Mercantil

Las empresas tendrán que informar sobre los riesgos financieros y las estimaciones de acontecimientos futuros significativos que hagan los administradores

Tribuna Madrid

Efectivamente, en el apartado 2 de la Memoria sobre Bases de presentación de las Cuentas Anuales, existe el punto 2.3. Aspectos críticos de la valoración y estimación de la incertidumbre y juicios relevantes en la aplicación de políticas contables.

¿Qué debe contener este punto del apartado 2 de la Memoria?

Pues en nuestra opinión, contiene dos tipos de información:

  • Información sobre los riesgos más significativos de continuidad en la empresa, e
  • Información sobre las principales estimaciones realizadas por los administradores para el suministro de la información contable.

Veamos cada uno de ellos por separado.

Información sobre los riesgos más significativos de continuidad en la empresa. En el caso más habitual de que la sociedad haya elaborado sus estados financieros bajo el principio de empresa en funcionamiento, sin que exista ningún tipo de riesgo importante que pueda suponer cambios significativos en el valor de los activos o pasivos en el ejercicio siguiente, no existe ningún problema, pero en el caso contrario, esto es, que la empresa en cuestión tenga problemas de refinanciación de la deuda, situaciones de desequilibrio patrimonial, o cualquier otra cuestión de las cuales pudieran desprenderse dudas sobre la continuidad de la empresa, los responsables de la entidad (administradores) están obligados a manifestarlo en este punto, así como los aspectos mitigantes que pudieran despejar dichas dudas.

Ello supone que si la empresa se encuentra en dificultades financieras o se encuentra en situación de desequilibrio por pérdidas patrimoniales importantes que pongan en duda su continuidad, los gestores de la empresa deberán manifestarlo de forma clara en la Memoria de las Cuentas Anuales.

Además de esto último, en el caso de existir incertidumbres futuras, es obligatorio incluir información sobre la naturaleza y valor contable en la fecha de cierre de los activos o pasivos que puedan tener cambios significativos en el ejercicio siguiente debido a estos riesgos.

Pero vayamos por partes, en caso de dificultades financieras, todo el mundo tiene más o menos claro que estamos hablando, de problemas de refinanciación de la deuda con los bancos, problemas de pago, etc. Esto es una situación que debe describirse de forma clara en el punto de la Memoria que estamos comentando. También aquellos aspectos que puedan mitigar o disipar dudas sobre el futuro, por ejemplo, futuros acuerdos con los bancos, ampliaciones de capital, garantía de las deudas, etc. etc.

También hay que saber que una empresa se encuentra en desequilibrio patrimonial cuando incumpla lo indicado en los artículos 327 y 363.1.e) de la Ley de Sociedades de Capital.

En el artículo 327, se indica que “En la sociedad anónima, la reducción del capital tendrá carácter obligatorio cuando las pérdidas hayan disminuido su patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes de la cifra del capital y hubiere transcurrido un ejercicio social sin haberse recuperado el patrimonio neto”; mientras que el artículo 363.1.e) es más grave y afecta tanto a la sociedad anónima como limitada, en este artículo se indica que la sociedad debe disolverse, entre otras cuestiones, cuando las pérdidas hayan dejado “….reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social, a no ser que éste se aumente o se reduzca en la medida suficiente, y siempre que no sea procedente solicitar la declaración de concurso”. Pues bien, todas estas son causas de desequilibrio, que en caso de acontecer suponen riesgos de continuidad para la empresa y cuya responsabilidad de información recae en los Administradores a través de la nota 2.3 de la Memoria.

Información sobre las principales estimaciones realizadas por los administradores para el suministro de la información contable. En cuanto a las estimaciones, hay que decir que para la preparación de las cuentas anuales es necesario, en muchos casos, que los administradores realicen estimaciones contables importantes, estimaciones e hipótesis, que pudieran afectar a los criterios contables adoptadas, y en consecuencia, a la valoración de los activos, pasivos, ingresos y gastos devengados en el ejercicio. Algunas estimaciones contables se consideran significativas en el caso de que las mismas tenga impacto material sobre la situación financiera y patrimonial de la entidad.

Pues bien, también hay que informar sobre ello en el apartado de la memoria que comentamos, con un párrafo en los siguientes términos de forma general, aunque habría que adaptarla a cada caso concreto: “Aunque estas estimaciones fueron realizadas por la Dirección de la Sociedad con la mejor información disponible al cierre de cada ejercicio, aplicando su mejor estimación y conocimiento del mercado, es posible que eventuales acontecimientos futuros obliguen a la Sociedad a modificarlas en los siguientes ejercicios. De acuerdo con la legislación vigente se reconocerá prospectivamente los efectos del cambio de estimación en la cuenta de resultados”.

A continuación, las principales estimaciones y juicios realizados por la Sociedad, indicando además la nota en la memoria donde se explican con detalle, como, por ejemplo:

-          Vida útil de los activos materiales e intangibles.

-          Estimaciones realizadas para la determinación de los compromisos de pagos futuros.

-          Probabilidad de ocurrencia y el importe de los pasivos indeterminados o contingentes.

-          Reclamaciones por garantía

-          Provisiones por litigios.

-          Recuperabilidad de activos por impuestos diferidos.

-          Deterioro de saldos de cualquier cuenta de activo.

-          Reconocimiento de ingresos.

-          Posibles cambios fiscales, etc, etc.

Esta responsabilidad de información sobre los riesgos financieros y sobre las estimaciones que realicen los administradores de la compañía para proporcionar la imagen fiel de la compañía a través de sus Cuentas Anuales, recaerá sobre los administradores de la compañía, que son los responsables sobre la información financiera y contable que se ofrece, de tal modo que, si se omite, podrían ser acusados de omisión u ocultación de información, e incluso de tergiversación de la información contable, en un documento público, como son las Cuentas Anuales.

Pues bien, todo esto, y mucho más se explica en el nuevo curso de formación Lefebvre sobre el Contenido de la Memoria Normal.

Las empresas tendrán que informar sobre los riesgos financieros y las estimaciones de acontecimientos futuros significativos que hagan los administradores
Valora este artículo