fbpx

Una taquilla inteligente es una solución de almacenaje con tecnología integrada, que permite automatizar la distribución y notificación de entrega de paquetería

Taquillas inteligentes. Transformación digital para la recepción de paquetería: así es como funcionan las cada vez más conocidas «smart lockers»

Tribuna
taquilla_imagen

  • Introducción

La primera vez que solemos encontrarnos con este nuevo personaje de la logística urbana, es cuando entramos al portal de nuestra comunidad una tarde cualquiera al volver del trabajo. Y ahí está, frente a nosotros se encuentra el armario que dicen que es inteligente (y que yo habría jurado que esta mañana no estaba). Puede ser de varios colores y tamaños: rojo y grande, amarillo y pequeño, con estampado multicolor, y de variadas marcas. Ya que son bastantes las empresas que están embarcándose en la nueva aventura de habilitar nuevos puntos de entrega de paquetería. También podemos encontrarlos en sitios públicos, como estaciones de metro, centros comerciales, o incluso en espacios de trabajo como oficinas.

  • Y es que cada vez recibimos más paquetes

La necesidad de este tipo de soluciones surge del incremento de la compra online que ya era notable en los últimos años, pero que ha despegado de forma exponencial como resultado de la pandemia y consecuentes cuarentenas provocadas por el COVID-19.

Según el VII Estudio Anual de eCommerce en España 2020 presentado por IAB Spain y Elogia, un 72% de los internautas españoles entre 16 y 70 años utiliza internet como canal de compra, es decir, 22,5 millones de personas. Pero el estudio va más allá y comparte cómo ha subido el promedio de compra de 3 veces al mes a 3,5 veces, llegando hasta más de 5 veces al mes en la franja de compradores más jóvenes comprendidos entre los 25 y 34 años, siendo el promedio de gasto de 68 € por cada compra.

Y las cifras no hacen más que aumentar.

Cada nuevo Black Friday y cada nueva Navidad vienen acompañadas de grandes picos de compras y de entregas, lo que puede considerarse el agosto de las empresas de logística, o al contrario, su peor pesadilla.

  • La Ley Postal en España

Según la Ley Postal española, el cartero tiene la obligación de entregar en mano todos los envíos registrados y comprobar siempre la presencia del destinatario, o en el caso contrario de que esté ausente, dejar una nota de aviso.

Y esto es muy importante. ¿Por qué? A diferencia de por ejemplo EEUU, en donde el cartero puede dejar el paquete en el felpudo de la puerta del chalet o del piso cuando no estás en casa, en España, el cartero no puede dejar el paquete desatendido. Si no estás en casa, debe dejar una nota de aviso y llevarse de vuelta el paquete al centro de reparto. Y a esto se le llama una entrega fallida.

Y la verdad, tenemos suerte de que sea así, ya que las cifras de paquetes robados de los porches de las viviendas en EEUU es de un 30%, según el 2019 Package Theft Report realizado por Shorr Packaging Corp, basado en entrevistas realizadas a más de 1.000 personas. Este fenómeno ya tiene hasta su propio nombre, llamándose popularmente a estos ladrones “Porch Pirates” o piratas de porches. Para que nos hagamos una idea, nada más y nada menos que 90.000 paquetes al día desaparecen en Nueva York. Una cifra verdaderamente abrumadora.

Volviendo al caso de España, las empresas Correos, Seur, RMW o incluso Amazon, que desde el mes de Septiembre 2020 también es considerado por la CNMV como operador postal, deben obligatoriamente realizar la entrega del paquete en mano. Y esto da lugar a un gran número de retos, ya que cada día compramos más online, mientras que la logística necesaria para acompañar a este aumento aún está en desarrollo. Supone que el 30% de las entregas son fallidas, siendo la razón principal que el destinatario está ausente y no se encuentra en su domicilio para recibir la entrega.

Si a eso le sumamos la creciente mentalidad de los usuarios compradores online de que: “El paquete debe llegar cuando yo quiera, donde yo quiera, y si no estoy, que vengan las veces que hagan falta…”, pues tenemos una situación muy poco deseada, como el colapso que sufrieron parte de las empresas de paquetería durante la pandemia dado el gran nivel de pedidos online que recibieron.

Cada vez más las empresas de logística se enfrentan a una nueva realidad en la que el destinatario cobra toda la importancia, y el reto es entregar ese paquete a la primera. Encontrándose de frente los problemas de movilidad urbana como son atascos, dificultad de acceso y desafíos medioambientales. Al mismo tiempo que se suma el tener que cumplir con períodos de entrega cada vez más cortos con las llamadas entregas rápidas, desde 24 horas hasta únicamente 2 horas desde el momento en que realizas el pedido hasta que te lo entregan en casa. Y que no se nos olvide la nueva, inesperada y acuciante necesidad de una entrega sin contacto dadas las nuevas circunstancias sanitarias y preocupación por el COVID-19 en la que queremos recibir el paquete cuanto antes, pero cuanto más lejos mejor.

