fbpx

Entrevista

Benjamín Matínez: “Hay que saber adaptar la estrategia de Propiedad Industrial e Intelectual a la del negocio para poder aprovechar el abanico de oportunidades”

Entrevista
Clarke Modet_476

Entrevistamos a Benjamín Martínez, responsable de la Dirección Corporativa de Marketing, Alianzas y Comunicación, de ClarkeModet y especialista en Propiedad Industrial, con ocasión de los datos recientemente publicados por la Oficina de Patentes y Marcas (OEPM) correspondientes al periodo de enero y septiembre del presente año.

1.- Hola Benjamín, los datos de la OEPM indican que España ha experimentado una subida en el número de solicitudes de patentes españolas, pero si bien, a pesar de esto, persiste hoy por hoy, al igual que el año anterior, el índice negativo de las marcas y diseños españoles. A su juicio ¿cuáles considera que son las razones que han propiciado esta buena noticia en las solicitudes?

Creo que debemos quedarnos con un mensaje optimista y poner foco en que este incremento puede ser producto de la respuesta de pequeñas y medianas empresas españolas ante la crisis desatada por el COVID-19, que ha obligado a muchas organizaciones a incrementar su actividad innovadora para sobrevivir o mejorar sus oportunidades en el mercado.

Si algo ha dejado claro la pandemia es la necesidad urgente para todas las empresas, pero también de instituciones e incluso particulares, de apostar por una mayor inversión en innovación, ciencia y tecnología a todos los niveles. Si alguien antes no estaba convencido, hoy vemos que aquellos países que más invirtieron en innovación son los que mejor están capeando la crisis.

2.-  ¿En qué medida está afectando la pandemia de la COVID-19 en el proceso y el volumen habido de solicitudes de patentes españolas en el interior y en el exterior?

De hecho, el COVID puede ser una de las principales razones del cambio de tendencia que analizamos. Vemos cómo, en general, las figuras destinadas a proteger el mercado nacional han aumentado a diferencia de aquellas más internacionales.

En el caso de las patentes, las españolas que suelen utilizarse para proteger invenciones con visión y que desde 2008 no habían parado de descender, han cambiado su tendencia de manera radical, mientras que las patentes que apuntan al mercado extranjero han cambiado su tendencia, hasta ahora alcista.

3.- ¿Cabría la posibilidad también de admitir que los datos negativos en la solicitud de patentes españolas en el exterior puedan ser debidos a que la empresa española tiene cierto temor o cautela la hora de salir fuera del territorio?

Creo que esto es reflejo de una realidad global. Ante una crisis de movilidad como la que estamos viviendo, es lógico que los procesos internacionalizadores sean los primeros en sufrir sus efectos y las empresas se refugien en los mercados menos afectados para su actividad, los nacionales.

Ahora bien, la duda es si esta nueva tendencia ha llegado para para quedarse y estamos viendo una involución del proceso globalizador de años anteriores que afecte a todos por igual, o estamos asistiendo, además, a una reasignación de poderes en el tablero internacional.

Para muestra sólo un dato: al observar el indicador de solicitudes de marcas en la UE, la gran mayoría de países han retrocedido con respecto a 2019. Pero entre las excepciones cabe destacar Alemania, que ha mejorado un 4%, y sobre todo China que se acerca a una espectacular meh rae un 40%.

4.- Ahondando en el tema ¿afecta también a las empresas innovadoras de nuestro país el riesgo de perder capital a la hora de patentar en el exterior?

Claramente, sí. Al fin y al cabo, las figuras de Propiedad industrial (patentes, marcas, diseños...) son las principales vías para patrimonializar la innovación. Es muy difícil mantener la ventaja competitiva conseguida en un proceso innovador si no se cuenta con estas herramientas o no se sabe utilizarlas adecuadamente.

5.- En los datos facilitados por la OEPM, entre enero y septiembre de 2020, la OEPM recibió también un 30% más de solicitudes de Modelos de Utilidad, las conocidas como patentes menores, así como un crecimiento del 2% en solicitudes de registro para nombres comerciales pero en contrapartida, las marcas y diseños españoles continúan la tendencia negativa de 2019, con una caída del -1% y -3%. En vista de la debacle económica que estamos sufriendo ¿el que el dato de caída en las marcas y diseños se sitúe en tan solo un 3% no cabe interpretarse en medio de esta coyuntura como un dato –digamos que- hasta positivo?

Esta cuestión es esencial, ya que tendemos a asociar innovación sólo con las figuras de las patentes. Y no debemos olvidar que también las marcas, diseños, variedades vegetales… son herramientas que pone a disposición el estado para facilitar la apropiación y el correcto aprovechamiento de las inversiones en innovación.

Los nuevos servicios, modelos de negocio, formas de presentar un producto, etc, son innovaciones tan importantes para nuestra sociedad como lo son las puramente tecnológicas, y aquí las patentes no juegan un papel tan fundamental en su proceso de protección.

