fbpx

#DíaAbogadoJoven

Pol Olivet Rivera: "Hace años que oímos sobre los peligros de “robotización” de la profesión. La tecnología debe ser un aliado y la abogacía debe adaptarse"

Entrevista

Entrevistamos al Presidente del GAJ del ICA

Con ocasión de la celebración el próximo día 31 de Octubre del DÍA DEL ABOGADO JOVEN, entrevistamos a Pol Olivet Rivera, persiguiendo reconocer en esta etapa del ejercicio profesional el trabajo, dedicación y esfuerzo silencioso en la defensa de los derechos e intereses de la ciudadanía, así como en la mejora de la profesión y de la Administración de Justicia.

 ¿Cómo ves el ejercicio de la profesión actualmente, resulta fácil para un abogado joven?

Seguramente el inicio en la profesión siempre ha sido complicado. Hay que recordar que únicamente en Madrid hay el doble de abogados que en Francia y al final es una cuestión, también, de competencia. El acceso mediante examen me parece una buena idea, pero es inadmisible que la barrera de acceso sea el precio de unos másters que distan mucho de ser públicos. Debemos inspirarnos en un sistema MIR como ocurre en medicina o el acceso a la profesión en países como Alemania. El Estado debe ser consciente del papel fundamental que la abogacía tiene para la sociedad y que actualmente no se le está dando. La inversión en justicia sigue estando en la cola y es una manifestación más de la importancia que se le da. Abogo por un sistema de examen de acceso con prácticas en diferentes estamentos pero remuneradas y en que la única barrera de entrada sea la capacidad del aspirante.

¿​Cuáles son los principales retos que el ejercicio de la Abogacía presenta actualmente y ha de afrontar en el futuro?

Entre otros la dignificación de la profesión y eso tiene muchas vertientes pero la principal es que la propia profesión se dignifique. Que se respete la conciliación y las condiciones laborales de los abogados y abogadas. No podemos admitir que el precio de los servicios prestados baje a costa de los empleados manifestándose en más horas trabajadas de las contratadas y en la precarización de las condiciones laborales. El descenso en el precio de los servicios debe ir a cuenta del margen de beneficio, no de condiciones laborales ya que eso es una suerte de competencia desleal. En muchísimos territorios del estado los retrasos en el pago del turno de oficio son crónicos y, salvo error, nunca se ha generado una huelga en el servicio. La Abogacía es eminentemente una profesión vocacional, pero no en pocas ocasiones se abusa de ello.

¿Con qué soporte tecnológico ha de contar hoy día el despacho de abogados? ¿Qué herramientas necesita el abogado joven hoy día para lograr ser más productivo?

La producción va ligada al uso eficiente de la tecnología. Actualmente a nivel usuario tenemos mucha más tecnología a nuestra alcance de la que hace años se podía soñar y sin embargo, en muchas ocasiones, únicamente se utiliza un porcentaje muy pequeño por desconocimiento. Damos por descontado que la inteligencia artificial llegará a nuestros despachos así como todas las herramientas basadas en el big data. Podemos afirmar que en la actualidad todavía está lejos del pequeño despacho o del ejercicio autónomo de la profesión por lo que que considero esencial, a día de hoy, la formación de la abogacía como pequeño empresario. Debemos formarnos como profesionales que puedan hacer los procesos con los que trabaja a diario más eficientes y ello, sin duda, pasa por la utilización de tecnología que ya tiene a mano.

 ¿Qué formación requiere el abogado joven para crecer profesionalmente, solo jurídica o también en otras áreas?

La formación jurídica debemos darla por descontado. Debe especializarse en aquella materia que trabaja y la formación debe ser continua. Los empresarios del derecho deben tomar consciencia que la formación acaba revirtiendo en el despacho y un mejor servicio en el cliente. No tiene sentido que se ponga coto a ésta y no se incentive. Alguien dijo que el riesgo no estar en formar a un trabajador y que se vaya; el riesgo está en no formarlo y que se quede. La formación debe estar encaminada a entender los problemas del cliente. En una sociedad en la que cada vez más los negocios tienen una base tecnológica, la abogacía en general debe hacer un paso decidido en este sentido. De no producirse corremos el riesgo como colectivo de quedar desconectados de las necesidades de la sociedad en general y en particular del tejido empresarial.

¿Qué papel juega hoy día el uso profesional de página web, blog, redes sociales para un abogado joven?

Si haces y no comunicas no eres visible por lo que los compañeros y compañeras o futuros clientes no te conocen. Siempre la abogacía ha tenido una vertiente comercial. Antes del 2.0 ya existía y no hay que olvidarlo. Puedes ser muy bueno trabajando pero esperar a que los clientes entren por la puerta nos parece algo inconcebible ya. En la sociedad que vivimos donde la información nos llega por pantalla, es imprescindible tener un buen canal de comunicación y cada uno tiene que elegir cómo hacerlo. No soy partidario en convertir el día a día en un Gran Hermano retransmitiendo cada paso pero no le veo inconveniente. Eso son estilos y no me atrevo a opinar.

¿Qué es para ti el despacho inteligente?

Es aquel que utiliza la tecnología que tiene a su disposición para ejercer de forma más eficiente y productiva. No tiene sentido que se nos llene de boca hablando de herramientas para la conciliación familiar cuando desde hace años tenemos portátiles y móviles. La transformación digital y la conciliación son cuestión de actitud y voluntad. Hace años que oímos sobre los peligros de “robotización” de la profesión. La tecnología debe ser un aliado para el ejercicio y la abogacía debe adaptarse.

¿Crees que la implantación de soluciones basadas en Inteligencia Artificial o los chatbots terminarán sustituyendo a los abogados, y por qué?

Seguramente algunos pensaron lo mismo cuando apareció el ordenador y la impresora y las máquinas de escribir quedaron en desuso. Muy recientemente hemos sabido que Amazon, mediante ​Amazon IP Accelerator ​ vende a modo de marketplace servicios jurídicos. Es evidente que puede competir con grandes proveedores de servicios que lo que ofrecían era una solución para grandes volúmenes de trabajo. No creo que llegue a sustituir a todos los profesionales del derecho, serán herramientas que complementarán la profesión. Lo que creo es que determinados servicios se automatizarán, de hecho ya está pasando por lo que la diferenciación y el contacto con el cliente pasará a tener más relevancia si cabe.

 ¿Hacia qué nuevas áreas, cometidos y funciones debe orientarse y desarrollarse profesionalmente el abogado?
La abogacía tiene una función básica y es pilar de la sociedad. Por ello, debe estar estrechamente conectada con los cambios sociales y empresariales que ésta sufre. La base tecnológica en los negocios ha llegado para quedarse por lo que es inevitable que la abogacía se forme en este campo. Es indudable que para defender los derechos de una sociedad necesitamos conocerla en profundidad y estar a la vanguardia de las nuevas problemáticas. Un ejemplo de ello son las fakes news o también las deep fakes. Necesitamos saber que las formas de suplantación de identidad ya no son las que antes se utilizaban y de no estar en constante formación nos quedaremos sin poder dar respuesta a las cambiantes necesidades de nuestros clientes. Del mismo modo, campos clásicos como la ética, pasarán a tener mayor relevancia para saber si los límites de los avances tecnológicos o médicos, si los debe haber.