FORMACIÓN

El mercado laboral dispara la demanda de estudios en Compliance

Noticia

La Universidad Pompeu Fabra y la Universidad Carlos III duplican las plazas ofertadas a raíz del elevado número de solicitudes.


El año pasado, la Universidad Pompeu Fabra, a través de su centro de postgrados UPF-IDEC, y la Universidad Carlos III de Madrid, a través de su Fundación, pusieron en marcha en Barcelona y en Madrid el primer postgrado de formación específica en Compliance. Este año, no sólo otros centros formativos ofrecen ya esta misma especialidad sino que el UPF-IDEC y la Universidad Carlos III han recibido tantas solicitudes que han optado por duplicar el número de plazas ofertadas y programar dos ediciones del postgrado en un mismo año.

La semana pasada comenzó la primera edición con un total de 30 estudiantes y en marzo arrancará la segunda edición. 'La entrada en vigor del nuevo Código Penal y la correspondiente demanda de profesionales por parte de las empresas hace que muchos profesionales, especialmente abogados, quieran recibir esta formación y especializarse en esta nueva profesión', explica Iñigo Ortiz de Urbina, director del postgrado del UPF-IDEC.

La figura del Compliance Officer o persona responsable de supervisar y gestionar todas las cuestiones relacionadas con el cumplimiento normativo de las empresas ha emergido con fuerza en los últimos años debido a la creciente producción normativa no sólo en España sinó también internacional y su creciente complejidad. Esta circunstancia, que comenzó afectando a grupos internacionales, empresas con diversas líneas de actividad y entidades cotizadas, es actualmente un factor de preocupación para cualquier organización, especialmente a causa de la responsabilidad penal de las personas jurídicas que contempla el nuevo ordenamiento. Sin embargo, esta especialización no había llegado aún a las universidades y el mercado demandaba una formación complementaria.

El postgrado diseñado conjuntamente por la UPF y la Carlos III con la colaboración de KPMG proporciona a los participantes una visión completa de las diferentes áreas que componen la disciplina de cumplimiento legal, desde los conocimientos técnicos a la identificación de riesgos, analizar cambios estatutarios y reguladores, determinar medidas preventivas y correctivas, impartir formación a directivos y empleados para que conozcan y apliquen todas las normas y revisar periódicamente la actualización de los procedimientos. 'El Compliance forma ya parte de la realidad económica y jurídica española y está llamado a desempeñar un rol importante en las empresas no sólo como interlocutor con el regulador, sino también con las administraciones públicas en general', explica Ortiz de Urbina.

El mercado laboral dispara la demanda de estudios en Compliance
Valora este artículo