DESPLAZAMIENTO DE TRABAJADORES - GUERRA DE UCRANIA

La guerra de Ucrania y su impacto en asignados internacionales y trabajadores locales

Tribuna
Desplazamiento de trabajadores-img

Intentaré cubrir dos aspectos que están de actualidad por la invasión de Ucrania por el ejército ruso:

1.- Cómo actuar en relación con las personas desplazadas a Ucrania por su empresa, sea cual sea su nacionalidad.

2.- Pasos que se han dado cuando se tiene oficina/sucursal en Ucrania, o una empresa filial en dicho país.

 

PERSONAS DESPLAZADAS A UCRANIA POR LA EMPRESA

El objetivo han sido las personas desplazadas temporalmente a Ucrania por la empresa y sus familias, que han de ser tan importantes para nuestra organización como los trabajadores.

En principio –salvo consideraciones humanitarias, que nunca cabe excluir y que conllevarían la completa discrecionalidad de la empresa- los llamados “trabajadores locales” (es decir, aquéllos trabajadores con los que se ha pactado su incorporación a Ucrania en las mismas condiciones que los trabajadores ucranios) no entrarían dentro del ámbito de aplicación de las medidas que se indicarán a continuación, pero nada impide cambiar de criterio.

En lo tocante a los llamados “locales plus”, habrá que estar a lo que se haya pactado en cada caso.

Lo anteriormente indicado, aunque simple, engloba todas las modalidades de movilidad (por ejemplo, las personas en “planes de carrera junior” que tienen estatus de trabajadores locales pero su estancia está pactada como temporal, deberían de entrar dentro del objetivo)

A raíz de la pandemia, las políticas corporativas y, consecuentemente, las cartas de asignación, han pasado a regular en detalle las emergencias, tanto sanitarias como de cualquier otro tipo, cosa que anteriormente no era tan frecuente.

En una situación de preguerra, con riesgo de invasión, lo sensato siempre es evacuar a los trabajadores desplazados temporalmente y a sus familias. Según el tipo de empresa ante el que estemos, la decisión se habrá tomado en un nivel u otro:

  • En organizaciones complejas, suele existir un Comité de Seguridad en el que están presentes al máximo nivel los responsables de negocio, de las personas y la seguridad. En él se toma la decisión de evacuar. En organizaciones más pequeñas, la decisión la toman la dirección, la propiedad, etc.

 

  • La ejecución de esta decisión suele estar delegada al Área Corporativa de Seguridad, en coordinación con el Área de Personas (que es donde suele estar alojada el Área de Asignaciones Internacionales).

 

  • En organizaciones menos complejas, a veces la ejecución se encomienda a una empresa especializada en la materia.

 

  • Se pueden dar soluciones mixtas (Área de Seguridad apoyada por empresa de seguridad).

 

Las decisiones en materia de seguridad o de emergencia son de obligado cumplimiento para el personal de la empresa y prevalecen sobre cualquier otra, y así conviene hacerlo constar en la carta de asignación internacional.

La evacuación puede ser provisional o definitiva; dependerá de la recomendación del Área de Seguridad o de la empresa experta en la materia, teniendo en cuenta lo que establezca en Ministerio de Asuntos Exteriores. También puede ser inicialmente provisional (por ejemplo, por tres meses) y devenir en definitiva a su término. Esto –y su impacto en las compensaciones- conviene que esté regulado con cierto detalle en la política de la empresa y/o en la carta de asignación internacional.

La evacuación provisional puede realizarse a un tercer país en el que la empresa cuente con cierta infraestructura (por ejemplo, Polonia, Hungría, República Checa en el caso de Ucrania). Si es definitiva, lo es al país de origen o a España.

No se pueden perder de vista, en evitación de problemas, todos los aspectos derivados de la nacionalidad de nuestros asignados internacionales, así como la situación de la pandemia y su regulación en los países de que se trate.

En el caso de la guerra de Ucrania, vista la ausencia de todo respeto a la población civil, la evacuación más lógica es la definitiva y, por ende, al país de origen, que suele ser España.

