por la empresa. Asimismo, la compañía podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por la persona trabajadora de sus obligaciones y deberes laborales.