El tejido productivo español no es especialmente fuerte en tecnología, a salvo de algunas áreas que debemos ayudar a cuidar y explotar, pero sí lo es en otro tipo de innovaciones, como las asociadas al sector servicios. Esto hace que, aunque no seamos una potencial mundial en patentes, sí lo seamos por ejemplo en marcas y diseños, y esto es algo que deberíamos saber reconocer y de lo que enorgullecernos.

Por eso este dato, aunque pudiera no parecer especialmente negativo a priori, es muy preocupante. Cualquier retroceso en estos indicadores puede ser un síntoma de una pérdida de posición mundial justo en los campos en los que sí somos líderes.

Además, las marcas suelen ser uno de los mejores indicadores adelantados de la economía. Si comparamos este registro con el de otros países, vemos que el impacto económico de la crisis en España es mucho mayor.

6.- A este respecto, para que una empresa pueda adquirir una patente ¿sería conveniente pedir ayuda a la Administración y al Legislador con el fin de aliviar los requisitos para simplificar el proceso y subvencionar sus costes en la etapa pandémica?

No creo el principal problema sea ni el coste ni la normativa. A efectos de costes, contamos con uno de los sistemas más beneficiosos, gracias a programas de ayudas como los de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), y nuestro entramado normativo no tiene nada que envidiar al de otros países. Por ejemplo, destacaría nuestra pionera Ley de Secretos Empresariales o la recientemente aprobada Ley de transformación digital del sistema financiero, que regula la figura del Sand box. Es cierto que hay margen de mejora, pero nos consta que se trabaja en ello, como con la actualización de la Ley de la Ciencia.

Creo que la ayuda que necesita la empresa para aprovecharse del mercado de Propiedad Industrial va más dirigida a resolver problemas como los derivados de su estructura (ganar tamaño), fomentar la inversión directa en innovación y en innovación colaborativa. Y sobre todo, apoyo en saber hace de la gestión de la Propiedad industrial e intelectual una línea de negocio.

7.- ¿Por qué la mejor respuesta posible para pequeñas y medianas empresas españolas puede radicar en el hecho de incrementar su actividad innovadora para lograr sobrevivir o mejorar sus oportunidades en el mercado?

Por simple lógica económica. Debemos saber aprovechar las oportunidades y esta crisis puede serlo también. No hay que resolver un problema de suministro de fuente de energía, ni encauzar una burbuja en un mercado, ni resolver un problema financiero… La respuesta a esta crisis pasa por la ciencia y la innovación y España debe aprovechar esta ola para superar su retraso histórico en esta materia.

Por otra parte, el cambio en la base de todos los negocios que ha supuesto esta crisis, sólo se ha sorteado bien por aquellos que han sabido adaptarse, ya que en muchos sectores se ha puesto a todos en la casilla de salida. Pero esto puede enfocarse como una gran oportunidad. Aquel que sepa y pueda adaptarse a la nueva situación e incluso aprovecharlo innovando, será el ganador.

Actores como Amazon, donde la crisis actual parece estar “hecha a la medida” de su estrategia, han invertido en innovación para aprovechar mejor aún si cabe la coyuntura. Pero también tenemos ejemplo de otros actores, con perfiles menos evidentes, que han sabido coger esta ola. Todos tienen un denominador común: innovación. Pero esta requiere necesariamente de inversión.

8.- Y para terminar, pensando en el público fiel de nuestra sección Derecho TIC compuesto mayoritariamente por profesionales jurídicos y resto de consumidores de contenidos legales, pero también cada vez más por empresas, PYMES y Autónomos de todos los ámbitos y sectores de producción, en su calidad de experto especialista en la materia ¿qué consejo principal les aportaría a los empresarios y emprendedores en general a la hora de adoptar la decisión de iniciar el proceso de solicitud de patente española en el momento y tesitura actual? ¿Tenacidad, suerte, valor, o algo más?

La clave está en el modelo de negocio. Al fin y al cabo, las patentes son meros instrumentos. Pero es cierto que una buena estrategia de patente puede ser el hecho diferencial que marque el camino del éxito o del fracaso en proyecto.

Mi consejo es, sobre todo, buscar un buen asesoramiento. El mundo de la Propiedad industrial e Intelectual ha evolucionado mucho en los últimos años, ya no se trata sólo de buscar la protección para “evitar la copia”. Por poner un ejemplo, en sectores como el de las telecomunicaciones, las patentes se están convirtiendo incluso en una unidad monetaria.

Eso sí, hay que saber adaptar la estrategia de Propiedad Industrial e Intelectual a la del negocio para poder aprovechar el abanico de oportunidades que nos brinda la normativa actual y las innovaciones que, en este campo, se han producido. Que las hay y muchas, y que como en todos los sectores, también han requerido de inversión.