fbpx

La votación ha salido adelante por unanimidad aunque Vox ha mostrado su rechazo al texto durante el debate

El Senado aprueba en comisión la ley que elimina la incapacidad jurídica de personas con discapacidad, que pasa a Pleno

Noticia

La Comisión para las Políticas de Discapacidad del Senado ha aprobado por unanimidad, este miércoles, la ley que reforma la legislación española para eliminar la incapacidad jurídica de las personas con discapacidad. El texto pasará ahora, así, a su debate y votación en el Pleno de la Cámara alta.

Senado_EDEIMA20110414_0011_1.jpg

Se trata de un texto que se centra en los términos "apoyo" y "respeto a la voluntad, con el objetivo de trasponer a la legislación española las reclamaciones de la ONU recogidas en el Convenio por los Derechos de las Personas con Discapacidad.

La ley recoge que en su redacción, que "no se trata de un mero cambio de terminología" para convertirse en un texto "más preciso y respetuoso", sino que busca modificar "el enfoque de la realidad" para que este sea "más acertado" y "advierta" sobre situaciones que, hasta ahora, habían pasado "desapercibidas", como que "las personas con discapacidad son titulares del derecho a la toma de sus propias decisiones".

Es por ello que el articulado de este proyecto de ley sustituye la incapacidad jurídica de las personas con discapacidad por una "ayuda técnica" en materia de "comunicación" para adaptar la declaración de voluntad de estas personas a su situación y características individuales.

De esta forma, la representación o sustitución en la toma de decisiones de una personas con discapacidad se mantiene "únicamente cuando el apoyo no pueda darse de otro modo".

Reforma de varias leyes

La modificación aprobada elimina del ámbito de la discapacidad la tutela, la patria potestad prorrogada y la patria potestad rehabilitada, figuras que, según detalla el texto, no responden al sistema de promoción de la autonomía de las personas adultas con discapacidad.

También aborda la institución de la curatela, lo que obliga a modificar las leyes Hipotecaria y del Registro Civil; y se reforma la ley de Enjuiciamiento Civil en relación al ejercicio de las acciones de determinación o impugnación de la filiación, en los procedimientos de separación y divorcio y en el procedimiento para la división de la herencia.

Por último, la ley del Notariado se acomoda terminológicamente a estos cambios y tras su paso por esta Cámara alta también se producirán modificaciones para que la Ley de Comercio se adapte a esta propuesta.

En la tramitación en el Senado, los grupos parlamentarios han logrado incluir mejoras técnicas a través de unas 80 iniciativas transaccionales.