Comisión inmobiliaria

¿Ha llegado el fin de la comisión inmobiliaria?

Noticia

La tecnología está ayudando al usuario a librarse de esta carga y de la rigidez del horario de oficina de las inmobiliarias.


Gestionar la venta de una vivienda a través de agencia inmobiliaria conlleva el pago de una comisión sobre el precio final, hecho que siempre ha sido así pero, ¿es un sistema beneficioso para el cliente? ¿Por qué la comisión no ha cambiado en todos estos años?

Los expertos en inmobiliaria digital de Cliventa.com explican que antes de la burbuja inmobiliaria el precio de las casas creció un 140% pero la comisión del 3-5% permaneció inmutable, haciendo que una agencia cobrase 3.412€ por una vivienda de 80m2 en 2001 y 8.192€ por la misma en 2017, realizando el mismo trabajo, coste que asume el vendedor. Aunque el incremento del valor de las casas hace aumentar las comisiones de las inmobiliarias sus clientes no reciben a cambio un servicio diferente o innovador. Sin embargo, el sector ha cambiado mucho durante los últimos años. Y es que los tiempos de recorrer las calles en búsqueda de propiedades en venta se acabaron hace tiempo. Hoy, más del 90% de los compradores comienzan su búsqueda en internet en portales como Idealista o Fotocasa. La tecnología no solo ha permitido liberar al usuario de la rigidez del horario de oficina de las inmobiliarias, sino que también está ayudando al vendedor, que en realidad paga por vender su casa.

“La comisión tiene sentido cuando incentiva al comercial o agente a esforzarse aún más en su labor, pero la carga de trabajo que involucra la venta de una vivienda de 100.000€ es casi la misma que la de una de 1.000.000€”, comenta Ignacio González, Cofundador y Marketing Manager en Cliventa.com. El agente solo cobra cuando se produce la venta, por lo que el propietario no tiene visibilidad durante el proceso de negociación y no sabe con exactitud si se ha negociado la mejor oferta por su casa.

La decisión: vender con comisiones y falta de tiempo vs. vender bajo tarifa fija y flexibilidad horaria

Cuando un propietario se plantea vender su vivienda lo primero que debe decidir es si lo hace como particular o con agencia. Los que venden con agencia se quejan de la cantidad que deberán abonar en comisiones y los que se deciden a vender como particular no tienen tiempo para atender a los interesados, no saben posicionar su piso para que destaque en internet y no conocen los pasos necesarios para la formalización.

Hoy, el propietario de vivienda tiene a su disposición otras formas de vender su casa. “La tecnología hace tambalear el modelo de comisión sobre precio de venta y la agencia digital se impone con un nuevo modelo”, declara González. Todos los servicios necesarios para vender una casa pueden gestionarse bajo tarifa fija por servicio y sin comisiones.