LAW & TIC

Dónde y cómo encontrar el mejor abogado

Tribuna

Encontrar el abogado más adecuado para cada asunto ha sido siempre una tarea compleja. Cada uno tenemos unas expectativas e ideas preconcebidas sobre el tipo de abogado que nos gusta. A la hora de seleccionar un profesional se tienen en cuenta  sobre todo factores como la personalidad, la experiencia y los conocimientos; pero también otros, como el prestigio del despacho al que el abogado pertenece.

Hasta la irrupción de Internet en nuestras vidas, la contratación de un abogado solía tener relación directa con el grado de cercanía del profesional a la persona necesitada del servicio. Esa relación podía ser personal o fruto de la intermediación o recomendación de un tercero de confianza. Es decir, que el algoritmo formado por relación, confianza y recomendación eran claves en la contratación.

Pero en los últimos años, este algoritmo ha cambiado. El mercado funciona cada vez más apoyándose en otras reglas y procedimientos. Esta transformación está favoreciendo, entre otras cosas, una mayor transparencia en los precios y, que pequeños despachos consigan incorporar a su cartera, clientes antes para ellos inaccesibles. En suma, un mayor nivel de competencia. Entre los principales instrumentos que están protagonizando esta transformación destacan los siguientes:

  1. Plataforma de contratación on line de abogados: Esta es una de las herramientas más útiles para quien necesita contratar un profesional para un determinado caso. La persona que necesita un abogado se da de alta en la misma y una vez lo ha hecho, puede incluir los datos sobre su caso para los que requiere al profesional. Los abogados que se hayan dado de alta en la plataforma han tenido que superar un “filtro” de verificación de toda la información que publicitan sobre ellos (experiencia, perfiles profesionales, datos de contacto, etc.). Esto aporta una garantía de calidad y ofrece seguridad jurídica al cliente. Cuando se publican los casos, los abogados pueden entablar un diálogo con el cliente potencial, que resulta determinante a la larga en el proceso de selección, con la finalidad de aclarar todos aquellos aspectos sobre el caso que requieran más información. Entre este tipo de herramientas destaca la que ofrece la plataforma www.ContratarAbogados.com -que en sus primeros tres meses de existencia ya ha permitido a cerca de 300 usuarios exponer sus casos para encontrar el abogado más adecuado al precio que desea pagar-, porque permite al cliente comparar los presupuestos de varios abogados y escoger el que más le convenga atendiendo no sólo al factor económico, sino al perfil profesional del abogado y de las valoraciones de otros usuarios.
  2. Directorios: Estos listados de abogados incluyen normalmente una ficha de información sobre el despacho y/o sus profesionales. Entre esta información se encuentra la relativa a tipos de casos en los que tienen experiencia, los perfiles de los profesionales y los datos de contacto y generales descriptivos de la firma.
  3. Publicidad en Google (Google adwords), es decir los famosos enlaces patrocinados que aparecen en las páginas de resultados de búsqueda de un término determinado, en el lateral y en la parte superior. Estos anuncios se adquieren a través de un sistema de puja y son ya varios miles los abogados que se interesan por este tipo de publicidad.

De entre toda esta panoplia de herramientas, las que claramente están aportando más en pro de la libre competencia y de la transparencia en la contratación son las primeras, las plataformas de contratación on line de profesionales, que no sólo permiten acceder simultáneamente al presupuesto de varios abogados, sino dialogar con ellos y observar su nivel y calidad de respuesta. Es decir, realizar una elección inteligente del abogado. Está claro que este tipo de herramientas han venido para quedarse. Recibir varias ofertas a la vez para la resolución de un caso, permite, comparar precios y servicio. Es el fin de la relación de agencia y de la falta de transparencia en la compra de servicios jurídicos. La libertad de competencia real ha venido para quedarse. Los abogados no pueden posponer más el inicio de su aventura internauta. Cada vez se son más los clientes que contratan a través de la red y las generaciones de nativos digitales, sólo lo harán en ella.  Y si no, tiempo al tiempo.