FAMILIA

Competencia para conocer del incidente del art. 156 CC (discrepancias en torno al ejercicio de la patria potestad) cuando exista proceso familiar principal

Foro 01-01-2014 Coordinador: Prieto Fernández-Layos

Planteamiento

El párrafo primero y el primer inciso del segundo, del art. 156 CC (EDL 1889/1) establecen:

"La patria potestad se ejercerá conjuntamente por ambos progenitores o por uno solo con el consentimiento expreso o tácito del otro. Serán válidos los actos que realice uno de ellos conforme al uso social y a las circunstancias o en situaciones de urgente necesidad.

En caso de desacuerdo, cualquiera de los dos podrá acudir al Juez, quien, después de oír a ambos y al hijo si tuviera suficiente juicio y, en todo caso, si fuera mayor de doce años, atribuirá sin ulterior recurso la facultad de decidir al padre o a la madre".

La aplicación de este precepto ha venido enmarcada casi siempre en el contexto de una crisis familiar ya judicializada. De aquí que la mayoría de las solicitudes sobre discrepancias en el ejercicio de la patria potestad se presenten ante el Juzgado que esté conociendo o haya conocido del procedimiento principal.

De todas formas, existen dos corrientes doctrinales en la práctica forense que divergen en orden a la determinación del Juzgado competente en estos casos. Una se decanta por considerar que la competencia es siempre del órgano judicial que conozca del pleito familiar principal, basándose en lo dispuesto en el art. 61 LEC (EDL 2000/77463), al entender que la discrepancia sobre patria potestad es una mera incidencia de aquél; mientras que la otra, afirma que el procedimiento recogido en el art. 156 CC carece de norma específica sobre competencia, no pudiéndose identificar tampoco con uno de ejecución de resoluciones judiciales, por lo que, a falta de precepto singular, debe estarse a las disposiciones generales sobre competencia recogidas en el art. 769 LEC, máxime cuando así se salvan también las solicitudes presentadas sobre el particular sin que se haya presentado todavía, o se vaya a presentar nunca, la demanda principal.

Según se siga uno u otro criterio, y dependiendo de los casos, puede ocurrir que, al mismo tiempo, un Juzgado esté conociendo de estos supuestos y otro distinto, del proceso matrimonial o de menores cardinal.

En la coyuntura de que exista un procedimiento principal, ¿debe conocer los casos de discrepancia en el ejercicio de la patria potestad el Juzgado que esté conociendo o haya conocido de dicho proceso?

 

Este foro ha sido publicado en la "Revista Derecho de Familia", el 1 de enero de 2014.

Puntos de vista

José Javier Díez Nuñez

Indudablemente el art. 156 CC (EDL 1889/1), como norma sustantiva que es, no ...

Leer el detalle

Gema Espinosa Conde

Se nos plantea la cuestión de que Juzgado es competente para c...

Leer el detalle

Eladio Galán Cáceres

Es claro que cuando la cuestión relativa al ejercicio de la patria potestad,...

Leer el detalle

Antes de entrar en el examen de la cuestión formulada es conveniente precisa...

Leer el detalle

Juan Miguel Jiménez de Parga Gastón

Las discrepancias o desacuerdos en el ejercicio de la patria potestad, por pa...

Leer el detalle

Debe entenderse que, de la misma manera que entendemos que es posible que exi...

Leer el detalle

Antonio Javier Pérez Martín

Cuando existe entre los progenitores discrepancias en el momento de adoptar u...

Leer el detalle

Creo que el incidente al que se refiere el art. 156 CC (EDL 1889/1), tal y co...

Leer el detalle

En primer lugar, se ha de formular una precisión en lo que respecta al conte...

Leer el detalle

Resultado

Aprobado por MAYORÍA DE 6 VOTOS

Entiende la mayoría de nuestros colaboradores, fundamentalmente y entre otros argumentos, que, dada la ausencia de normativa específica sobre el particular, se debe acudir al tenor del art. 61 LEC (EDL 2000/77463) cuando dispone que, salvo disposición legal en otro sentido, el tribunal que tenga competencia para conocer de un pleito la tendrá también para resolver sobre sus incidencias, de ahí que se deba entender que cuando, como en el supuesto que se somete a deliberación, ya exista o haya existido un procedimiento familiar iniciado, si surge cualquier tipo de contienda entre los progenitores sobre la patria potestad, la competencia para su conocimiento la ostenta el mismo órgano judicial, debiendo seguirse la regla general sentada por la doctrina jurisprudencial de que el juez competente para pretensión principal, lo es también para conocer de todas las demás.

La corriente negativa plantea como punto de partida si estas peticiones sobre controversia en el ejercicio de la patria potestad son meras incidencias del procedimiento de familia y por tanto deben ser conocidas, por aplicación del art. 61 LEC, por el mismo Juzgado que conoce del proceso de familia, o son procedimientos independientes que tienen sus propias normas de competencia territorial. Y aquí, tanto Dña. Gema Espinosa como Don Juan Pablo González dan una respuesta negativa e indican que estas cuestiones sobre las discrepancias en el ejercicio de la patria potestad no pueden considerarse una mera incidencia del procedimiento de familia y por tanto tendrán sus propias normas de competencia.

Aún más, Don Juan Pablo González manifiesta que la controversia sobre el ejercicio de la patria potestad es completamente autónoma e independiente del proceso principal matrimonial o de menores, y no una mera incidencia del mismo ni una cuestión incidental y ni siquiera cabe considerar que la divergencia sea una cuestión a solventar en la ejecución de la resolución judicial recaída en el proceso matrimonial o de menores pues, aunque ésta hubiere establecido que determinadas decisiones sobre ejercicio de patria potestad se adoptarán conjuntamente o, en su defecto, será precisa una resolución judicial, es claro que la resolución judicial que dirime la controversia exige una previa "cognitio" a sustanciar en el oportuno proceso declarativo, que no es otro que el previsto en el inciso primero del párrafo segundo del art. 156 CC (EDL 1889/1). Y en atención a todo ello, la determinación del juzgado competente para conocer del procedimiento de jurisdicción voluntaria a que se refiere el art. 156, párrafo 2º, CC ha de hacerse acudiendo a las reglas generales de competencia establecidas en el art. 769 LEC, lo cual puede, efectivamente, acarrear como consecuencia ineludible que un juzgado conozca del proceso principal matrimonial o de adopción de medidas paterno filiales y otro distinto de la controversia sobre ejercicio de la patria potestad.

También en esta corriente Don Luis Zarraluqui indica expresamente que en los procesos del art. 158 CC el legislador trata el tema de la competencia con una amplitud desmesurada, reveladora, a su juicio, de su indiferencia por tales cuestiones, ya que el considera que "todas estas medidas podrán adoptarse dentro de cualquier proceso civil o penal o bien en un procedimiento de jurisdicción voluntaria".

Competencia para conocer del incidente del art. 156 CC (discrepancias en torno al ejercicio de la patria potestad) cuando exista proceso familiar principal
Valora este artículo