  • Búsqueda de formas alternativas de entrega

Dadas todas estas razones, las empresas de logística invierten recursos, tiempo y creatividad en encontrar formas que permitan optimizar la logística de última milla, intentado evitar a toda costa la entrega fallida. Desde entregas en garajes de hogares unifamiliares como está empezando a hacer Correos, a entregar en maleteros de coche como están probando Volkswagen o Ford, o el habilitar espacios de garajes de oficinas utilizado como almacenes nocturnos para el reparto sostenible en las ciudades, como comienza a hacer la gran promotora Merlín. Existen muchas alternativas que se están probando, siendo las dos formas más asentadas el uso de los llamados puntos de conveniencia y las taquillas inteligentes.

Un punto de conveniencia es un lugar físico donde las mercancías compradas en línea son entregadas por los servicios postales, y recogidas por clientes particulares. El punto de conveniencia es, generalmente, un comercio de proximidad que acepta realizar, a cuenta de un operador logístico, los servicios de distribución de paquetes.

Los puntos de conveniencia son básicamente tiendas o negocios a donde se envía nuestro pedido y donde podemos recogerlo cuando queramos en un plazo de varios días. Y es que los puntos de conveniencia tienen una serie de ventajas para los compradores online que hacen que el uso de este tipo de entrega vaya en aumento, como la comodidad de no tener que esperar en casa a que llegue el repartidor, el poder seleccionar una ubicación cercana a casa o al trabajo, y la flexibilidad de horarios. Y esta solución también tiene la ventaja para los operadores logísticos de evitar la temida entrega fallida, aunque la creación de esta red de puntos suponga un coste monetario, y tarde tiempo en crearse ya que necesitan tener suficiente capilaridad de puntos de conveniencia para que este tipo de entrega sea efectivo.

Una taquilla inteligente es una solución de almacenaje con tecnología integrada, que permite automatizar la distribución y notificación de entrega de paquetería. Una vez que un paquete se entrega en la taquilla inteligente, el destinatario recibe automáticamente una notificación que le avisa de que su paquete está esperando para ser recogido, junto con una serie de instrucciones para su recogida.

Y las taquillas inteligentes son básicamente taquillas autoservicio que te permiten recoger tu paquete con total seguridad y autonomía, e incluso entregarlo. Pueden estar en zonas públicas como estaciones de metro, gasolineras o centros comerciales, o en zonas privadas como el portal del edificio de tu comunidad.

  • ¿Cómo recibir en una taquilla inteligente?

Al encontrarnos en el pico de la curva en la implantación de este producto, existen ahora mismo una gran variedad de marcas que comercializan estas taquillas, pudiendo colocarse en distintas ubicaciones. Lugares públicos como taquillas situadas en estaciones de metro o centros comerciales, o en espacios privados como hogares unifamiliares como chalets, edificios de oficinas, o espacios comunes de edificios de apartamentos. Por lo que dependiendo de dónde quieres recibir tu pedido puedes decantarte por una u otra.

Al realizar una compra en cualquier tienda online, en la dirección de entrega tendrás que especificar que se entregue en una de estas taquillas. La forma de indicarlo es diferente para cada marca, por lo que debes comprobar cómo hacerlo en la página web de la marca correspondiente. Pero una vez que decidas qué taquilla es la que más te conviene, y lo realices una primera vez, el resto de veces es muy sencillo.

Cada taquilla requerirá la aplicación de móvil correspondiente a su marca, que servirá como llave para abrirla. Una vez abierta, dentro encontrarás el paquete que el repartidor habrá colocado previamente allí, y que tú puedes recoger a la hora que más te convenga. Siempre teniendo en cuenta que tendrás de plazo un par de días para recogerlo, ya que la mayoría de las taquillas son “multiusuario”, y otra persona utilizará ese espacio en la taquilla una vez recojas tu pedido (hay que ser considerado con los demás usuarios).

 

  • ¿Cuánto cuesta recibir en una taquilla inteligente?

Los precios, al igual que las localizaciones, también varían, pudiendo llegar a costar desde un euro aproximadamente por entrega, a ser completamente gratis.

¿Cómo, gratis? Sí, efectivamente. Gracias a que algunas empresas de taquillas han llegado a colaboraciones con empresas de logística, es la empresa logística (o el repartidor) quien paga por entregar en la taquilla, no el usuario final por recibir en ella. Esto es así ya que utilizar estas taquillas supone un ahorro en tiempos de entregas para estas empresas, y un 100% de entregas efectivas a la primera.

