LABORAL

Tomás Sala: "El modelo dual de representación de los trabajadores es confuso y complejo"

Noticia

El despacho Abdón Pedrajas apuesta por un cambio del modelo actual de representación de los trabajadores en la empresa –que combina la representación sindical y la electoral por tratarse de un modelo “desfasado y disfuncional” que acarrea muchos problemas prácticos en las empresas.


Durante una de las sesiones de trabajo del Aula Laboral del despacho Abdón Pedrajas, Tomás Sala, director de Formación de Abdón Pedrajas y Jesús Lahera, consultor del bufete y profesor titular de Derecho del Trabajo Universidad Complutense Madrid, han compartido sus conclusiones sobre el modelo de representación actual de los trabajadores en pymes y micropymes, entre otros temas.

Ambos expertos en laboral apuestan por un debate político “serio, transparente, abierto y pausado”, con un diálogo social previo y debates interdisciplinares entre economistas y laboralistas.

Modelo desfasado de los representantes unitarios

Asimismo, el catedrático destacaba que existen tres grandes disfunciones del sistema: un modelo electoral desfasado de los representantes unitarios, un reparto inadecuado de las competencias entre los dos tipos de representantes existentes, y un insuficiente papel directo del sindicato en la empresa. De este modo, apuntó Sala a la “gran complejidad y gran confusión” del modelo, que genera dos grandes bloques de problemas: organizativos y funcionales.

Así, en relación con los problemas organizativos, explicó que se excluye a la representación unitaria de los trabajadores en un amplio tejido productivo empresarial (pymes y micropymes) “con la paradójica saturación de esta misma representación en las grandes empresas por ser un modelo electoral excesivamente rígido”. Por tanto, a juicio de Tomás Sala, “existe un reparto de la representación totalmente desigual”.

También resulta criticable nuestro sistema de representación, a juicio de Sala, por la confusión y colisión de competencias de los representantes electivos y sindicales que “alcanza un grado máximo”. Por ello, desde Abdón Pedrajas proponen un nuevo reparto de competencias de modo que exista un protagonismo exclusivo de los representantes sindicales en las funciones reivindicativas mientras que las competencias de participación de los trabajadores en la empresa queden en manos de la representación unitaria.

Veinte problemas prácticos

Por su parte, Jesús Lahera Forteza, repasó diversos temas analizando hasta una veintena de problemas prácticos que derivan del actual modelo, así como las soluciones jurisprudenciales dadas hasta ahora. Así, se refirió a la rigidez del sistema electoral en la representación unitaria repasando las últimas sentencias en la materia del Tribunal Supremo y del Constitucional.

Otros temas complejos desde la perspectiva jurisprudencial son la continuidad casuística del mandato electoral de los representantes unitarios tras la transmisión de empresa, centro de trabajo o unidad productiva autónoma; o las competencias del delegado sindical de empresa en conexión con la representación unitaria (este último aspecto, en fase de construcción jurisprudencial).