TRÁFICO

Cómputo del plazo de prescripción en caso de incapacidad permanente del lesionado cuando se reclama a la vez la declaración de invalidez

Foro 01-01-2014 Coordinador: Velasco Núñez

Planteamiento

Sabido es que la reforma del Código Penal (EDL 1995/16398) ya en trámite parlamentario conlleva la desaparición de las faltas del Libro III de este texto legal, y con ello la despenalización de los accidentes de tráfico por imprudencia en los que se causen lesiones que se derivarán a la vía civil. Por ello, aunque la transitoriedad de esta reforma todavía nos permitirá seguir contemplando la tramitación de los juicios de faltas de tráfico hasta tanto se apruebe el Código Procesal penal lo cierto es que en breve habrá que derivar toda la siniestralidad vial con daños y lesiones a la vía civil. En este caso planteamos una cuestión relativa a la prescripción, o no, de la acción de reclamación civil de un perjudicado lesionado en un accidente de tráfico a la aseguradora suya o del vehículo contrario cuando este ha sufrido lesiones y secuelas y estaba desempeñando actividad laboral. En estos supuestos sumamente típicos, y por su reiteración es por lo que lo traemos aquí. Sabemos que el conocimiento del daño sufrido que ha de determinar el comienzo del plazo de prescripción lo tiene el perjudicado al producirse el alta definitiva, en la medida que en esta fecha se declaran estabilizadas las lesiones y se concretan las secuelas o, lo que es igual, se determina en toda su dimensión el daño personal y los conceptos objeto de indemnización.

Ahora bien, si de las lesiones causadas por el hecho generador de la responsabilidad civil extracontractual que se reclama se derivan secuelas determinantes de incapacidad permanente, supuesto también frecuente, la cuestión que planteamos es si el inicio del cómputo para calcular al año de la prescripción cuenta desde que el lesionado tuvo el alta médica y conoció el alcance lesional o hasta que se resuelve finalmente sobre su situación de invalidez administrativa.

Este foro ha sido publicado en la "Revista Derecho de la Circulación", el 1 de enero de 2014.

Puntos de vista

Enrique García-Chamón Cervera

Hemos de partir de que la jurisprudencia declara que la prescripción de la a...

Leer el detalle

Luis Alberto Gil Nogueras

La Jurisprudencia del TS ha analizado en varias ocasiones la controversia aqu...

Leer el detalle

Fernando Lacaba Sánchez

De todos es sabido, la importancia que en Derecho tienen los plazos para el e...

Leer el detalle

Manuel Perales Candela

El inicio del cómputo del plazo de prescripción en las reclamaciones civile...

Leer el detalle

Alberto Pérez Ureña

Con carácter general, se puede decir que al operar fundamentalmente como lim...

Leer el detalle

Esteban Solaz Solaz

Se plantea cuál es el inicio del plazo de prescripción para las reclamacion...

Leer el detalle

Luis Antonio Soler Pascual

Para determinar cuándo comienza a correr el plazo de prescripción en los ca...

Leer el detalle

Julio José Úbeda de los Cobos

Para resolver la cuestión deben analizarse los presupuestos y circunstancias...

Leer el detalle

Eloy Velasco Núñez

Por definición, la incapacidad permanente es aquélla que no cesa, que nunca...

Leer el detalle

Resultado

RESPUESTA APROBADA POR MAYORÍA DE 8 VOTOS

La mayoría de nuestros colaboradores concluye que:

1.- El TS ha declarado recientemente que si se ha seguido expediente para dirimir definitivamente cuáles han sido las consecuencias de repercusión de las lesiones en la capacidad laboral del trabajador o si el demandante no se hubiera conformado en su día con la resolución administrativa correspondiente sobre el grado de su incapacidad, el día inicial del plazo de prescripción es aquel en que se resuelva definitivamente la reclamación del perjudicado contra la decisión administrativa sobre el grado de su incapacidad, pues sólo entonces podrá detallar en su demanda civil el definitivo daño sufrido.

