fbpx

No cabe duda de que la ratificación judicial que ahora se interesa persigue un fin constitucionalmente legítimo y su adopción se encuentra amparada por una norma de rango legal”, recalca la juez

El Juzgado ratifica las medidas adoptadas por la Xunta en A Mariña frente a la COVID-19

Noticia

El Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 1 de Lugo ha emitido un auto en el que ratifica las medidas de prevención acordadas por la Consellería de Sanidade el pasado 10 de julio como consecuencia de la evolución de la situación epidemiológica derivada de la COVID-19.

Justicialegal_EDEIMA20160913_0001_1.jpg

Las medidas afectan a los municipios de Alfoz, Barreiros, Burela, Cervo, Foz, Lourenzá, Mondoñedo, Ourol, Ribadeo, Trabada, O Valadouro, O Vicedo, Viveiro y Xove. La magistrada indica en el auto que las decisiones tomadas por la Xunta son “adecuadas a la situación existente en A Mariña lucense y, en concreto, a la evolución de los casos que se han ido detectando a lo largo de los últimos días”. Además, destaca que, atendiendo a la situación concreta de cada municipio de la comarca, la autoridad sanitaria ha procedido “a discriminar las diferentes zonas, adoptando medidas restrictivas únicamente en aquellos lugares donde la tasa de incidencia del brote ha evolucionado de forma importante, flexibilizando tales medidas en otras zonas donde o bien no se han detectado casos o han sido escasos o puntuales”.

“No cabe duda de que la ratificación judicial que ahora se interesa persigue un fin constitucionalmente legítimo y su adopción se encuentra amparada por una norma de rango legal”, recalca la titular del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 1 de Lugo. La juez incide en el auto en que existe “proporcionalidad” en las medidas adoptadas y que, limitadas en el tiempo, son “idóneas, absolutamente imprescindibles y necesarias a los fines que persiguen, sin implicar un sacrificio desmedido por parte de la población afectada ante la gravedad de la situación”. Por todo ello, la magistrada considera que se ajustan a los parámetros fijados por el Tribunal Constitucional cuando se trata de intervenciones de los poderes públicos que inciden en la libertad de la ciudadanía.