fbpx

Participaron en la presentación el decano, José María Alonso; el presidente de la sección, Manuel Quintanar; el director del Centro Taurino de Madrid, Miguel Abellán; y el matador Gonzalo Caballero

El ICAM inaugura una Sección dedicada al Derecho de la Tauromaquia

Noticia

"Ha costado sacar adelante esta sección”, reconocía el decano José María Alonso apenas empezar el acto, que convocó a más de 650 personas, y que ha generado expectación y polémica a partes iguales estos días, “pero tenía que salir porque la tauromaquia no es sólo algo que forma parte de nuestra raíz como españoles, desde el punto de vista jurídico tiene muchísimos componentes, confluyen todo tipo de disciplinas jurídicas (Laboral, Administrativo, Penal…) que conforman la regulación de un arte tan importante”, explicaba el decano.

Gonzalo Caballero José María Alonso Manuel Quintanar y Miguel Abellán

La nueva sección, presidida por el catedrático de la Universidad Complutense Manuel Quintanar, es la número 45 dentro de la numerosa familia del ICAM y contó para su jornada inaugural con las intervenciones de Miguel Abellán, director del Centro Taurino de Madrid, y el matador Gonzalo Caballero.

“El ICAM tenía que estar también aquí, somos un país diverso, hay personas que opinan de una manera y personas que opinan de otra, pero la obligación de la institución es que todos aquellos que tengan una inquietud profesional o que ejercen su actividad en una determinada área, tengan aquí su casa, aquí cabemos todos”, recordaba Alonso, señalando que su actividad seguirá, como la del resto de secciones del Colegio, “criterios de excelencia, eficacia y utilidad”.

Desideologizar la tauromaquia

Por su parte, Quintanar compartió los diez objetivos que servirán como guía para su recién iniciada andadura “que tiene que ver con diversas ramas del Derecho”, y además es transversal a muchas otras materias como la música o la pintura. Entre estos objetivos, además del “constante análisis de los espacios regulatorios que afectan a la vida del toro, a la celebración de espectáculos y a la actividad empresarial en torno a la Tauromaquia”, así como la “promoción y participación en las “necesarias reformas normativas”, Quintanar se refirió a la importancia de “desideologizar” esta actividad: “no pertenece a ningún partido político”, insistió. Punto en el que coincidió Abellán, destacando que “es cultura y no tiene siglas políticas, le pertenece al pueblo, tampoco debería ningún partido arrogarse su bandera”.

El presidente de la sección también explicó que aspira a que sirva de base para “crear una Real Academia del Derecho de la Tauromaquia” y “fortalecer las relaciones internacionales hasta llegar a la UNESCO para declarar la tauromaquia como patrimonio intangible de la humanidad, estoy convencido de que lleva siéndolo mucho tiempo”, declaró.

La Tauromaquia como valor cultural

No se trata de un imposible, ni siquiera hay que viajar muy lejos para encontrar el reconocimiento de la tauromaquia como actividad protegida, “los franceses la han blindado de manera legal y fueron pioneros en declararla patrimonio cultural”, señalaba Abellán. Así mismo, puso sobre la mesa el agravio comparativo que supone respecto de otras actividades del ámbito cultural, “mientras que otras reciben cantidades millonarias, la tauromaquia sólo recibe de los presupuestos del estado 65.000€”, criticando que, pese a la aportación económica que genera la industria taurina, “no estamos en igualdad de condiciones con el resto de gremios culturales”.

Como recordó su presidente, esta sección nace con la vocación de convocar a todos, taurinos y antitaurinos, para ahondar, desde el conocimiento, sus verdaderas implicaciones y lograr una regulación efectiva y ejemplar para todos los profesionales implicados que garantice la subsistencia del toro de lidia.