2.- Por tanto, el plazo de inicio del cómputo lo será el día siguiente a la notificación de la resolución administrativa acordando la incapacidad o bien el día siguiente de la sentencia judicial firme que así la declare.

3.- Es más ajustada la opción que pasa porque el indicado dies a quo coincida con el de declaración administrativa que resuelve definitivamente sobre la situación de invalidez administrativa. Creemos que esta opción prevalece sobre la que pretende que el plazo inicial del cómputo coincida con el del alta médica. La solución expuesta ha sido la ofrecida por la Sentencia del TS, Sala 1ª, 45/2012, de 27 de enero (EDJ 2012/37477).

4.- No obstante, incluso con más detalle puede afirmarse que lo cierto es que cuando el lesionado no se hubiera conformado en su día con la resolución administrativa correspondiente sobre el grado de su incapacidad, la jurisprudencia, sin dejar de aplicar la doctrina de la Sala Cuarta, expuesta anteriormente, toma como día inicial del cómputo aquel en el que se resuelva definitivamente la reclamación del perjudicado contra la decisión administrativa sobre el grado de su incapacidad, pues sólo entonces podrá detallar en su demanda civil el definitivo quebranto sufrido y cuantificar con claridad y precisión, como exigen los arts. 253 y 254.4 LEC (EDL 2000/77463) y resulta del art. 219 al tratar de las sentencias con reserva de liquidación, la indemnización pretendida, ya que, el daño es mayor si incapacita para todo tipo de trabajo que si sólo incapacita para determinados trabajos, y precisamente sobre esta cuestión versó la controversia del proceso seguido ante el orden jurisdiccional social. Éste fue el parecer de la Sentencia número 621/2009 (EDJ 2009/234623) del TS cuando estableció que el inicio del cómputo del plazo se inicia a partir de la sentencia firme dictada, no de la resolución administrativa.

5.- Parece lo conveniente diferir a la declaración de invalidez cuando es también consecuencia de la lesión el momento del inicio de la prescripción.

6.- La Jurisprudencia más reciente considera que cuando de las secuelas se deriva una situación de incapacidad permanente, su determinación no se alcanza con la sanidad, sino con la resolución posterior que la declare. Por tanto, la resolución administrativa correspondiente, o la resolución judicial posterior, caso de no conformarse el perjudicado, con la denegación inicial, marcará el momento inicial para el cómputo del plazo de prescripción.

Por su parte, Enrique García-Chamón Cervera entiende que:

1.- El conocimiento del daño sufrido que ha de determinar el comienzo del plazo de prescripción lo tiene el perjudicado en la fecha en la que se declaran estabilizadas las lesiones y se concretan las secuelas o, lo que es igual, se determina en toda su dimensión el daño personal y los conceptos indemnizables.

2.- Habrá que estar a la fecha de la efectiva estabilización lesional del perjudicado que permite conocer la entidad del daño personal definitivamente causado para iniciar el cómputo del plazo de prescripción anual cuando se tenga intención de aplicar el factor de corrección de la incapacidad del perjudicado sin poder demorar el dies a quo al momento en que se adopta la resolución administrativa de la Seguridad Social o, en su caso, se dicta la correspondiente resolución judicial del orden social porque los parámetros para su valoración son distintos de los tenidos en consideración en el ámbito de la circulación viaria y persiguen una finalidad distinta.

3.- De lo contrario, se haría depender el inicio del plazo de prescripción del arbitrario momento en que se solicitara la valoración o las sucesivas revisiones por el perjudicado y se adoptara una resolución administrativa cuando aquél ya tenía con anterioridad conocimiento de las limitaciones funcionales subsumibles en alguna de las categorías de incapacidad.

Cómputo del plazo de prescripción en caso de incapacidad permanente del lesionado cuando se reclama a la vez la declaración de invalidez
Valora este artículo