Uso compulsivo de nuevas tecnologías

La adicción a las nuevas tecnologías, un desafío también para el legislador

Noticia

Los expertos demandan una regulación de las nuevas tecnologías ante su uso abusivo y patológico cada vez más generalizado


Los datos sobre uso compulsivo de las nuevas tecnologías arrojados por las estadísticas han provocado que desde diferentes sectores se valore una respuesta normativa ante este nuevo fenómeno. El incremento de este uso abusivo de las nuevas tecnologías afecta principalmente a jóvenes y adolescentes. Así, los estudios reflejan que el 18% de los jóvenes españoles de entre 14 y 18 años utiliza de forma abusiva las nuevas tecnologías, y un 0,9% de éstos reconoce haber jugado en plataformas de juegos online antes de cumplir la mayoría de edad.

Diversas voces han advertido sobre los riesgos de este uso incorrecto de la tecnología. En este sentido, José María Torras, magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona y profesor de la Universitat Pompeu Fabra, califica esta situación como “preocupante” y afirma que “la incidencia de adicciones sin sustancia reclama una pronta regulación en el ámbito educativo y preventivo de los potenciales riesgos derivados del uso excesivo de las mismas y la distorsionada percepción de la eventual responsabilidad penal que ese inadecuado uso puede acarrear a los jóvenes".

Según la escala CIUS (The Compulsive Internet Use Scale), el colectivo más afectado por el uso compulsivo de Internet es el de las mujeres, y principalmente las que se hallan entre los 14 y 17 años. Las mismas cifras se repiten respecto a la adicción al tabaco, drogas y alcohol. Sin embargo, no existe una normativa nacional que permita atajar esta problemática en cuanto al uso de las nuevas tecnologías. Solo el País Vasco ha legislado al respecto.

No obstante, desde otros sectores se apuesta claramente por la educación en autocontrol, en detrimento de las soluciones legislativas. Por ejemplo, Borja Adsuara, abogado y experto en derechos y estrategia digital, entiende que es necesario discernir entre la situación de uso excesivo de las nuevas tecnologías y el trastorno. Por ello, afirma que "lo que detectamos en los estudios realizados es una falta de autocontrol. Las redes sociales saben cómo llamar la atención y para esto hay trucos que permiten entrenar el autocontrol".

Finalmente, es preciso señalar que uno de los ámbitos dónde puede afectar de forma negativa el uso abusivo de las nuevas tecnologías es el rendimiento laboral. En este sentido, José María Torras señala que si bien se ha incrementado la eficiencia y la calidad en la prestación del trabajo, no es menos cierto que la hiperconectividad también presenta factores negativos como riesgo para la salud. Por su parte, María Jesús Herrera, socia de Sagardoy pone el énfasis en la repercusión negativa del uso del teléfono móvil por parte del empleado cuando éste se halla en su puesto de trabajo, aunque reconoce que, ante la ausencia de legislación específica al respecto, la solución podría venir de la negociación colectiva y el establecimiento de protocolos por parte del empresario para limitar el uso del teléfono móvil.

Si quieres saber más, puedes consultar el Memento Derecho de las Nuevas Tecnologías.

 

La adicción a las nuevas tecnologías, un desafío también para el legislador
Valora este artículo