fbpx

GESTIÓN DE DESPACHOS

¿Qué es un blog jurídico?

Tribuna
alfredo-herranz_EDEIMA20150709_0001_1.jpg

Los blogs se asocian a lo que en internet llamamos el 2.0. Surgen como páginas de carácter personal que a modo de bitácora permiten al autor del mismo narrar y expresar aquellos hechos y aspectos que considera de interés y mediante su localización en internet abrirlos al público en general, a los usuarios de internet.

Con posterioridad además de mantener ese objetivo de diario, aparecen blogs centrados en temáticas concretas incluso muy especializadas. Los blogs facilitan que el autor del mismo pueda compartir conocimientos más allá de trasladar experiencias o reflexiones. De este modo, la comunidad blogger empieza a generar blogs de cada vez mayor calidad tanto por el contenido de la información como de estética y diseño.

Los blogs son entendidos por los usuarios de internet como un recurso al que acceder a la hora de conseguir información y por tanto valoran el trabajo realizado por bloggers generando reputación a estos. Además, los blogs generan una comunidad entre usuarios y otros blogger con el autor, al fomentar la interacción mediante comentarios en el blog u otro tipo de sistemas para estar en contacto y recibir sugerencias.

Los blogs también llegaron al mundo jurídico aunque con unas características que lo diferencian a otros sectores. Así nos podemos encontrar con esos blogs que a modo de bitácora lanzan reflexiones sobre experiencias que les ocurren a los juristas como otros más específicos que por materias, alguna muy especializada, aportan información de interés para el colectivo. Los blogs también se han convertido en una herramienta esencial en la marca personal y presencia digital en internet.

Pero aunque hablemos de blogs de carácter técnico o especializado donde se aporta información sobre cuestiones muy complejas el carácter de bitácora siempre se mantiene en su esencia. Esto significa que un blog ha de tener una periodicidad de publicaciones que permitan al lector del mismo encontrarse con lecturas nuevas cada poco tiempo.

Un blog que no tenga una periodicidad de publicaciones caerá en número de visitas, dejará de ser interesante, penalizará negativamente la imagen asociada al autor del mismo y morirá.

EL AUGE DE LOS BLOGS JURIDICOS

Hacerse un blog es fácil. Existen a nuestra disposición buenas herramientas gratuitas como blogger o wordpress por solo mencionar algunas que además no revisten excesiva dificultad para que el usuario que decide crear un blog pueda hacerlo y empezar. Existen otras herramientas de pago que nos darán mayor calidad estética, pero quien quiera tener un blog puede tener un blog digno operando en internet de manera totalmente gratuita. El coste económico no es un obstáculo para tener un blog.

La elección de la herramienta ya obedecerá a otras razones, la usabilidad de la misma, la que resulte más sencilla para el usuario concreto, o la preocupación que este tenga por la estética del blog. Con wordpress podremos crear fácilmente blogs con plantillas que son agradables visualmente algo más descuidado en las básicas de blogger. Pero blogger es una herramienta de Google y eso siempre nos da ventajas en posicionamiento.

Debemos añadir que lo habitual es que un profesional jurídico tenga una web profesional suya o de despacho. Lo más normal es que la empresa de comunicación encargada para la realización de la misma le aconseje que dicha página tenga un blog. Dicho consejo deriva de que (al menos en estos momentos) Google va a premiar en los resultados de búsqueda la existencia de un blog, pues Google premia que se genere contenido nuevo con periodicidad y eso es precisamente la esencia del blog.

Esto ha supuesto en los últimos años un auge de blogs jurídicos. Tener un blog desde el plano técnico es fácil, pero un blog exige crear y generar contenido de calidad y periodicidad lo cual no es sencillo. El blog exige disciplina y constancia entre otros aspectos.

Además, como indicaba al principio los blogs son un elemento clásico del internet 2.0 que se caracteriza por acciones basadas en compartir información y comunidad cooperativa. Un blogger es alguien que de manera gratuita (es excepcional el encontrarnos con información previo pago) aporta y pone a disposición del colectivo su conocimiento con lo que se genera una rueda de acciones cooperativas y colaborativas. El comportamiento colaborativo no es algo propio del colectivo de abogados ni de juristas por lo que puede ocurrir que el jurista que se acerque al mundo blogger por obligación o porque alguien le dice que es lo que tiene que hacer, puede encontrar dificultades añadidas al desarrollo de su blog.

Algunas cuestiones de las expresadas suelen incidir en lo peor que le puede ocurrir a un blog. El abandono del mismo. Quien tenga la intención de hacer un blog ha de tener en cuenta la pésima imagen que de su autor da un blog abandonado. De ahí que quien no tenga la implicación necesaria y sea capaz de generar un contenido de calidad de manera periódica es mejor que no inicie la aventura blogger.

ASPECTOS POSITIVOS DE TENER UN BLOG

Expresado lo anterior es conveniente tener presente los aspectos positivos y beneficios que un blog genera para un blogger:

- Lectores. La satisfacción de que tu trabajo sea reconocido y valorado es uno de los elementos más satisfactorios para un blogger. De ahí que sea importante diferenciar entre visitas y lecturas. No nos debe importar el número de visitas pues no todo visitante indica que esa persona lea nuestro blog. Y nos debe importar que sean lectores de calidad y que no solo aterricen en una entrada sino que profundicen leyendo otras entradas

- Reputación. Un blog de calidad genera reputación positiva para el autor del blog, crea marca personal y mejora la identidad digital.

-    Disciplina. Escribir con la regularidad adecuada (dos o tres entradas a la semana) exige un ejercicio de disciplina para el autor que puede serle beneficioso para extender tal comportamiento disciplinado a otras acciones.

-    Repositorio de información. Un blog también es usado, y muchos buenos blogs han nacido de tal necesidad, como una manera de guardar información jurídica de una manera rápidamente accesible para el autor.

 

CONSEJOS PARA UN BLOGGER JURÍDICO.

-    Tener claro el público objetivo al que va dirigido el blog. Si tienes una estrategia de identidad digital te ayudará a la hora de orientar el blog.

-    El internauta lee poco, internet no es un sitio de lectura sino de consulta. Esto implica que no es conveniente realizar entradas de gran extensión, lo aconsejable son de 400 a 500 palabras en tres o cuatro párrafos. Sin embargo esto se puede quedar corto o mal combinar con la excelencia jurídica.

-    Enlazar a otros blogs. Es importante poner enlaces a otros blogs o webs y generar trafico a las mismas. De este modo también conseguiremos que otros blogs o webs nos generen tráfico a nosotros.

-    es importante seleccionar bien la temática sobre la que vamos a escribir.

-    Imágenes. Poner imágenes en nuestras entradas favorece la lectura y ayuda a tener más visitantes.

-    Titulo. El título de las entradas ha de tener en cuenta criterios de posicionamiento y ser lo suficientemente atractivo para incentivar al internauta a entrar en nuestro blog.

- aprovechar tiempo y esfuerzo. Podemos utilizar para nuestras entradas material del trabajo que hemos realizado de estudio jurídico para demandas, preparación de juicios, etc.

EL BLOG COMO NEGOCIO

Por último, como profesionales del derecho no podemos olvidar la faceta del blog desde la perspectiva del negocio. Así, el blog nos puede generar clientes y encargos profesionales de otros compañeros que valoran nuestros conocimientos jurídicos. A su vez, el blog es un elemento importante de nuestra marca personal y no es habitual pero si se da en otros sectores económicos que el blog sea un negocio en sí mismo.