 

  • De organizar los vuelos se suele ocupar el Área de Seguridad y/o empresa de seguridad. También de los transfers en medios lo más adecuados que resulte posible.
  • ¿Cómo se gestionan alojamientos y colegios para el regreso al país de origen? Hay que estar a lo que disponga la política corporativa correspondiente y/o la carta de asignación. Lo más lógico es poner a disposición de los retornados un alojamiento provisional por un plazo razonable (por ejemplo, un mes) y facilitarles –con la ayuda de una entidad de relocation- un alojamiento estable y colegios, por cuenta de la empresa en ambos casos, por un periodo de un año/ un curso académico.
  • Durante dicho periodo, se procederá a reubicar profesional y económicamente en la organización a los profesionales retornados, que tendrán que hacer el seguimiento en remoto –en la medida de lo posible- las operaciones de Ucrania.

 

Este tipo de situaciones pueden ser ciertamente costosas en términos económicos, pero han de abordarse con cierta altura de miras:

  • No se puede defraudar a las personas que han puesto su vida y las de sus familias en nuestras manos.
  • Vale más la pena suprimir almuerzos de trabajo, asesores de imagen y demás que regatear en una materia tan delicada.
  • Estar a la altura de las circunstancias lanza un mensaje muy potente a todos los integrantes de la empresa, reforzando la imagen, el orgullo de pertenencia y dando credibilidad a las asignaciones internacionales.

 

Si el CEO de la empresa de Ucrania es un asignado internacional, ha de ser evacuado al ser la prioridad absoluta salvar vidas, pero quizá en su caso haya que valorar si es o no más aconsejable –siempre que el interesado acceda- su permanencia en un país limítrofe en el que la empresa tenga algún tipo de soporte. La ejemplaridad es importante. Su familia podría regresar al país de origen, si se considera preferible. En este caso especial, quizá haya que regular ad hoc las condiciones aplicables.

Algunos aspectos logísticos:

  • Conviene dejar regulado en la carta de asignación que se mantendrá operativo el teléfono móvil corporativo del país de origen, que solo se empleará en casos de necesidad o emergencia de cualquier tipo. En situaciones como esta, pueden ser tremendamente útil para asegurar la comunicación con el Área/empresa de Seguridad.
  • Cancelación de alquiler viviendas en Ucrania, contratos de suministros y colegios: Al tratarse de una evacuación definitiva, de estos aspectos ha de ocuparse nuestra empresa en Ucrania o la entidad de relocation, en la medida de lo posible.

 

He podido saber que las empresas españolas han sido muy diligentes en la repatriación de sus asignados internacionales y sus familias.

IMPLANTACIÓN EN UCRANIA

No es uno de los mercados más habituales para las empresas españolas. Hay entidades que cuentan con oficinas o sucursales; otras con entidades filiales.

Las operaciones suelen seguir activas, con todas las dificultades e incertidumbres. Depende de la actividad y del lugar, como es lógico.

Respecto a los trabajadores locales:

Muchos trabajadores –lo siguen siendo a todos los efectos posibles- han permanecido en el país. Quienes han podido, han abandonado las zonas de mayor conflicto hacia el oeste. Se han alojado en casas de familiares o amigos, desde donde se conectan a distancia para hacer sobre todo trabajos de administración y similares.

Los hombres no han podido abandonar el país, sea cual sea su cualificación profesional. Han sido movilizados y están sirviendo en el ejército; se suelen desconocer los pormenores de su situación.

Las mujeres sí han podido desplazarse fuera de Ucrania. En algunos casos, en vez de marcharse al oeste de Ucrania se les ha ofrecido la posibilidad de venir a España y han aceptado hacerlo, con carácter –en principio- provisional. Los desplazamientos no han sido difíciles; generalmente se han organizado desde Polonia u otros países limítrofes con Ucrania. El proceso de regularización en España ha sido algo más trabajoso de lo que parecía previsible. La intención es pagar salarios en España, manteniendo, al menos en principio, las cotizaciones a la Seguridad Social en Ucrania, ya que entre España y Ucrania existe convenio internacional en materia de Seguridad Social. Transcurrido un plazo prudencial, habrá que valorar si se cotiza a la Seguridad Social española o no.

En principio, internet está funcionando en Kiev (a veces no lo hace); en otros lugares del país no funciona, con las subsiguientes dificultades. Todo puede variar a diario; la incertidumbre es completa.

Como están acreditando, los ucranianos son un pueblo sanamente orgulloso y quien más o quien menos está seguro de que volverá a su localidad de procedencia.