fbpx

GESTIÓN DE DESPACHOS

Prólogo 'Los 26 artículos que te ayudarán a gestionar tu despacho'

Tribuna
Carmen-Perez-Andujar-CPA_Abogados_EDEIMA20151111_0004_1.jpg

La editorial LEFEBVRE – EL DERECHO, dentro del marco de su proyecto “Suite Gestión de Despachos” y en su apuesta por el mundo digital, pone a nuestra disposición un Ebook gratuito en el que, a modo de compendio, se recogen los artículos escritos por diferentes autores.

Me siento afortunada al prologar este Ebook porque varios de esos autores son buenos y queridos amigos y porque esta oportunidad me ha traído recuerdos de cómo empecé a ejercer hace ya casi 19 años.

Si mi querido mentor Don Fernando Pariente Lamas, al que le debo mucho de lo que soy como abogada, levantara la cabeza se quedaría sorprendido de lo que ha dado de sí esta profesión jurídica tan maravillosa. Abogado clásico, con 62 años de edad y con una trayectoria profesional intachable. Un jurista de reconocido prestigio en las islas que no solo no necesitaba hacer marketing para captar clientes porque estos, sencillamente, llamaban a su puerta, sino que se sorprendería al descubrir que los abogados, hoy en día, además de saber Derecho tenemos que vender Derecho y trabajar nuestro branding o marca personal.

Y como si lo anterior no fuera suficiente, además tenemos que diseñar nuestros planes estratégicos para saber a dónde queremos llegar, a quién queremos vender nuestro producto, cómo debemos hacerlo y qué medios podemos y/o debemos utilizar para alcanzar nuestro potencial objetivo.

Este Ebook nos permite realizar, a  través de 26 artículos, un recorrido profundo, dinámico y entretenido sobre temas de rabiosa actualidad: redes sociales y cómo debemos utilizarlas los profesionales del Derecho, blogs jurídicos, marketing jurídico, estrategia empresarial, branding, reputación digital, gestión del despacho.

Aunque algunos se resistan o intenten dar la espalda a tanta modernidad, la realidad es que internet ha supuesto una revolución en nuestro ámbito profesional así que o nos adaptamos o morimos. Hoy en día no solo basta con ser el mejor en tu especialidad sino que el mundo tiene que saber que eres el mejor. Si antes el boca oreja funcionaba, y sigue funcionando, no podemos negar la evidencia de que los buscadores de internet son un medio a través del que potenciales clientes contactan y contratan servicios jurídicos. Por ello, es muy importante saber qué dice la red de ti.

Las empresas y los departamentos de Recursos Humanos siguen tirando de sus bases de datos de currículums pero todas ellas googlelean para obtener más información sobre los candidatos potenciales a un puesto de trabajo.

No pienses que por el hecho de no ser activo en redes sociales o no tener un blog o una página web no estás en el mundo digital. ¿Has probado a introducir tu nombre y apellido en un buscador de internet? ¡Tómate cinco minutos y hazlo! Bien, ya estás de vuelta y seguro que con una cara de sorpresa ante lo que has encontrado sobre ti en internet sin ser lo que denominamos “digitalmente activo”. Y ahora la pregunta que te hago ¿quieres controlar lo que se dice de ti en internet? ¿Lo que has encontrado te define como persona? ¿Te define como profesional? ¿Quieres ser tú el que decida qué se publica sobre ti en las redes sociales? Si has contestado “sí” a alguna de estas preguntas tienes en tus manos un Ebook que te va a abrir las puertas de un mundo desconocido pero interesante a la vez que fascinante.

No importa que te dediques al ejercicio profesional en un pequeño, mediano o gran despacho; la base del éxito es saber gestionar. Sí, ahora, además de Derecho tienes que saber gestionar tu despacho y eso implica racionalizar, elegir y, por supuesto, ser productivo. Para ello tendrás que saber qué tipo de abogado quieres ser y qué tipo de despacho quieres tener. A través de los artículos que recoge este Ebook podrás saber los modelos de despacho que existen y qué herramientas tienes que utilizar en función de lo que quieras llegar a ser profesionalmente.

A los abogados y abogadas de mi generación nos ha pillado toda esta revolución digital en medio. Recuerdo el primer ordenador del despacho. Aquella primera base de jurisprudencia en CD que le pedí a mi mentor que comprara porque, como bien supe venderle, buscar con el ordenador suponía un ahorro de tiempo cada vez que tenía que buscar jurisprudencia, tiempo valiosísimo que podía utilizar en otros menesteres del despacho. La cuenta de correo electrónico. El perfil en Facebook para mantener el contacto con mi familia y amigos durante mi época en el extranjero. El perfil de LinkedIn para estar en el mundo profesional buscando nuevas oportunidades. Y así, pasando los años me encontré en un curso de personal branding abriéndome una cuenta en Twitter y hablando del Cloud Computing y de la desaparición del papel en los despachos.

Pero no todo es maravilloso en la era digital. Hay peligros y tienes que saber identificarlos. Un comentario desafortunado o una foto inadecuada pueden  desembocar en una crisis de imagen o como ahora llamamos “de reputación digital”. Tenemos que saber utilizar la red de forma inteligente. Saber distinguir lo personal de lo profesional. Hay redes sociales para todo y tienes la capacidad de limitar su accesibilidad a terceros. Y si esto te parece importante cuando tú eres tu propia marca imaginad la importancia que tiene si te identificas con tu despacho o con tu empresa. Un comentario o foto desafortunada y puedes verte en la cola del paro.

No puedo terminar este prólogo sin hacer una expresa referencia a los blogs jurídicos porque los compañeros que escriben casi a diario, alimentando sus blogs con contenidos de actualidad que, no puedo negar, a algunos nos sirve para mantener el update legislativo ante la vorágine de modificaciones y nuevas normas que estamos sufriendo, se merecen una mención especial y un agradecimiento explícito. La mayoría de ellos cuando crearon su blog no lo hicieron con una finalidad comercial o de captación de clientes pero casi todos reconocen que la visibilidad que tienen, gracias a ese esfuerzo y sacrificio constante, unas veces se ve compensado con potenciales clientes y otras con el reconocimiento del sector como persona de referencia en una materia concreta.

Quizás de este mundo digital no consigas ningún cliente pero lo que sí que te puedo asegurar es que, en mi caso, he conseguido grandes amigos que me aportan mucho tanto a nivel personal como profesional. Solo por ello ya merece adentrarse en este mundo.

Este libro no solo está dirigido a los novatos en la materia sino a todos aquellos que creemos tener un nivel intermediate o advanced en el mundo digital. Con este Ebook no solo podemos aprender sino que podemos reorientar nuestro ejercicio profesional.

Y ya para terminar, mi más sincero agradecimiento a todos los que habéis colaborado de forma desinteresada en este libro cediendo vuestro conocimiento y experiencias personales en las distintas áreas que se abarcan y a todos aquellos compañeros y compañeras que interactúan todos los días en las redes sociales aportando valor. Si no hubiera compañeros como vosotros difícilmente podríamos seguir aprendiendo.