fbpx

El Monarca recibirá a los representantes de los partidos

El Rey y la presidenta del Congreso abren el procedimiento para elegir presidente del Gobierno

Noticia

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha acudido este lunes por la tarde al Palacio de la Zarzuela para comunicar a S.M. el Rey, Felipe VI, los representantes de las formaciones políticas con representación parlamentaria designadas para iniciar la ronda de consultas previa a la propuesta de candidato a la Presidencia del Gobierno.

Consultas al Congreso

Una vez constituido el Congreso de la 13 Legislatura, el pasado 21 de mayo, se pone en marcha el artículo 99 de la Constitución, que describe los pasos que han darse para que se celebre el debate de investidura, en el que la Cámara elige al presidente del Gobierno.

Así, al día siguiente de la Sesión Constitutiva, la presidenta del Congreso fue recibida en audiencia por S.M. el Rey, a quien comunicó formalmente la constitución de la Cámara y las formaciones políticas que han obtenido escaño en las elecciones generales del 28 de abril.

Este lunes, día 3 de junio, Batet acudió de nuevo al Palacio de la Zarzuela para trasladar al jefe del Estado las personas designadas por cada una de las formaciones políticas con representación en el Congreso para que acudan a la ronda de consultas que abrirá S.M. el Rey.

Del resultado de estas consultas saldrá una propuesta de candidato, cuyo nombre comunicará el Rey a la presidenta del Congreso quien, a su vez, convocará al Pleno de la Cámara para celebrar el debate de investidura. En la sesión de investidura el candidato a la Presidencia del Gobierno expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Ejecutivo que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara.

El candidato a presidente del Gobierno obtendrá la confianza de la Cámara en primera votación si obtiene el respaldo de la mayoría absoluta del Congreso. Entonces, será nombrado presidente por el Rey. Si no alcanza esta mayoría, la mitad más uno de los miembros de la Cámara, se producirá una segunda votación, pasadas 48 horas, en la que la confianza se entenderá otorgada si obtuviere la mayoría simple, más votos a favor que en contra.

En caso de que una vez realizadas las dos votaciones no se apruebe la investidura del candidato, se podrán tramitar sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores durante un plazo de dos meses. Si transcurrido este tiempo desde la primera votación ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo de la presidenta del Congreso.