fbpx

Marketing de despachos

La comunicación, pieza clave en el sector legal

Tribuna Madrid

El pasado día 20 tuve la oportunidad y el honor de poder asistir como jurado a la semifinal de la Copa Máster de Debate Judicial, que se llevó a cabo en el Senado. La experiencia fue inmejorable, no sólo por tener la oportunidad de ser parte activa en este magnífico evento, si no por la grata impresión que me causaron todos y cada uno de los participantes.

Es alentador ver la fuerza con la que pisan estas nuevas generaciones de abogados en nuestro país que, a tenor de su entrega y arrojo defendiendo sus argumentos, tendrán muchos éxitos asegurados a nivel profesional, en cualquier empresa, bufete de abogados, o en el suyo propio, quien sabe.

Tras sus demostraciones de oratoria y temple de nervios frente al jurado, dieron un ejemplo magnífico del correcto uso de la comunicación verbal. ¡Qué importante es saber comunicar para un abogado!

Ya no me refiero sólo al hecho de saber defender en sala a un cliente, donde la comunicación juega un papel fundamental, más allá del número de páginas que consten en la demanda presentada. Me refiero al hecho de saber comunicar a clientes, a colaboradores y empleados. 

La falta de comunicación, foco de problemas

Cuánto trabajo de "biblioteca" se ha ido al traste por no saber comunicar bien en un Juzgado, y cuántos clientes se han ido de más de un despacho de abogados por no haber recibido una comunicación fluida. 

En una encuesta que realicé recientemente a un grupo de jóvenes abogados preguntándoles los motivos que les llevaban a querer cambiar de situación laboral y de despacho, pudimos sacar conclusiones que mucho tienen que ver con una falta de comunicación, en este caso vertical: el no sentirse partícipes de la marcha del despacho, el no enterarse de determinados acontecimientos, no saber hasta dónde podrían llegar el día de mañana dentro de la organización del bufete, e incluso de conocer a más compañeros más allá de los integrantes de su Departamento, y en este caso sólo en el entorno laboral. 

Creo fervientemente que la comunicación debería formar parte de la tarea docente en la carrera de derecho, siendo una de las habilidades de la Abogacía más importantes y una de las más descuidadas. 

¿Quién enseña a comunicar en un juzgado? ¿Quién orienta sobre las posibilidades de llevar a cabo una comunicación transparente y honesta con los clientes que potencie su fidelización? ¿Quién profundiza sobre las bondades de aplicar una adecuada comunicación interna en un despacho de abogados? 

Por suerte, este tipo de habilidades se van teniendo mucho más en cuenta que hace unos años, ya que el sector legal va cambiando y transformándose, motivado por la alta competitividad existente en el mercado, la excesiva falta de diferenciación y el cambio de hábitos de compra de los consumidores de servicios legales.

Una comunicación integral

"Si no comunicas no existes" he oído muchas veces, y no puedo estar más de acuerdo. A día de hoy un abogado, un despacho, puede ser tremendamente bueno en su especialidad, pero si no sabe cómo contarlo, a quién contárselo y qué canales utilizar para que su mensaje cale en su “audiencia”, de poco servirá. 

Todo comunica, desde la forma de tratar a un cliente, pasando por la recepción telefónica, hasta la estética del abogado y las instalaciones del despacho. Pocos despachos se preocupan de la forma más que del fondo, y esto es un mal endémico. No digo que el fondo no sea importante, ni muchísimo menos, pero un regalo, por muy bonito y caro que sea, si no tiene un buen envoltorio va a perder mucho. 

Aspectos como la identidad visual corporativa del despacho, el material corporativo, la unificación de criterios a la hora de tratar con clientes, los sistemas de precios, o los protocolos de atención, por tratar algunos de ellos, son fundamentales si un despacho quiere diferenciarse a día de hoy. 

La comunicación no es ajena a la abogacía, todo lo contrario, van muy unidas y cada vez irán más ligadas. El mensaje a trasladar a la audiencia o público objetivo, los valores como motor del despacho, o la percepción de los clientes y el entorno acerca tu marca corporativa o personal son aspectos fundamentales que, bajo el marco de un plan de comunicación adaptado a cada situación, ha de tener en cuenta cualquier abogado.

Una vez asumido que la comunicación ha de formar parte del día a día de un despacho de abogados, es el momento de hacer buen uso de ella, tanto a nivel off como on line, y aprovecharla para que ayude y potencie la venta de servicios jurídicos.

Abogado, llegó la hora de comunicar...