fbpx

Tras la crisis provocada por el Covid-19

El sector inmobiliario liderará la recuperación de la economía

Tribuna
El sector inmobiliario liderará la recuperación de la economía

La crisis provocada por el Covid-19 ha dejado un nuevo escenario de actuación sobre el que el sector inmobiliario deberá trabajar. La actual crisis responde a una situación cíclica provocada por el parón repentino de la economía para hacer frente a la emergencia sanitaria y, por ello, la reactivación de la actividad económica es esencial.

En este sentido, el sector promotor y construcción puede liderar la recuperación de la actividad y convertirse en el principal motor de la economía en el corto y medio plazo, con el objetivo de contribuir a que el retorno a la normalidad económica sea lo más ordenado y rápido posible. Para lograrlo, es necesario aplicar un conjunto de medidas que reactiven el flujo económico y que permitan, de forma ágil, la creación de nuevo empleo.

Entre estas medidas, en el plano de acceso a la vivienda, es necesario la puesta en marcha de avales en los préstamos de primera vivienda que estimulen la compra, tal y como han hecho otros países europeos. En Reino Unido, el programa Help to Buy ha logrado aumentar la compra de nuevas viviendas y facilitar el acceso de los jóvenes a su primera vivienda, a través de avales del Estado. Además, esta medida no supone ningún coste para la Administración al no computar como deuda.

En Francia, existe la posibilidad de que las entidades financieras lleguen a ofrecer créditos sin interés, además de una serie de medidas englobadas en el conocido como aide personnalisée au logement (ayuda personalizada para [acceder a] la vivienda).

Para impulsar la compra-venta, es necesario incentivar la demanda mediante la reducción al 4 % del IVA para la compra de primera vivienda, impuesto que actualmente se sitúa en el 10 %, y modificar el IVA de las cesiones de suelo con derecho de superficie, que está gravado al 21 % y que incrementa significativamente el precio final del producto. Así mismo, consideramos que hay que recuperar las deducciones en el IRPF por inversión en vivienda habitual, al igual que determinadas deducciones para los arrendatarios.

En esta misma línea, desde ASPRIMA apostamos por agilizar y simplificar al máximo los procesos burocráticos que repercuten en último término en los ciudadanos y, en especial, es de urgente aplicación la agilización de la concesión de licencias urbanísticas a fin de reducir los plazos de la ejecución de las obras.

También consideramos que es necesario apostar por la digitalización de los procesos burocráticos en todos los trámites que signifiquen una mejora en la eficiencia y abaratamiento de la vivienda, así como permitir la tramitación y obtención simultánea de la licencia de edificación, junto con todo el resto de trámites vinculados a la promoción a través de extender la Declaración Responsable a todos aquellos procesos que sea posible para agilizar al máximo la recuperación de la actividad tal y como ocurre en varios de nuestros países de la Unión Europea

Otra medida a considerar es dotar al sector de un mayor atractivo que actúe como efecto llamada entre los jóvenes profesionales. La Formación Profesional Dual se posiciona como la mejor opción para contribuir a mantener los elevados estándares de profesionalización que caracterizan al sector constructor español, puesto que promueve una metodología que va más allá de los fundamentos puramente teóricos. Además, proponemos, en colaboración con el Servicio Público de Empleo Estatal, la creación de bolsas de empleo en el sector promotor y constructor que sirvan de impulso para la empleabilidad.

Para aumentar la oferta de vivienda asequible y generar un alto volumen de empleo, consideramos esencial desarrollar un Plan Estatal de Vivienda que actualice el ‘Plan 20.000’ y que revise y actualice los módulos de venta y de alquiler de las viviendas protegidas para poder construir sobre los suelos de reserva.

Basándonos en las consideraciones anteriores, es evidente la necesidad de desarrollar medidas que contribuyan a la colaboración público-privada en el diseño e implementación de políticas destinadas a facilitar el acceso a la vivienda, tanto en compra como en alquiler asequible, así como generar un marco normativo que ofrezca una mayor seguridad jurídica.

En última instancia, desde el sector promotor queremos fomentar la creación de una mesa de trabajo que mitigue los efectos de la crisis y ponga en marcha acciones que aprovechen las capacidades del sector para atender situaciones de emergencia social.

Nuestro sector es uno de los que mayor peso tiene en la economía española y, por ello, la puesta en marcha de estas medidas actuará como acelerador y potenciarán la recuperación económica en un corto plazo de tiempo. La sociedad española en su conjunto y, especialmente, las generaciones más jóvenes precisan cambios estructurales en el ámbito inmobiliario para trazar un nuevo escenario en el que se posibilite el acceso a una vivienda más asequible.