fbpx

REDES SOCIALES

Publicidad en redes sociales, ¿cuándo y por qué debe hacerlo mi despacho?

Tribuna
ordenador-internet-redes-sociales_EDEIMA20110927_0004_1.jpg

Cuando planificamos una estrategia de marketing on line en redes sociales, solemos sentir cierto rechazo o temor hacia la inversión en anuncios publicitarios. Sobre todo, si somos una empresa de reciente creación, si disponemos de un presupuesto limitado para comunicación o si desconocemos la efectividad de estas plataformas.

Es cierto que, siempre y cuando aportemos contenidos de calidad –como siempre se suele decir en estos casos, el contenido es el rey–, susceptibles de ser viralizados y que, además, generen reacción entre nuestros seguidores, nuestros mensajes llegarán lejos  sin necesidad de recurrir a la publicidad. Pero encontrar la clave del éxito en estos tres aspectos no siempre resulta sencillo y, hasta que lo hagamos, los anuncios pueden convertirse en un apoyo inicial.

Las tres principales redes sociales  –Facebook, LinkedIN y Twitter– ofrecen, en la actualidad, la posibilidad de realizar acciones publicitarias. En líneas generales, consiste en un pequeño texto destacado que se muestra o bien en un lateral de la pantalla o bien en el Timeline del usuario ­–como si fuera el mensaje de un contacto al que nunca hemos invitado– pero siempre con una leyenda que nos indica que se trata de un contenido de carácter comercial.

Si tu despacho profesional ha decidido apostar por esta estrategia, te recomendamos que, previamente, analices tres cuestiones clave:

  • ¿En qué red social publicaré anuncios? Esta es la misma pregunta a la que debes responder antes de iniciar una campaña de comunicación on line sin publicidad así que, seguramente, ya tengas una idea aproximada. Evalúa en qué plataforma se encuentran los clientes potenciales de tu despacho profesional para optimizar al máximo el coste de tus anuncios. Aunque resulte evidente, si tus mensajes aparecen en redes que no concuerdan con la actividad de tu compañía, estarás perdiendo dinero. 
  • ¿Qué espero conseguir con esta campaña? Piensa cuál será el objetivo de estas acciones publicitarias para verificar si con ellas consigues lo que buscas. Te damos algunas pistas: atraer tráfico hacia cualquier parte de tu página web, promocionar un servicio nuevo que hayas puesto en marcha, reforzar el conocimiento de tu imagen de marca o incrementar el número de seguidores del perfil correspondiente.
  • ¿De qué recursos dispongo? Resulta fundamental establecer, no sólo el presupuesto que destinarás, sino escoger al equipo profesional correspondiente para que controle la evolución de la campaña, realice las modificaciones pertinentes, estudie el impacto de los mensajes y explore nuevas oportunidades de mercado.

Junto a estas tres preguntas, te aconsejamos que te familiarices con el funcionamiento de la plataforma de gestión de anuncios en la que vayas a desarrollar tu campaña publicitaria. Las tres tienen en común los siguientes conceptos:

  • Pago por impresiones o pago por clic. El gasto de la campaña se establece por el número de veces qué se visualiza el anuncio –por lo general, la cifra es 1.000– o por las veces que el usuario hace clic en el mismo. La valoración la realizará la red social con la que estés trabajando y tendrá en cuenta, entre otros aspectos, el público al que te diriges, la relevancia de tu perfil, la competencia que haya en el sector y el rendimiento de tus anuncios.
  • Gráficas de control. Tanto LinkedIN, como Facebook y Twitter ofrecen gráficas detallas sobre el desarrollo de tu campaña. Por ejemplo, el número de personas que han hecho clic sobre los anuncios publicados, el gasto que has tenido por cada día, las impresiones, la procedencia de las visitas…No pierdas de vista estos informes.
  • Click-Thorugh Rate (CTR). Te recomendamos que memorices este concepto porque determinará, en gran parte, el éxito o el fracaso de tu campaña. El CTR calcula el porcentaje de personas que han hecho clic en tu anuncio sobre el número de veces que se ha mostrado. Un CTR bajo, por tanto, puede significar que el mensaje no está despertando interés en el mercado: bien porque el contenido no sea atractivo o bien porque estés actuando en un sector incorrecto.

Aunque tu despacho profesional decida recurrir a la publicidad para cumplir con tus objetivos, no olvides una de las reglas de oro de las redes sociales: generar comunidad y engagement. Por tanto, una página de empresa con un número elevado de seguidores pero con una interacción por parte de los mismos escasa, revela que tu presencia está pasando desapercibida en estas plataformas.