TRÁFICO

Cobertura a todo riesgo. Reclamación por el asegurado de la reparación íntegra del vehículo: ¿valor venal o de reparación?

Foro 01-07-2013 Coordinador: Soler Pascual

Planteamiento

En los casos de asegurados con póliza de seguro con cobertura a todo riesgo que hayan sufrido un accidente de gravedad puede ocurrir que, tras obtener un presupuesto de reparación que es entregado a la aseguradora, el asegurado pretenda obtener que el vehículo sea reparado.

Sin embargo, dependiendo de la cuantía y entidad de los daños, puede ocurrir que las aseguradoras quieran abonar el valor venal del vehículo en lugar de proceder a la reparación si ésta es de una cuantía elevada. Además, se alega que esta circunstancia se contempla en la póliza de seguro acerca de la imposibilidad de abonarse la reparación íntegra cuando esta es elevada y supera el valor venal.

¿Puede, en consecuencia, el asegurado exigir la reparación del vehículo o debe contentarse con percibir el valor venal aunque no haya firmado expresamente esta cláusula?

De no haberla firmado expresamente, ¿ello le permitiría percibir el importe de la reparación del vehículo si lo que quiere hacer es reparar?

Este foro ha sido publicado en la "Revista de Derecho de la Circulación", el 1 de julio de 2013.

Puntos de vista

Enrique García-Chamón Cervera

En primer lugar, hemos de partir de la forma en la que habitualmente se descr...

Leer el detalle

Luis Alberto Gil Nogueras

A mi juicio la cuestión que se suscita (ciertamente bastante frecuente) cont...

Leer el detalle

Fernando Lacaba Sánchez

Es conocido que las aseguradoras hacen firmar a sus asegurados las condicione...

Leer el detalle

Manuel Perales Candela

El supuesto que debemos contemplar es aquel relativo a la existencia de un co...

Leer el detalle

Alberto Pérez Ureña

En el caso propuesto se está en presencia de un seguro a todo riesgo que inc...

Leer el detalle

Esteban Solaz Solaz

Las cláusulas mediante las cuales se establece la suma asegurada como cantid...

Leer el detalle

Julio José Úbeda de los Cobos

Al existir un contrato entre las partes, deberá atenderse a su clausulado. E...

Leer el detalle

Eloy Velasco Núñez

Fuera del juego de la libre voluntad de los pactantes determinado en clausula...

Leer el detalle

Luis Antonio Soler Pascual

La cláusula que establece la indemnización por razón del siniestro asegura...

Leer el detalle

Resultado

Aprobado por UNANIMIDAD

Nuestros colaboradores concluyen que:

1.- En esta cuestión surge un tema inicial relevante, y es que si se indemniza en estos casos y el vehículo no se repara, se está generando un enriquecimiento patrimonial en la esfera del perjudicado que no se encuentra justificado. A raíz de esto la disyuntiva entre la indemnización del coste de reparación y del denominado valor venal ha sido constante, mezclándose en ocasiones con conceptos alternativos, como el del valor de mercado, o con el premio de afección, expresión que remite a un elemento corrector que tiende a englobar tanto el daño moral que puede sufrir el perjudicado por privarse de un elemento de uso cotidiano al que estaba acostumbrado, como las dificultades que le puede irrogar conseguir un vehículo de similares características al que tenía y del que ha sido privado.

2.- Las aseguradoras suelen plantear que la determinación de la cuantía indemnizatoria por remisión al valor venal contenida en las condiciones generales es limitativa de los derechos del asegurador porque la limitación en la cuantía de la indemnización opera para restringir condiciones o modificar el derecho del asegurado a la indemnización, una vez que el riesgo objeto del seguro se ha producido. Es una cláusula de las comprendidas en el art. 3 LCS (EDL 1980/4219) y, por tanto, para su eficacia es necesaria la firma expresa y esta limitación ser destacada de modo especial en el contrato y ser específicamente aceptada por escrito.

Si no concurre la doble formalidad, la limitación en la indemnización carece de toda eficacia jurídica y procedería conceder como indemnización el importe de la reparación efectiva del vehículo, a la que habría que deducir la franquicia pactada.

3.- Ahora bien, esto debe ser cometido a matices, ya que han existido nutridas y contrarias resoluciones. Las decisiones pueden pasar de modo mayoritario por tres vías: a) La que podemos llamar valorativa consistente en atender al valor en venta del coche; b) la de la u0022restitutio in naturau0022 que concede el íntegro importe de la reparación, prescindiendo del valor del bien reparado, como único sistema de lograr la total indemnidad del perjudicado; y c) la ecléctica, que sostiene la procedencia de otorgar una indemnización superior al valor, incrementándolo en un porcentaje que atienda a reparar gastos burocráticos y administrativos por la sustitución del automóvil, y el valor de uso e incluso de afección que el totalmente siniestrado pudiera representar.

4.- Si no opera expresamente firmada la cláusula que aplica el valor venal la regla general en el campo indemnizatorio derivado de la circulación será la de indemnizar el valor de la reparación del vehículo siniestrado. Ahora bien, a tal principio se le conocen dos excepciones:

a) cuando el valor de reparación sea incluso superior a un vehículo nuevo y

b) cuando la diferencia entre el coste de la reparación y el valor venal sea tan considerable que nos sitúe ante un abuso de derecho por parte del perjudicado, quien se vería enriquecido de forma injusta.

5.- Si las referidas cláusulas se encuentran incluidas en las condiciones particulares de la póliza de seguro, especialmente destacadas y aceptadas específicamente (firmadas) por escrito por el propio asegurado como exige el art. 3 LCS, deberá respetarse su contenido estableciendo la limitación de la indemnización al valor venal. Pero si, por el contrario, las citadas cláusulas se encuentran inclusas en las condiciones generales, o incluso en las condiciones particulares, pero no se cumplen las exigencias de la doble formalidad exigidas por el art. 3 LCS, la limitación de la indemnización carecerá de toda eficacia jurídica y el asegurado podrá exigir la indemnización conforme al valor reparación de su vehículo.

6.- Si en el contrato de seguro existe una cláusula limitativa del importe tope aceptada y suscrita por el tomador, que sea clara y no se preste a confusión, el asegurado deberá estar a los propios términos del contrato, mientras que si no existe una cláusula limitativa válida o es oscura, se pueden plantear dos supuestos:

- Que no exista una gran desproporción entre el valor de reparación y el valor venal del vehículo. Si el asegurado opta por la reparación y efectivamente la realiza, éste podrá exigir de la aseguradora el pago de su importe.

- Que exista una desproporción manifiesta entre ambos valores; en este caso la aseguradora abonará al asegurado una cantidad correspondiente al valor de mercado incrementado en algún porcentaje adicional.

Cobertura a todo riesgo. Reclamación por el asegurado de la reparación íntegra del vehículo: ¿valor venal o de reparación?
Valora este artículo