 

  • Aspectos legales a tener en cuenta para tener una taquilla en casaHay una elevada tendencia a querer recibir en el hogar, por lo que los buzones que se instalan en las zonas residenciales están teniendo mucho auge, y más cuando algunas de las marcas los ofrecen de forma gratuita. Para viviendas unifamiliares los buzones sí suponen un gasto a priori, tienes que comprar la taquilla e instalarla para recibir en ella. En cambio, en un edificio de apartamentos o una comunidad de vecinos, los ofrecen de forma gratuita con instalación incluida, teniendo que ser aprobada su instalación en junta de vecinos.Independientemente, en muchos casos se están instalando sin aprobación previa de la junta de vecinos dada la prohibición de reuniones multitudinarias por el COVID-19, instalándose únicamente mediante acuerdo entre la empresa y el presidente o administrador. En cualquier caso, la forma legal adecuada para su correcta gestión es seguir lo especificado en el artículo 17.3 de la Ley de Propiedad Horizontal:

    Ley de Propiedad Horizontal, artículo 17.3

    «3. El establecimiento o supresión de los servicios de portería, conserjería, vigilancia u otros servicios comunes de interés general, supongan o no modificación del título constitutivo o de los estatutos, requerirán el voto favorable de las tres quintas partes del total de los propietarios que, a su vez, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación.

    Idéntico régimen se aplicará al arrendamiento de elementos comunes que no tengan asignado un uso específico en el inmueble y el establecimiento o supresión de equipos o sistemas, no recogidos en el apartado 1, que tengan por finalidad mejorar la eficiencia energética o hídrica del inmueble. En éste último caso, los acuerdos válidamente adoptados con arreglo a esta norma obligan a todos los propietarios. No obstante, si los equipos o sistemas tienen un aprovechamiento privativo, para la adopción del acuerdo bastará el voto favorable de un tercio de los integrantes de la comunidad que representen, a su vez, un tercio de las cuotas de participación, aplicándose, en este caso, el sistema de repercusión de costes establecido en dicho apartado.»

    En este caso una taquilla inteligente puede considerarse una modificación de los elementos comunes del edificio, aunque sea leve. Dado que su instalación y uso hace la vida más fácil a los vecinos permitiendo la recepción cómoda y segura de paquetes sin contacto (importante en estos tiempos de pandemia) es en la mayoría de las veces aprobada su instalación por todos los vecinos, además sin suponer coste alguno al ser regalado.

    Aclarar que gran parte de las taquillas inteligentes han sido diseñadas específicamente para no requerir de suministro eléctrico ni de conexión a internet. Por lo que las taquillas son gratuitas, siempre.

    Siguiendo esta premisa, las taquillas inteligentes pueden, y de hecho ya lo están haciendo, instalarse en el plazo de pocos días desde el momento de su petición. Y esta facilidad en la instalación de las taquillas busca llegar al mercado más rápidamente. Y aunque la taquilla no debe ser un producto barato, al regalarlo se aseguran en un corto tiempo una base de mercado que utilizará estas taquillas para sus compras online, y no las de la competencia. Suponiendo millones de paquetes recibidos únicamente en estas taquillas, es muy poco probable que los vecinos tengan razones para querer desinstalarlas e instalar las de la competencia, siempre y cuando hagan bien su trabajo.

    Este es un gran ejemplo de cómo la comercialización de un producto se ha adaptado a las restricciones legales existentes para llegar al mercado. Si no se hubieran diseñado así, y la taquilla tuviera un coste, supondría un impedimento para que fuera rápidamente aprobada en Junta de Vecinos. Lo que quiere decir que la venta a cada comunidad sería muy costosa, dada la alta posibilidad de rechazo por parte de los vecinos al ser un producto tecnológico por el que tendrían que pagar entre todos.

    En cambio, con la estrategia actual la taquilla puede ser instalada en pocos días desde su aprobación y ser utilizada por aquellos vecinos que lo deseen, sin que aquellos más tradicionales, que no son tan proclives al comercio online, tengan que pagar por algo que no van a usar. Seguramente dentro de pocos años las taquillas inteligentes se convertirán en la norma, e incluso necesidad dentro de los requerimientos de habitabilidad de un edificio comunitario.

  • El futuro de las taquillas inteligentes

Ya es así, que gran parte de nuevas promociones de edificios se están actualmente comercializando con taquillas ya instaladas, taquillas que se han incluido en la planificación del inmueble desde su ideación a través de acuerdos con promotores y constructores. Incluyéndose como aspecto positivo en la información de venta del inmueble, mostrándolo como extra de conveniencia y aspecto innovador.

Y aunque actualmente las taquillas se utilicen únicamente para recibir paquetes, próximamente podrán usarse para hacer devoluciones, e incluso envíos. Todo directamente desde la taquilla sin tener que desplazarte a la oficina de Correos o punto de recogida. Una vez que tienes la taquilla inteligente instalada, se abre un mundo de posibilidades para la creación de nuevos servicios.

Hay que tener en cuenta que las empresas responsables de estas taquillas son empresas nuevas, con equipos muy innovadores, con la idea clara de utilizar la tecnología para aportar valor a las partes involucradas. Tienen el apoyo de los usuarios, que pueden recibir el paquete sin estar en casa, y el apoyo de las empresas de reparto, que se ahorran grandes cantidades de dinero en entregas fallidas.

Por estas razones, y sobre todo por la gran conquista del mercado nacional que están realizando las empresas de taquillas inteligentes, podemos concluir que las taquillas están comenzando a ser ya un elemento indispensable en la decoración del portal de la comunidad.

 

Este artículo ha sido publicado en la "Revista Derecho Inmobiliario", en marzo de 2021.