fbpx

Entorno macro, regulación económica y fiscalidad fueron los componentes con una peor repercusión en los negocios

Los empresarios ven como principales factores para crecer la demanda de productos y el entorno macroeconómico

Noticia

Los componentes del entorno empresarial de mayor importancia para los gestores empresariales al finalizar el año 2019 eran la demanda de sus productos (con un 50,9% de las respuestas con una importancia alta), el entorno macroeconómico (39,1%) y la regulación económica (36,9%). Además, el entorno macroeconómico (30,8% de respuestas desfavorables), la regulación económica (27,5%) y la fiscalidad fueron los componentes con una peor repercusión en los negocios el año pasado.

Empresa-negocio

Así se desprende del módulo de opinión sobre el entorno empresarial del indicador de confianza empresarial, publicado este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que muestra que tres componentes volvieron a ser considerados el año pasado, al igual que en 2018, con 51,1%, 36,4% y 33,2% de las respuestas con una importancia alta, respectivamente, ese año.

Por el contrario, tal y como sucedió ya en 2018 y 2017, los costes judiciales (con un 43,5% de las respuestas en la categoría baja), la insuficiencia de equipamiento (28,6%) o las infraestructuras (24,1%) fueron considerados los factores de escasa importancia en la capacidad de crecimiento de los negocios en este momento.

La demanda de sus productos fue el primer componente con importancia alta en la capacidad de crecimiento del negocio en todos los sectores de actividad. Por su parte, el entorno macroeconómico y la regulación económica aparecieron, mayoritariamente, en segundo o tercer lugar. No obstante, la morosidad y la fiscalidad fueron el segundo y tercer factor en el sector de la construcción.

Por tamaño de los establecimientos, la demanda de sus productos fue el primer componente en importancia en todos ellos. En los establecimientos de menos de 10 asalariados, la fiscalidad se situó en segundo lugar, mientras que el entorno macroeconómico ocupó ese lugar en el resto de tamaños.

Por comunidades autónomas, la demanda de sus productos fue el primer componente con mayor importancia en la capacidad de crecimiento del negocio durante el año 2019 en todas ellas. Los segundos más señalados fueron el entorno macroeconómico (en 10 comunidades), la regulación económica (en cinco) y la fiscalidad (en dos).

Impacto en los negocios

El módulo del ICE analiza si la evolución de los componentes del entorno empresarial en el negocio ha sido favorable, desfavorable o neutra, en opinión de los gestores de los establecimientos. El entorno macroeconómico (con un 30,8% de respuestas desfavorables), la regulación económica (27,5%) y la fiscalidad (24,3%) fueron los componentes cuya evolución tuvo una repercusión más desfavorable en los negocios en el año 2019.

Por su parte, la demanda de sus productos (con un 13,8% de respuestas favorables), la disponibilidad de financiación (9,9%) y la adecuación del capital humano (9,2%) presentaron los mayores impactos favorables.

Por sectores, el componente con mayor impacto desfavorable en industria, construcción, comercio y transporte y hostelería fue el entorno macroeconómico. La regulación económica ocupó esa posición en otros servicios. En cuanto al impacto favorable, la demanda de sus productos fue el primer componente en todos los sectores.

A nivel de tamaño de los establecimientos, el entorno macro se situó como el primer componente en impacto desfavorable en aquellos de 10 o más asalariados, mientras que en el estrato menos de 10 asalariados fue la fiscalidad. La demanda de sus productos tuvo el mayor impacto favorable en los cinco estratos de tamaño analizados.

El entorno macroeconómico fue el componente con mayor impacto desfavorable en la mayoría de comunidades, excepto en Andalucía y Navarra, donde fueron la regulación económica y la fiscalidad, respectivamente. En cuanto a los factores con evolución favorable, la demanda de sus productos fue el primero en 15 de las 17 comunidades autónomas. En Canarias ese puesto lo ocupó la adecuación del capital humano; y en Extremadura, la disponibilidad de financiación.

Más recursos para resolución de trámites administrativos

De otro lado, menos de una quinta parte de los encuestados apreció un incremento en los recursos dedicados a la resolución de trámites con las administraciones en 2019. Un 16,2%, frente al 15,1% de 2018, señaló un aumento en los recursos dedicados a resolver trámites en la administración local. Este porcentaje se incrementó al 17,4, frente al 17,5% de 2018, en el caso de la autonómica y al 16,9, frente al 18,4% del año anterior, en la estatal.

Por el contrario, entre un 4,6% y un 4,8% de los encuestados observaron una disminución de los recursos dedicados a resolver los trámites con las diferentes administraciones, frente al 4,2% máximo de 2018.

Por comunidades autónomas, Castilla y León presentó el mayor porcentaje de respuestas de aumento de los trámites en la administración estatal (22,8%), en la administración autonómica (22,1%) y en la local (22,5%), y Extremadura el mayor porcentaje con disminución de trámites en administración estatal (8,9%), autonómica (9,9%) y local (10,4%).

Por último, el 15,5% de los encuestados percibieron que en 2019 aumentó el número de trámites añadidos que deben cursarse para operar en diferentes comunidades autónomas. Por su parte, el 14,6% apuntó a un aumento para operar en diferentes localidades dentro de la misma comunidad. Un 1,7% apreció una disminución para operar en distintas comunidades autónomas y un 1,8% para operar en diferentes localidades dentro de la misma comunidad.

Entre tanto, casi la mitad de los encuestados consideraron no hallarse en circunstancias de evaluar si habían percibido un beneficio en la sustitución de autorizaciones previas por declaraciones responsables.