fbpx

JUSTICIA

El Supremo declara extinguido un contrato de alquiler por la muerte de uno de los cónyuges

Noticia

El pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo ha declarado extinguido un contrato de alquiler firmado por un matrimonio tras la muerte de uno de los cónyuges al entender que un alquiler no forma parte de los bienes gananciales.


Para tomar esta decisión, el Supremo reitera su doctrina jurisprudencial relativa a que el contrato de arrendamiento se rige por lo dispuesto en la Ley de Arrendamientos Urbanos. Según esta ley y a partir del fallecimiento del arrendatario, el cónyuge debe notificar la muerte al arrendador en tres meses e indicar la petición de subrogación por la persona facultada para hacerlo.

En el caso examinado, el usufructario de la vivienda demandó al ocupante solicitando la exención del contrato, pero la ocupante, esposa del fallecido arrendatario, alegó que era cotitular del arrendamiento celebrado en 1970 y que podía permanecer en el inmueble.

La sentencia de primera instancia estimó la demanda y declaró extinguido el contrato, pero la Audiencia Provincial de Barcelona revocó la decisión y mantuvo a la ocupante en la posesión de la vivienda al entender que existía cotitularidad por estar casados en el momento en que se celebró el contrato de alquiler.

La parte arrendadora interpuso un recurso de casación alegando que la sentencia de la Audiencia se oponía a la doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo. La Sala Primera ha estimado este recurso tras constatar la controversia doctrinal y jurisprudencial que existe.