fbpx

Este Comité sirve para garantizar el cumplimiento del primer Código de Buenas Prácticas para los Administradores Concursales

Blas A. González nombrado miembro del Comité de Cumplimiento de Buenas Prácticas de la Asociación Profesional de Administradores Concursales

Noticia

La Asociación Profesional de Administradores Concursales (ASPAC) ha nombrado a Blas A. González, Socio Director de Blas A. González Abogados, miembro del Comité Independiente para garantizar el cumplimiento del primer Código de Buenas Prácticas para los Administradores Concursales en España.

Blas A. González

Tras la elaboración el pasado año del primer Código de Buenas Prácticas para los Administradores Concursales en España, ASPAC, asociación de referencia entre el colectivo de administradores concursales en España, ha creado un Comité independiente para velar por su efectiva implementación, dotando así de mayor transparencia al sector y evitando prácticas no éticas en la profesión.

El Comité lo conforman el presidente de la Asociación, Diego Comendador, los vicepresidentes, Aticus Ocaña Martín y Unai Olabarrieta de Frutos, Blas A. González, exmagistrado del Consejo del Poder Judicial, Marta Flores Segura, doctora en Derecho por la UAM y el notario Javier de Lucas y Cadena.

Sobre el nombramiento, Blas A. González, ex magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona y del Juzgado de lo Mercantil de Granada y exCuatrecasas, ha destacado su ilusión por formar parte del Comité y el valor social del mismo: “ASPAC realiza una gran labor para el sector de los administradores concursales. Dotar de un código de buenas prácticas a la profesión y crear un comité que vele por su aplicación efectiva es fundamental para mejorar tanto la actuación de los administradores como la percepción social de una labor tan importante para la buena marcha de la economía y la protección del tejido productivo del país”, explica González.

La Asociación Profesional de Administradores Concursales (ASPAC) es el colectivo más representativo del sector en España, agrupando a alrededor de más de 150 insolvency practitioners que gestionan algunos de los principales concursos declarados en España. Algunos de los objetivos que reflejan sus estatutos son potenciar el conocimiento y la gestión de los profesionales de la insolvencia para reflotar las empresas en crisis y/o concursos de acreedores o el establecimiento de un código deontológico profesional para evitar prácticas no éticas en la profesión, objetivo en el que se enmarcan iniciativas como el mencionado Código de Buenas Prácticas o el comité independiente encargado de su cumplimiento.